Chocan versiones de México y Estados Unidos por importación de petróleo

La EIA detalló que México importó 533,000 barriles de crudo durante julio de 2019, pero Sener dijo que la información era incorrecta.

275

La historia energética entre México y Estados Unidos abrió un capítulo nuevo. Esta vez por la importación de petróleo y un choque de versiones entre sus autoridades.

La Administración de Información Energética (EIA por su siglas en inglés) informó que nuestro país importó 533,000 barriles de aceite desde la principal economía del mundo durante julio de 2019.

Pero la Secretaría de Energía (Sener) respondió a Forbes México que la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex) no realizó dicha actividad comercial. “La información es incorrecta”, agregó la dependencia encargada de la política energética de nuestro país.

Esta publicación consultó a Pemex sobre el tema, pero no obtuvo respuesta.

No es la primera vez  que nuestro país compra petróleo en su historia reciente. Aunque hay registros de importaciones desde 1996, el más significativo ocurrió el 22 de octubre de 2018,  cuando la petrolera estatal informó que su filial PMI compró 1.4 millones de barriles con aceite crudo ligero “Bakken”.

El petróleo de la empresa Phillips 66 fue entregado en cuatro cargamentos de 350,000 barriles durante noviembre del año pasado, debido a que las refinerías mexicanas están configuradas para procesar aceite ligero, mientras que Pemex produce mayoritariamente crudo pesado.

Un día después del anuncio, el entonces presidente electo Andrés Manuel López Obrador criticó esta compra y calificó la operación como el fracaso de la política económica en nuestro país durante las últimas tres décadas

El gobierno del político tabasqueño, bajo la promesa de recuperar la soberanía energética mexicana, pretende reconfigurar las seis refinerías de la compañía estatal para que puedan procesar el crudo adecuado, además de construir una séptima en el puerto de Dos Bocas, Tabasco con el fin de abatir las importaciones de gasolina y diésel, que hoy representan 60% de la oferta nacional.

Mientras tanto, la compañía que dirige Octavio Romero Oropeza intenta estabilizar la producción petrolera de la compañía, que ha caído a niveles de 1.6 millones de barriles diarios desde un máximo histórico de 3.4 millones en 2004. López Obrador prometió elevar la plataforma petrolera a 2.4 millones de barriles diarios al final de su sexenio. Para lograrlo, Pemex presentó un plan que pretende desarrollar 20 campos prioritarios.

Mientras tanto, Hacienda prevé exportar 1.4 millones de barriles al final del  2024, lo que provocaría un déficit de 150,000 a 250,000 barriles diarios de crudo.

*Fuente:https://www.forbes.com.mx/