Cómo algunos indígenas en Oaxaca lograron vender a precio justo su café

CIUDAD DE MÉXICO.- Una relación menos burocrática y jerárquica, basada en el compromiso moral con los grupos de interés, beneficia el entendimiento y estabilidad a largo plazo de las relaciones entre los grupos de interés y la organización.

593

Es la historia de una cooperativa indígena de cafetaleros, que pasó del aislamiento a competir en el mercado global del comercio justo.

Desde 1940, la Unión de Comunidades Indígenas de la Región del Istmo (UCIRI), conformada por pequeños agricultores aislados de la región del Istmo de Tehuantepec (Oaxaca), había trabajado en programas gubernamentales de promoción de la industria cafetera. Sin embargo, no fue hasta su formalización como cooperativa, en 1983, que UCRI empezó a ganar prominencia como grupo de interés (stakeholder) de agencias gubernamentales y organizaciones de comercio justo.

La evolución desde el “silencio” a la prominencia de los grupos de interés es el objeto del paper «From Silent to Salient Stakeholders: A Study of Coffee Cooperative and the Dynamic of Social Relationships», escrito en coautoría con la Dra. Christiane Molina, profesora investigadora del departamento de Estrategia y Liderazgo de EGADE Business School.

El artículo ahonda en cómo se desarrollan las interacciones y relaciones entre organizaciones y grupos de interés, especialmente cuando estos proceden de comunidades en la periferia de la sociedad y la actividad económica.