Industria mexicana, con un papel importante en Agenda 2030 de la ONU: Francisco Cervantes

El vicepresidente de la CONCAMIN abogó porque se lleve a cabo la generación de mayores oportunidades en el mercado interno y su mejora regulatoria

15740

Francisco Cervantes Díaz, vicepresidente de la Confederación de Cámaras de Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN) y presidente de la Cámara Arenera del Valle de México, comentó en entrevista telefónica sobre la importancia que tiene el cumplimiento de la “Agenda 2030” para el desarrollo económico de nuestro país.

Consideró oportuno llevar a cabo un plan de acciones apegadas a la “Agenda 2030” para que los industriales del país se asuman y promueva el fomento a la interlocución entre los sectores industriales a fin de trabajar por objetivos colectivos; se lleve a cabo la generación de mayores oportunidades en el mercado interno y su mejora regulatoria; y se fortalezca la presencia internacional de la industria mexicana.

Cervantes Díaz estimó que la industria mexicana es un agente catalizador muy importante en México para enfrentar los retos que se vislumbran en el 2018, principalmente, la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte(TLCAN) y la reforma fiscal en Estados Unidos.

Explicó que en 2015 la Asamblea General de la ONU adoptó la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, un plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, así como para fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia.

La Agenda 2030 plantea 17 objetivos con 169 metas de carácter integrado e indivisible que abarcan las esferas económica, social y ambiental

En el Objetivo de Desarrollo Sostenible 9: Industria, Innovación e Infraestructura, se plantea que el crecimiento económico, el desarrollo social y la acción contra el cambio climático dependen, en gran medida, de la inversión en infraestructura, desarrollo industrial sostenible y progreso tecnológico.

Concluyó que el desarrollo económico que deseamos en nuestro país se puede lograr a través de alianzas estratégicas entre los cuatro grandes sectores: sociedad, iniciativa privada, academia y gobierno.