Empresas no reciben devoluciones del SAT

Las empresas de Jalisco padecen el retraso en la devolución del impuesto sobre el valor agregado (IVA) por parte del Servicio de Administración Tributaria (SAT), aun cuando lo tienen debidamente acreditado, señaló el coordinador del Consejo de Cámaras Industriales de Jalisco (CCIJ), Rubén Masayi González Uyeda.

563

Lamentó que las empresas deben esperar hasta un año para que el SAT les regrese el IVA y aunque no se conocen los montos, son considerables, ya que hay grandes y también pequeñas empresas que no reciben las devoluciones a tiempo.

“Son datos de cada empresa, son particulares, pero el número de compañías que lo exige son bastantes. Son 65 puntos los que hay que cumplir para solicitar el IVA, estamos hablando de que nuestro estado en el tema agro industrial es importante, en maquila y en exportación también, todo tequilero grande y chiquito tiene un IVA a favor y no se le está dando, entonces tiene que recurrir a abogados. Dos dulceras pequeñas han tenido un resultado en contra por parte del juez en su reclamación de IVA, entonces este desgaste nos lleva hasta las instancias jurídicas cuando debería de fluir en automático”.

La autoridad sólo les da largas y la devolución del impuesto se ha convertido en un dolor de cabeza para las empresas de Jalisco, denunció, que igual pueden esperar tres o seis meses –e inclusive hasta un año– para que les hagan una devolución.

SUSTENTABILIDAD

En otro orden de ideas, el empresario manifestó que las empresas de Jalisco deben sumarse a la digitalización ya que será la sustentabilidad de empresas. “Venimos de un manejo doméstico de las empresas y un país como México con tanta expectativa hacia la competitividad, a la exportación, no tiene otra opción que ir al ritmo de las grandes firmas internacionales”.

Se deben optimizar los procesos, ya que cuando se tiene cierta maquinaria, dijo, debe ponerse a funcionar con el personal debidamente capacitado.

“Tiempos muertos de la maquinaria parada es pérdida de dinero, es desperdicio, tenemos personal que no está activo si no se está operando la máquina; tenemos entre 20 y 30 por ciento –en algunos casos– de desperdicio, este es producto de no muy buena calidad y con suerte se encuentra ese defecto en planta, el problema es cuando nuestro producto llegó al mercado de consumo y tenemos devolución desde el retail o algún centro de distribución”.

La calidad total debe existir en las empresas desde nivel local, nacional e internacional con las exportaciones para disminuir las mermas y que haya seguridad del producto que se entrega al cliente final.

EU Y MÉXICO

Por otra parte, señaló que los aranceles impuestos por Estados Unidos a México en el acero, sin duda traerán una gran afectación, sobre todo a la industria de la construcción.

“Sobre todo en las diferentes formas de manufacturar el acero, ya sea en el área automotriz, en la fabricación de productos o en la construcción que se manejan diferentes aceros, hay otro acero que se utiliza para hacer artículos de línea blanca, pero definitivamente cualquier arancel que se le imponga a México nos resta competitividad”. Lo que menos necesita el país, dijo, son más impuestos y este tipo de situaciones le resta competitividad.

“Estamos hablando de que nuestro estado en el tema Agroindustrial es importante, en maquila y en exportación también, todo tequilero grande y chiquito tiene un IVA a favor y no se le está dando”

Rubén Masayi González, coordinador del CCIJ