El mundo logístico se prepara para el impacto del Brexit

Mientras los políticos continúan intentando encontrar una evasiva a la crisis del Brexit, la fecha de salida se acerca inexorablemente. Ahora depende de las empresas planificar y prepararse sistemáticamente para cualquier eventualidad. Un tema importante: aduanas.

351

En Dover, Inglaterra. Podría ser una noche de viernes como cualquier otra. O podría marcar un hito profundo en la historia del puerto. Como una máquina bien aceitada, el puerto más importante del Reino Unido recibe actualmente hasta 10,000 camiones por día desde Calais y Dunkirk y los envía a destinos en todo el país. En el caso de concretarse el Brexit, esta máquina podría detenerse bruscamente durante la noche.

Esto se debe a que tendría que haber controles fronterizos para todos los camiones que llegan, y serían los puertos de Dover y Calais, así como el Eurotunnel, a través del cual pasan 1.6 millones de camiones cada año, lo que se vería más afectado. Las conexiones alternativas a este cuello de botella son virtualmente inexistentes. Parece que no hay forma de evitar los atascos de tráfico y las esperas masivas.

Tiempo de actuar

El mundo de los negocios está observando con gran expectación para ver qué pasará con el acuerdo de salida negociado desde hace mucho tiempo entre el Reino Unido y la Unión Europea. ¿Cuál de las demandas emitidas por la Cámara de los Comunes del Reino Unido todavía se puede cumplir en tan poco tiempo? ¿Y habrá suficiente apoyo en ambos lados para alterar el acuerdo?

La situación parece más complicada que nunca, pero “esperar y ver” ya no es una opción viable. “Recomendamos que nuestros clientes se preparen para un Brexit potencialmente difícil”, dice Wolfgang Reinel, Director General de Logística Europea del Norte de Europa Central en Dachser. Si el Reino Unido abandona la UE el 29 de marzo sin un acuerdo, no habrá tiempo de espera por los controles fronterizos. Por lo tanto, las empresas que envían y reciben envíos desde el Reino Unido deben observar de cerca sus cadenas logísticas y asegurarse de que tengan una visión general del desarrollo de volúmenes. Deben consolidar los envíos donde sea posible y verificar la acumulación de existencias de seguridad para superar los posibles períodos de espera.

Prepárese para el despacho de aduanas

Si hubiera un Brexit difícil, los retrasos al cruzar la frontera serían el primer desafío importante; el otro sería enfrentar los nuevos obstáculos burocráticos para el transporte de mercancías en el Reino Unido. Un Brexit difícil significaría, por defecto, los procedimientos aduaneros de acuerdo con las regulaciones de la Organización Mundial de Comercio. En particular, los remitentes que aún no tienen experiencia en importaciones / exportaciones con países no
pertenecientes a la UE deben prepararse pronto para asegurarse de que sus productos estén listos para cruzar la frontera después de finales de marzo. Sin los documentos necesarios, los retrasos solo aumentarán.

Esto se debe a que los planes actuales tienen a Dover y Calais insistiendo en el registro de aduanas previo para que los cruces fronterizos sean lo más transparente posible.

En Calais, una opción para exportar productos de la UE al Reino Unido sería vincular el procedimiento de exportación o el proceso de envío preestablecidos a la placa de matrícula del camión de transporte y, si es posible, asignar un Número de referencia de movimiento colectivo (MRN). Tan pronto como el vehículo esté en la terminal y aborde el ferry o ingrese al Eurotunnel, se aprobará su salida una vez que llegue al otro lado del canal, en un proceso en gran medida automatizado. Los controles en la terminal de aduanas ya no serían necesarios, excepto para verificaciones al azar. Un sistema similar sería posible para las importaciones. Incluso el Reino Unido planea limitar los controles en los puertos de entrada y el Eurotunnel limitará los controles al azar. Esto también implicaría la provisión de un registro de aduanas previamente emitido para evitar largas esperas en los puertos de entrada.

“Dachser puede brindar a sus clientes asistencia de muchas maneras cuando se trata de aduanas. Dicho esto, aquí dependemos de una estrecha cooperación”, explica Vinzenz Hingerl, Jefe de Departamento de Aduanas de Dachser. La condición básica para el registro de aduanas, tanto en el Reino Unido como en la UE, son los números EORI (Registro e Identificación de Operadores Económicos), así como las clasificaciones correctas de productos para las mercancías que se transportan. A estos se unen documentos comerciales relacionados con la aduana o facturas comerciales. “Todos estos pueden prepararse con mucha antelación”, continúa Hingerl. “También es importante acordar con los socios comerciales los Incoterms que se aplicarán en el futuro. Esto ayudará a evitar retrasos en el procesamiento antes de tiempo.”

Los Incoterms definen quiénes se encargan del despacho de aduanas y quién asume los costos de envío y de importación. Además, ya se han publicado detalles sobre la Tarifa de Comercio del Reino Unido que entraría en vigor después de un Brexit.

Esto permite el cálculo de los futuros derechos de aduana en el período previo al plazo. Los contactos en las sucursales de Dachser brindan apoyo en materia de aduanas con listas de verificación y consultas individuales para que todos podamos actuar con la máxima eficiencia en caso de que el peor escenario se haga realidad. Los clientes con transportes que van y vienen del Reino Unido deben ponerse en contacto ahora. En la actualidad, los envíos hacia y desde Irlanda generalmente se transportan a través del Reino Unido, por lo que también recomendamos que se ponga en contacto con un ejecutivo Dachser.

Una red para todas las eventualidades.

En los últimos meses, Dachser ha realizado preparativos intensivos sobre la resolución de que el Reino Unido abandone la UE. Cuando se trata del despacho de aduanas, los clientes pueden aprovechar la experiencia y los recursos de la red de su proveedor de logística. Al mismo tiempo, Dachser está invirtiendo en personal, capacitación y ajustes a su infraestructura de IT. Otras medidas diseñadas para amortiguar las posibles consecuencias de un Brexit duro abordan la planificación del transporte, así como terminales y áreas de almacenamiento adicionales.

“La incertidumbre es parte integral del negocio de la logística”, dice Reinel. “Brexit es un desafío y Dachser está listo para enfrentarlo. El Reino Unido es y seguirá siendo una parte importante de la red europea de Dachser. Estamos registrando un crecimiento continuo allí y, a pesar de las interrupciones que el Brexit podría causar, esperamos que esta tendencia positiva continúe para nuestra organización nacional del Reino Unido “.