Economía se recupera y crece 2.4 por ciento anual en actual gobierno

La economía mexicana mostró una recuperación en el tercer trimestre de 2018 y en lo que va de esta administración ha crecido 2.4 por ciento anual, destacó la SHCP.

261

La economía mexicana mostró una recuperación en el tercer trimestre de 2018 y en lo que va de esta administración ha crecido 2.4 por ciento anual, destacó la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Al dar a conocer los “Informes sobre la situación económica, las finanzas públicas y la deuda pública al tercer trimestre de 2018”, señaló que el gobierno federal ha seguido una estrategia dirigida a preservar la estabilidad macroeconómica y promover el crecimiento del país.

Afirmó que la estrategia ha permitido que México haya continuado creciendo pese a los choques externos que ha enfrentado en los últimos años, como una drástica caída de los precios internacionales del petróleo, una recesión en la actividad industrial de Estados Unidos, el proceso de normalización de las políticas monetarias en las principales economías avanzadas y tensiones comerciales a nivel internacional.

El crecimiento promedio del Producto Interno Bruto (PIB) de México en lo que va de esta administración ha sido de 2.4 por ciento anual, mientras el número de trabajos creados con acceso a seguridad social ha alcanzado cifras récord.

“Estos resultados muestran que la economía mexicana ha sido resiliente a los choques que ha enfrentado. En ausencia del fortalecimiento del marco macroeconómico y de la implementación de las reformas estructurales, se hubiera observado una importante desaceleración de la economía”, sostuvo.

La dependencia encargada de las finanzas públicas del país resaltó que la actividad económica en México mostró una recuperación en el tercer trimestre de 2018, tras la desaceleración que exhibió en el segundo trimestre.

La estrategia se ha fundamentado en el compromiso de mantener un marco macroeconómico sólido con finanzas públicas sanas, y con la implementación de un ambicioso conjunto de reformas estructurales que han permitido sentar las bases para incrementar la productividad y la competitividad del país, añadió.

Reportó que el PIB presentó un incremento trimestral desestacionalizado de 0.9 por ciento, así como un aumento anual de 2.6 por ciento con cifras sin ajuste estacional, dinamismo que se vio favorecido por la aceleración de las exportaciones no petroleras y el crecimiento del consumo de servicios.

Asimismo, en el periodo julio-septiembre, el mercado laboral continuó mostrando un sólido desempeño, lo cual se reflejó en una tasa de desocupación en niveles históricamente bajos y niveles de empleos formales en máximos históricos, anotó.

La Secretaría de Hacienda dio a conocer que al tercer trimestre de 2018, los principales balances de finanzas públicas fueron mejores que lo programado, lo cual se explica por mayores ingresos respecto a los previstos originalmente.

En enero-septiembre de 2018, el balance público presentó un déficit de 311 mil 19 millones de pesos, inferior al déficit programado de 364 mil 15 millones de pesos, mientras que el balance primario presentó un superávit de 108 mil 298 millones de pesos, monto mayor al previsto en el programa de 71 mil 909 millones de pesos.

Refirió que los Requerimientos Financieros del Sector Público (RFSP), la medida más amplia del balance del Sector Público Federal, registraron un déficit de 300 mil 885 millones de pesos con cifras a septiembre, en línea con la meta de un déficit de 2.5 por ciento del PIB para 2018.

“Con los resultados al tercer trimestre de 2018 del Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), se refrenda que en 2018 la deuda como proporción del PIB continuará mostrando una trayectoria decreciente”, añadió.

La dependencia federal señaló que los ingresos presupuestarios del Sector Público durante enero-septiembre fueron superiores al programa en 279 mil 764 millones de pesos, y 4.7 por ciento superior al mismo periodo del año pasado.

A su interior, destaca que los ingresos tributarios fueron superiores a lo programado en 88 mil 80 millones de pesos; los petroleros en 83 mil 892 millones de pesos, y los no tributarios en 90 mil ocho millones de pesos.

Con respecto al mismo periodo de 2017, precisó que los ingresos petroleros y los tributarios sin IEPS de combustibles aumentaron 15.2 y 2.9 por ciento real anual, de manera respectiva.

La Secretaría de Hacienda mencionó que de enero a septiembre de este año el gasto neto presupuestario fue superior al programa en 240 mil 175 millones de pesos.

Esto, por las aportaciones a los fondos de estabilización en febrero de 2018 con cargo a ingresos excedentes de 2017, y las mayores participaciones a entidades federativas con base en la evolución de la recaudación.

Además el mayor costo de operación asociado a la generación de electricidad por mayores precios internacionales de los combustibles, y otros gastos asociados a ingresos excedentes del gobierno federal.

Esto también se reflejó en un crecimiento real del gasto neto pagado con respecto al mismo periodo de 2017 de 5.1 por ciento y, a su vez, el gasto no programable se expandió 10.7 por ciento real y el programable en 3.1 por ciento real en comparación con el mismo periodo del año anterior.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público sostuvo que los resultados al tercer trimestre reflejan finanzas públicas sólidas.

Como resultado de la reforma hacendaria implementada en 2014 se cuenta con una estructura de ingresos públicos menos dependiente de los ingresos petroleros, y que se ha visto favorecida por un aumento de cinco puntos porcentuales del PIB de los ingresos tributarios en lo que va de la administración, agregó.

Asimismo, refirió, la contratación de las coberturas petroleras ha permitido garantizar los ingresos de crudo previstos en la Ley de Ingresos de la Federación ante caídas en los precios de la mezcla mexicana de exportación.

Además, el saldo de los fondos de estabilización se encuentra en un nivel máximo histórico, lo que permitiría hacer frente a caídas en los ingresos, al sumar un saldo que se ubicó en 1.5 por ciento del PIB, lo que representa 341 mil 676 millones de pesos, monto superior en 33 mil 598 millones de pesos con respecto al cierre de 2017.