El mezcal y el tequila mexicanos triunfan en Berlín

Una docena de empresas mexicanas especializadas en destilados como tequila y mezcal participan en el Bar Convent Berlín (BCB), la feria más importante de su tipo a nivel mundial.

750

Unos 400 expositores participan en la 12ª. edición del Bar Convent Berlín, con más de mil productos. Todo gira en torno a las bebidas espirituosas, la cerveza, el café, el champagne y cada vez más, el tequila y el mezcal. Unos 14.000 visitantes y profesionales del sector llegaron a las instalaciones de la feria en el barrio de Kreuzberg. Este año las localidades se agotaron con varios días de anticipación. El tequila, originario de Jalisco, México, se elabora a partir de la fermentación del agave y es la bebida mexicana más conocida en el mundo.

Tequila Casa San Matías, la quinta tequilera de México en cuanto a volumen y valor, tiene el orgullo de tener a una mujer al frente del timón. “Carmen Villareal es una de las pocas mujeres que lideran una tequilera hoy en día en México”, afirma Humberto Ojeda, director de mercadotecnia, que llegó a Alemania para buscar nuevos socios en Europa y Asia. “Estados Unidos es nuestro mercado más fuerte, pero también estamos ya en Francia, Italia, Reino Unido y Japón”.

Un puesto de un mercado popular

Es la segunda vez que la empresa, con sede en Guadalajara, llega a Berlín. En esta edición instaló un stand propio que emula un puesto de mercado. “Traemos seis marcas de la línea premium de la casa, Pueblo Viejo blanco, reposado y añejo, traemos un extra añejo de tres años, llamado San Matías Gran Reserva, y la joya de la casa, que es un extra añejo de seis años, Rey Sol, envasado en botella de cristal, cuyo diseño fue realizado por Sergio Bustamante, un artista muy reconocido en México”.

La empresa celebró su 130 aniversario en 2016 lanzando un producto 100% artesanal. “Construimos una pequeña fábrica-boutique con todas las herramientas necesarias para llamar al tequila artesanal”, dice. Utilizaron hornos de mampostería y la taona, una piedra que se utilizaba hace un siglo en vez de los molinos. El experto tequilero dice que el desafío de momento es el encarecimiento del precio del agave, debido a su escasez y gran demanda.

Pabellón de México no pasa inadvertido

México es el único país de América Latina presente en la feria con un pabellón nacional y es imposible no toparse con él.  “Traemos a ocho empresas mexicanas representando las espirituosas de agave, tequila, mezcal, y también una empresa que trae cerveza artesanal de Colima”, afirma Gisela Behnke, representante de ProMéxico en Berlín.

Había más empresas que hubieran querido desembarcar con el pabellón nacional, pero todo estaba ya sobrevendido. La ventaja es que llegan con la mesa puesta a un costo relativamente bajo. Pro México se hizo cargo de el registro ante la feria, la logística y la construcción del pabellón.

“Cada vez hay más empresas que están distribuyendo sus productos aquí. La cerveza artesanal de Colima ya tiene presencia en varios restaurantes mexicanos en Alemania, como en Múnich, en una taquería que se llama La Cometa. Los mezcales Los Danzantes llevan ya muchos años en el mercado alemán. A las empresas que están llegando apenas, les ayudamos a que encuentren compradores”, añade Behnke.

El mezcal, para paladares desarrollados

Una de estas empresas es Santa Sabia, fundada en Guadalajara por Juan Carlos González, un erudito del mezcal, que ha desarrollado tres marcas: “Aprendiz”, “Pescador de Sueños” y el último, “Tío Pesca”.

“Lo que nosotros estamos haciendo es salvar el gusto histórico de los destilados mexicanos. Tenemos alrededor de 110 agaves endémicos en México y 65% de ellos se encuentran en Oaxaca. Estudié la genética de los agaves y fui a tocar puertas en las comunidades en donde destilaban estos agaves. Ahí es donde hago mis marcas y empiezo a comercializarlas ahora con una compañía que tenemos en Amsterdam, una bodega en la que se pueden surtir distintos distribuidores en toda Europa”

Es la cuarta ocasión que Juan Carlos González llega a la feria y eso se ve porque llegan a saludarlo, sobre todo bartenders, sus amigos, para los que sólo tiene elogios. “Son prácticamente los que llevan la educación del mezcal a todo el mundo. Son los más interesados en conocer este destilado que es tan complejo. Van a México y luego vienen a sus países y son los que educan al consumidor final, por esto está creciendo tan rápido la demanda”.

El tequila es un mezcal

Se dice que el Tequila se apellida Mezcal. “El tequila es un mezcal. Antes el tequila se llamaba vino de mezcal, el tequila ahora se hace solo con un tipo de agave que se llama agave azul, pero se puede hacer de distintos agaves que existen en la denominación de origen. Ahora tenemos a nueve estados de la Repúbica Mexicana sumados a la denominación de origen del mezcal”.

Esteban Silva fundó hace unos años la “Cervecería de Colima”, especializada en cerveza artesanal que después de cuatro años en el mercado ya tiene una estable presencia en Francia y ahora busca expandir su base en Alemania. Es la primera vez que participa en la feria. “Hemos tenido muy buenas reuniones con personas de Escandinavia, del sur de Europa, de Alemania”, dice Silva, que afirma tener una cerveza extraordinaria.

El joven empresario señala que las grandes cerveceras mexicanas ya abrieron mercado en lugares tan exigentes como Alemania, en donde las cervezas locales son de las mejores del mundo. “Nuestra apuesta es ofrecer una mejor cerveza mexicana a la que están acostumbrados los consumidores alemanes. Hay muchos restaurantes mexicanos en donde la gente pide una cerveza y les ofrecen sólo las marcas ya conocidas. Creemos que al ofrecer un mejor producto vamos a apelar a un consumidor que tiene un paladar muy desarrollado y aprecia una mayor calidad”.

El especialista en mezcal Juan Carlos González coincide: “Los paladares europeos aceptan muy bien el mezcal porque de entrada están acostumbrados a una graduación más alta, de 45 grados para arriba, están acostumbrados a sabores ahumados que vienen del whiskey. Para ellos es mucho más sencillo entender el mezcal, incluso más que para un mexicano que está acostumbrado al tequila.