Baja Ferries con ANTP y Puertos de SCT van por cabotaje Veracruz-Progreso-Tuxpan en 2020

CIUDAD DE MÉXICO.- Un proyecto que ya está muy avanzado es la ruta de cabotaje entre los puertos de Veracruz-Progreso y, en donde podría sumarse Tuxpan, para cristalizarse hacia principios de 2020, una vez que se concreten las sinergias y se realicen los acuerdos correspondientes entre Puertos y Marina Mercante de México de Héctor López Gutiérrez y el Servicio de Administración Tributaria (SAT) de Margarita Ríos Farjat, con actores privados que participan activamente.

534

La rotación del servicio de cabotaje con una naviera de línea se configuraría por Veracruz-Tuxpan-Progreso y viceversa, logrando un círculo altamente competitivo de 30 horas de travesía por el Golfo de México.

Una de las empresas que está apostando fuerte al proyecto, es la naviera nacional de barcos comerciales tipo ferries Baja Ferries que preside el capitán Mariano Ruano y dirige Oscar Ruano, en espera reducir costos y tiempo de transportación de mercancías a través de la operación de un buque de carga rodada tipo RoRo.

De hecho, otros de los actores que impulsan la iniciativa, es la Asociación Nacional del Transporte Privado (ANTP) que preside Alex Theissen y dirige Leonardo Gómez, que firmarán un convenio con la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante que encabeza Héctor López Gutiérrez, para dar el primer paso de manera institucional y crear la que será la primer ruta de cabotaje de carga en muchas décadas.

Desde luego, otro de los negocios con un fuerte potencial está en la apertura de rutas para el autotransporte que realizará la primera y la última milla desde origen hacia destino, desde y hacia los puertos, donde la ANTP tiene puesto el foco debido a la gran cantidad de empresas que agrupa con necesidades de proveeduría hacia la Península de Yucatán.

Pese a la fuerte expectativa, la concreción del plan de cabotaje, dependerá de los costos de puertos que ofrezca Progreso de Agustín Arroyo, Veracruz de Miguel Ángel Yáñez y Tuxpan de Marcial Guzmán, además de que el SAT acepte no considerar las revisiones aduanales de la carga por tratarse de carga en servicios domésticos en aguas nacionales, ya que actualmente a la carga de rutas locales se le da el tratamiento de carga internacional lo que limita y ha inhibido históricamente el cabotaje marítimo.

Entre los puntos clave de la nueva carretera marítima se hayan los beneficios de la accesibilidad a la península con relación a la distancia con el centro del país, así como la reducción de los costos logísticos para la industria, automotriz, del acero, los productos terminados e incluso para el traslado de combustible.

Entre las áreas de oportunidad que ha identificado Baja Ferries está el esquema de servicio puerto a puerto con un solo operador o integradores servicio.

Los beneficios logísticos que se ofrecen son altamente competitivos, si se tiene en cuenta que la travesía de una embarcación es de 30 horas a diferencia del autotransporte de cinco días, es decir, una semana completa de viaje redondo, además representa una solución frente a la NOM-87 que restringe por ley los tiempos de conducción de los operadores.

Un buque Roll On-Roll Off de carga rodada permite un radio más amplio para camiones y remolques y al mismo tiempo, mover mayores volúmenes al reducir gastos de gasolina, vehículos y conductores. También, agiliza las operaciones, haciendo que las averías por estiba y desestima disminuyan y se elimine los pasos intermedios en la carga y descarga, evitando utilizar grúas pórtico o reach stackers.

El proyecto además de consolidar competitivamente un sistema multimodal, dota a las empresas de opciones de transporte sustentable y permanente.

Así que enhorabuena para Baja Ferries y para los actores involucrados en este proyecto que podría resultar histórico en la vida marítima del país.