Carne de cerdo, oportunidades de crecimiento en México

Ayer comenté en este espacio varios aspectos que hacen referencia a la situación actual del mercado de la carne de cerdo a nivel internacional. En esta ocasión, presentaré algunos elementos sobre dicho mercado en nuestro país.

438

En México, durante la última década, la producción nacional de carne de cerdo ha presentado un continuo crecimiento y la perspectiva de mantener esta tendencia en los próximos años es favorable.

Factores como mejores medidas sanitarias, el incremento en las inversiones, la modernización de la industria mexicana, el control de enfermedades como la diarrea epidémica porcina y la peste porcina clásica permitirán a México aumentar la producción y exportaciones para este año.

Así, datos del USDA reflejan que en el 2019 se alcance un nivel de producción récord de 1,375 millones de toneladas, es decir, un crecimiento anual de 4.1 por ciento.

No obstante que la producción nacional aumenta, aún no es suficiente para cubrir la demanda interna.

Sin embargo, factores como la modernización de la infraestructura, la integración vertical y la mejora de la bioseguridad están permitiendo que los productores de carne de cerdo mexicanos aumenten la producción para satisfacer la creciente demanda interna. Continúan siendo líderes en producción los estados de Jalisco, Sonora, Puebla y Yucatán.

Destacan también las importaciones de carne de cerdo, ya que México obtiene del exterior una cantidad considerable para consumo. Para el 2019, se pronostica que éstas aumentarán en 4% anual para llegar a 1,235 millones de toneladas.

De igual manera, el consumo de carne de cerdo en México continuará creciendo durante el 2019. Se estima que, para este año, se ubique en 2,425 millones de toneladas. Esto representa un crecimiento anual de 4 por ciento.

Al respecto, ésta se mantiene como una buena alternativa de alimentación por tener un menor costo comparada con la carne de res.

Además, dado que cada vez se confía más en su calidad, ésta se ha ganado la confianza de los consumidores como buena fuente de proteínas.

En conclusión, la expectativa para el cierre del 2019 es que la producción interna de carne de cerdo crezca en un entorno favorable, como resultado de una combinación de mayor disponibilidad de cerdo y mayor control sanitario.

Además, se espera que ésta siga siendo una alternativa de menor costo en relación con la carne de res y de pollo.

*Fuente: https://www.eleconomista.com.mx/
Autor: José Cuevas Valdez