Eliminaron los aranceles al acero aluminio: ¿Impactó a la vivienda?

CIUDAD DE MÉXICO.- El pasado 20 de mayo, el Gobierno de Estados Unidos emitió la proclama para eliminar los aranceles al acero y aluminio que había impuesto a México y Canadá.

333

Expertos consultados por el portal inmobiliario Propiedades.com explicaron qué alcances tiene para el sector de la construcción y para la economía mexicana en general.

“Ante los riesgos al crecimiento que detonaría una mayor volatilidad e incertidumbre por aranceles de Estados Unidos al acero y aluminio, su eliminación restringe las medidas proteccionistas al comercio internacional de la administración Trump”, señaló Leonardo González, analista de Real Estate en Propiedades.com.

Brian Rodríguez Ontiveros, analista bursátil de Grupo Financiero Monex indicó que considerando un contexto macro, esto implicaría un menor nivel de inflación, tanto en general para México, como para el sector de la construcción.

Agregó que nuestro país se vería beneficiado porque esto también tendría una incidencia en un peso más fuerte.

¿Qué ha pasado en el sector de la construcción?

Durante 2018, y como consecuencia de esta medida, el incremento anual en el nivel de precios promedio de los insumos de la industria de la construcción se elevó a 10.3 por ciento (3.3 por ciento superior a lo registrado en 2017), explicó Leonardo González.

Yahir Sarmiento, director de Project Development Service en México de Cushman & Wakefield, manifestó que, aunque sí ha habido repercusión, esta ha sido moderada.

“Dependiendo del sector del cual estemos hablando, el impacto ha sido mínimo, entre un 2 y un 5 por ciento, máximo”, indicó.

“La construcción nueva fue la que se vio más afectada, ya sea edificios residenciales o de oficinas corporativas, la construcción en sí de espacios nuevos, por la cantidad de acero que llevan y porque en muchos de los edificios, las fachadas son principalmente de aluminio”, apuntó Sarmiento.

Asimismo, el segmento industrial fue uno de los que tuvo más impacto: “La edificación de naves y de plantas industriales fueron las que mayor exposición tuvieron a estos aranceles, ya que el 25 por ciento de la construcción de materiales para estas naves y de estas plantas están relacionadas directamente al acero”, señaló Brian Rodríguez.

El porqué no influyó más en el sector lo explica Yahir Sarmiento: “El arancel que se impuso fue a las exportaciones mexicanas, es decir, a la cantidad de acero y aluminio que los Estados Unidos importa de México, sin embargo, México no es un gran exportador de estos insumos hacia aquel país. La afectación mayor era para Canadá, más o menos el 40 por ciento del acero que utilizan los Estados Unidos viene de ahí y no es la misma proporción la que llega de México”.

Además, se entendía que era una medida temporal mientras se mantenían las negociaciones del acuerdo comercial entre los tres países de América del Norte.

Sobre cómo beneficiaría al mercado inmobiliario la eliminación de este arancel, Sarmiento destacó que ante la contracción que este ha tenido en los últimos meses, los desarrolladores han estado absorbiendo los incrementos en los insumos para dar continuidad a los proyectos.

Sin embargo, aunque comprimieron su margen de utilidad, el beneficio también será mínimo: “El beneficio directo es en la misma proporción, por lo tanto, también va a ser marginal, no es que se obtenga un beneficio real de 5 por ciento, pero podría ser de 3 por ciento”, concluyó el directivo.