Estados buscan potencializar sus puertos marítimos

Ante la falta de proyectos regionales, unen esfuerzos para desarrollar plataformas que detonen su actividad económica, al hacer más eficiente el transporte de mercancías

847

Debido a que la actual administración federal no incluyó a todos los estados en los proyectos de desarrollo económico regional, surgieron dos estrategias: la alianza Pacífico y la integración de Puerto Progreso con el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec.

En el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024 de la administración de Andrés Manuel López Obrador, se observan tres proyectos regionales: Tren Maya, el Istmo de Tehuantepec y la Zona Libre de la Frontera Norte, lo que significa que no se consideraron las regiones del Bajío, occidente, centro-norte y centro del país.

Alianza pacífico

Ante este escenario, Michoacán ha encabezado la conformación de la alianza Pacífico, que busca incluir a Guerrero, Colima y Nayarit, para convertirse en la región con la mejor plataforma logística portuaria de la República Mexicana.

Otro de los argumentos para impulsar la alianza Pacífico es el anuncio de la cancelación de las Zonas Económicas Especiales (ZEE). Este año, después de considerar que este proyecto no cumplió con la función para la que fue creado, López Obrador informó que desaparecería.

Las ZEE fueron el principal proyecto a nivel regional de la administración de Enrique Peña Nieto, que nació en el 2016. En total eran siete, e involucraron a ocho entidades: Lázaro Cárdenas-La Unión (Michoacán y Guerrero), Coatzacoalcos (Veracruz), Salina Cruz (Oaxaca), Puerto Chiapas (Chiapas), Progreso (Yucatán), Seybaplaya (Campeche) y Dos Bocas (Tabasco).

Precisamente, en septiembre pasado se firmó el acuerdo Todos Unidos por el Desarrollo de Michoacán y Guerrero, para que las dos entidades sean declaradas como Zona Libre Fronteriza (proyecto que remplazará la ZEE Lázaro Cárdenas-La Unión), en la que se busca disminuir el Impuesto al Valor Agregado y aumentar el salario mínimo.

“No puede entenderse la actividad económica de México sin Michoacán ni Colima, y hoy queremos hacer notar más nuestra participación. Para ello nos estamos aliando con los estados del Pacífico y Guerrero. Recordemos que ellos también participaron en las ZEE. Lo que Michoacán busca es crear la alianza Pacífico”, acotó en una entrevista con El Economista el titular de la Secretaría de Desarrollo Económico de Michoacán (Sedeco), Jesús Melgoza Velázquez.

La primera alianza con Guerrero contempla cinco ejes para el desarrollo económico, como la implementación de una política pública de atracción de inversión e incorporar a las micro, pequeñas y medianas empresas en los planes de desarrollo, y la creación de un fideicomiso para infraestructura social. También busca que se garantice que las empresas que cuentan con incentivos fiscales le paguen a sus trabajadores mínimo tres salarios de sueldo, y se apuesta por la generación de un corredor industrial que conecte Pacífico con Bajío y Ciudad de México, y se pretende que esta región sea polo de progreso económico, cultural y turístico. Como parte de esta estrategia, en octubre, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, y el de Colima, José Ignacio Peralta Sánchez, firmaron el Acuerdo Estratégico Colima-Michoacán, plataforma logística del Pacífico mexicano que beneficiará a los puertos de Lázaro Cárdenas y Manzanillo.

En este acuerdo se desarrollará una agenda de trabajo entre los tres niveles de gobierno y la Iniciativa Privada para impulsar su actividad comercial.

Entre los objetivos destacan: mejorar la logística férrea, incluir incentivos fiscales y afianzar las relaciones comerciales con Asia para que China sea el principal socio e inversionista.

Al respecto, Aureoles Conejo afirmó que el argumento que se tiene para conformar la alianza es que la zona posee dos de los puertos más importantes del país, Lázaro Cárdenas y Manzanillo, que movilizan más de 20% de carga del sistema portuario. De igual forma, se buscará dar mayor impulso a los puertos de San Blas, Acapulco y La Unión.

La alianza Pacífico también pretende crear un corredor industrial que le una con el Bajío y la zona centro, y le permita participar con la Alianza Centro-Bajío-Occidente (conformada por Aguascalientes, Querétaro, Guanajuato, San Luis Potosí y Guanajuato), la cual tiene como objetivo consolidar los activos de sus entidades.

Puerto progreso

Uno de los principales objetivos del Plan Estatal de Desarrollo de Yucatán, que encabeza Mauricio Vila Dosal, es reindustrializar el estado mediante la creación de una línea férrea de carga que parta del interior de la entidad y llegue a Puerto Progreso y que a su vez conecte con las dos grandes obras regionales de la actual administración: el Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec y el Tren Maya.

Ernesto Herrera Novelo, titular de la Secretaría de Fomento Económico y Trabajo en Yucatán (Sefoet), explicó que unirse a estos proyectos disminuirá las brechas sociales y diversificará las actividades económicas.

Acotó que históricamente Yucatán dependió de actividades como la agricultura, producción de artesanías y, en los últimos años, del turismo. Sin embargo, “lo que ahora se busca es que todos los giros que hay en el estado sean impulsados por la Industria 4.0, y también que se generen otros sectores como los ramos automotriz y aeronáutico”.

“De igual forma, se busca que no todas las empresas y giros comerciales se centren en Mérida, y que en todo el estado haya fuentes laborales”, aseveró.

Para ello, aseguró que se trabaja en un proyecto ferroviario que permita unir a Puerto Progreso con el corredor interoceánico y las estaciones del Tren Maya.

“La ruta actual del Tren Maya es perfecta, pero se necesita una vía férrea que llegue a Puerto Progreso. Es indispensable para que generen costos competitivos. Este tren podría trabajar con el proyecto del Corredor Interoceánico del Istmo de Tehuantepec”, afirmó. Detalló que está en evaluación la ruta que podría seguir, pero se pretende que primero conecte con Coatzacoalcos, Veracruz, que recorra el istmo de Tehuantepec y llegue a Salina Cruz, Oaxaca. “También que en Puerto Progreso la logística permita que se pueda transportar el vagón completo del ferrocarril al barco y no solamente los contenedores”.

“Hay muchos lugares, como en Alabama, Estados Unidos, donde se transporta el vagón completo y no sólo los contenedores. Por ejemplo, bajan todo el furgón y de inmediato lo enlazan a una vía férrea. Están más avanzados que muchos puertos, ofrecen una mejor logística, y nosotros vamos por eso”, dijo.

Con la creación del tren para Progreso, indicó el titular de la Sefoet, las empresas ubicadas en Yucatán, así como de Veracruz y Oaxaca, se beneficiarán, debido a que se optimizaría el traslado de mercancías. Asimismo, se abrirían más las puertas con el mercado asiático, ya que mejoraría la conectividad terrestre con el puerto de Manzanillo, Colima.

“Muchas de las mercancías que vienen de Asia, vía Manzanillo, para llegar al sur-sureste se trasladan en carretera, pero ¿qué pasaría si la forma cambiara y esto les representara ahorros en costo y tiempo? La respuesta es que tendríamos más inversión. Hoy las industrias del sector automotriz y aeronáutico buscan trasladar su maquinaría de mejor manera”, añadió.

“Por el otro lado, imagínense poder hacer que la mercancía que llega de Puerto Progreso se vaya a Salina Cruz de mejor forma. Se va a tener que hablar con otros estados y eso les beneficiaría (…) Nosotros tenemos muchas plantas y fábricas en Puerto Progreso y este proyecto nos ayudará, más con la mercancía que llega de Europa.

El secretario estatal manifestó que estas mejoras portuarias y terrestres permitirán que lleguen más inversiones y se instalen más empresas, lo que ocasionará dar el paso a la digitalización y la unión de la manufactura con la mentefactura.

Reiteró que a la par de crear una vía férrea para Puerto Progreso, que ofrece una transportación óptima hacia Estados Unidos, se busca duplicar su infraestructura actual. La terminal cuenta con un canal de navegación, muelle de cruceros con capacidad de atender a dos megacruceros de la cuarta generación simultáneamente, y una excelente posición para recibir transbordadores turísticos.

“Hace cuatro años la entidad contaba con 70,000 contenedores de exportación; hoy son 150,000. Hoy están creciendo varios sectores en la entidad, como el agroindustrial y, por lo mismo, ha aumentado el tráfico de barcos. Para hacerle frente a esto y aumentar las exportaciones, buscamos duplicar la infraestructura del puerto. Éste es el motor de economía del estado”, señaló.

*Fuente: https://www.eleconomista.com.mx/