Artículo: Japón Ejemplo y Oportunidad

390

Son infinitas las razones para sentir admiración y respeto por este pueblo, pero lo obligado a resaltar es su amor a la verdad, al bien hacer, al bien tener y al bien ser como dicen ellos. Ellos crean, fabrican y venden calidad. Escrupulosos en sus principios y valores sociales, por eso, hoy son lo que son, y a pesar de la tragedia que les toca vivir, muy pronto volverán a ser ese gran país, con las empresas y los bancos más grandes del mundo y todo lo bueno que estos factores conllevan para sus habitantes. Japón, un país sin grandes territorios, sin grandes recursos naturales, sin petróleo, sin minerales, sin bosques abundantes, pero con el mayor y más grande tesoro que puede tener una nación: su gente. Gente buena, con honor, con respeto a los demás y a lo que no es de ellos, con disciplina, fortaleza y determinación para todos los días sembrar sin esperar la cosecha como único fin.

Las relaciones comerciales entre México y Japón se remontan al siglo XVI cuando marinos y misioneros de la Nueva España se acercan al pueblo japonés, fortaleciendo esta relación con el comercio a través de la “Nao” de la China que viajaba entre Manila y Acapulco. Ya en el México independiente, fue en 1888 cuando, al inicio del segundo periodo de Gobierno del General Porfirio Díaz, se firma el TRATADO DE AMISTAD, COMERCIO Y NAVEGACIÓN, dando con esto inicio a una vinculación oficial que afortunadamente en los últimos años se ha incrementado, culminando en el 2004 con el establecimiento del marco legal para la firma del Acuerdo de Asociación Económica México- Japón (AAE), siendo éste el primer acuerdo en el que Japón incluyó al sector agrícola.

Japón es la tercera economía más grande y productiva del mundo, después de Estados Unidos y la Unión Europea. Con 125 millones de habitantes con un alto poder de consumo, representa un mercado muy interesante que debería todos los días animar a los productores mexicanos. Es por ellos que fue un gran acierto de la administración del Presidente Fox el haber concretado este acuerdo que abre las puertas a productos nacionales así como a las inversiones Japonesas. Fortalecer los lazos de amistad y cooperación económica es prioritario para ambas naciones: Para México significa inversiones, comercio y oportunidades de diversificación económica y tecnológica; para Japón es importante la disponibilidad de mano de obra calificada y la cercanía con los Estados Unidos, además de las ventajas que contiene el TLCAN…………….. (Continuará)

mastysa@hotmail.com