El actual rol de México en el APEC

146

El Consejo de Cooperación Económica Asia-Pacífico es una organización regional conformada desde 1989 que representa un triángulo geoestratégico, cuyos vértices abarcan a países de Asia, Oceanía y América, donde instituciones multilaterales como la OMC refieren que ahí se concentra el 56% de la producción mundial y el 46% del comercio internacional. El Consejo (también conocido como APEC, por sus siglas en inglés) trasciende en la perspectiva de la economía global por el potencial que representan sus 21 economías en materia de concentración de recursos estratégicos, demográficos y productivos, así como las dinámicas geoeconómicas (desarrollo e innovación tecnológica, alto crecimiento de economías clave, internacionalización del sector exportador de sus miembros y la construcción de una sociedad basada en el conocimiento).

De las reuniones celebradas de 1989 a 2011, efectuada el pasado 12 y 13 de noviembre, en Honolulu, EU; se destaca la concretización de acuerdos sobre temas económicos, comerciales y financieros. Sin embargo, la agenda se ha adaptado a la dinámica y evolución del sistema internacional, por lo que se han agregado tópicos vinculados a la seguridad, la gobernabilidad, el combate a la corrupción, la preservación y sostenibilidad del medio ambiente.

En lo que concierne a México, su incorporación al APEC en 1993 refleja un diagnóstico que conduce a proponer un mayor aprovechamiento de su posición actual a través de la promoción, la operación y gestión diplomática, tal cual está planteado en el Plan Nacional de Desarrollo 2007-2012 que establece la necesidad de seguir impulsando a México dentro de la economía global para permitir la expansión de oportunidades y fortalecimiento de nuestras unidades productivas en aras de optimizar las condiciones de desarrollo de nuestras empresas.

Cabe destacar que datos referidos por la Secretaría de Economía, precisan que: “las exportaciones de México hacia la región APEC crecieron 470 por ciento entre 1993 y 2010, al pasar de 46 mil millones de dólares a 262 mil millones de dólares. Las importaciones provenientes de la región APEC crecieron 363 por ciento entre 1993 y 2010, al pasar de 54 mil millones de dólares a 250 mil”. Y finalmente que el comercio de México con APEC se ha incrementado en 412% desde la entrada de México al organismo.

México ha procedido a buscar interlocutores significativos que destacan por su participación y presencia en la economía global y regional. Un ejemplo son los vínculos que se mantienen con Japón, Corea del Sur, EUA y en especial con China. El identificar a estos países ha permitido establecer acuerdos de asociación económica. Con los dos primeros se tiene un mayor alcance que con el tercero que corresponde a un tratado de libre comercio y presupone un rango de acción más allá de las actividades económicas.

No obstante los ecos y éxitos esbozados en las reuniones cumbre, se destaca la necesidad de profundizar en las actividades y participación en la zona por parte de nuestro país. Es importante señalar la necesidad de desarrollar con mayor vigor una política estratégica hacia el Pacífico, con más infraestructura y recursos propios a los que ya existen de manera formal en las instituciones políticas y cámaras empresariales, así como ONG´s y centros académicos especializados. En este tenor, deberá proponerse la integración de los gobiernos estatales en dicha consideración coordinada. Aunque ya se cuenta con una estructura para ese fin por parte de la Secretaría de Economía y también la de Relaciones Exteriores, faltan elementos que coadyuven al logro de metas y propósitos específicos con la región.

En este último encuentro sobresale la creación de un área de libre comercio en los próximos años que incluiría a un grupo importante de economías muy poderosas. Los líderes empresariales y productores mexicanos pueden encontrar en este espacio una expectativa de oportunidades que deben ser aprovechados.

Ante estas circunstancias y para aprovechar los resultados de APEC, es importante reconsiderar las necesidades de fortalecer la competitividad internacional de la economía mexicana aplicando con mayor intensidad las políticas gubernamentales ya existentes en este rubro y procurando establecer los cambios y mejoras necesarias en el aparato productivo nacional, incluyendo además al sector privado.

*Académico de la Universidad del Valle de México, campus Querétaro