En atracción de Inversión Extranjera Directa, México cae un peldaño

El país recibió 32 mil mdd de IED en los últimos dos años, de acuerdo con la UNCTAD México cayó un peldaño en la lista de los países con mayor atracción de Inversión Extranjera Directa (IED) y quedó en el sitio 13 de los 20 considerados en el Informe de Inversión Mundial 2019 de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD).

433

De acuerdo con el ranking de UNCTAD, México registró una recepción total de IED de 32 mil millones de dólares dentro de los dos últimos años, esto debido, entre otras situaciones, a las reformas fiscales que Estados Unidos aplicó desde 2017.

“La IED sigue atrapada confinada a los mínimos posteriores a la crisis. Esto no es un buen augurio para la promesa de la comunidad internacional de abordar desafíos mundiales urgentes, como la pobreza extrema y la crisis climática. La geopolítica y las tensiones comerciales corren el riesgo de seguir pesando sobre la IED en 2019 y más allá», advirtió el secretario general de la UNCTAD, Mukhisa Kituyi.

El informe señaló que los flujos de los países en desarrollo lograron mantenerse constantes con un alza de 2 por ciento, lo que ayudó a impulsar los flujos hacia el mundo en desarrollo a más de la mitad de los flujos globales, desde el 46 por ciento en 2017 y poco más de un tercio antes de la crisis financiera.

Indicó que a pesar de la disminución de la Inversión Extranjera Directa a nivel global, Estados Unidos siguió siendo el principal receptor, seguido de China, Hong Kong y Singapur.

La UNCTAD señaló que 2019 se espera que la IED se recupere en las economías desarrolladas a medida que el efecto de las reformas tributarias de los Estados Unidos se reduzca.

“Sin embargo, la débil tendencia subyacente de la IED indica que un aumento de esta puede ser relativamente modesto y puede ser frenado por otros factores, como el riesgo geopolítico, la escalada de las tensiones comerciales y un cambio global hacia políticas más proteccionistas”, subrayó.

Expuso que la tendencia subyacente del crecimiento ha sido anémica desde 2008. “Si se eliminan factores puntuales como las reformas fiscales y los flujos financieros volátiles, la IED en la última década promedió sólo un 1 por ciento de crecimiento anual”.

«La tendencia al estancamiento de la década se atribuye a una serie de factores que incluyen la disminución de las tasas de retorno de la IED, las formas de inversión cada vez más ligeras y un clima de política de inversión en general menos favorable», señaló el director de inversiones y empresa de la UNCTAD, James Zhan.