Ingenieros de Delphi obtienen nuevas patentes

153

El centro técnico de Delphi, fabricante de componentes y sistemas automotrices, obtuvo dos nuevas patentes en este año, las cuales fueron desarrolladas por los ingenieros mexicanos Luis Porras y Érick Rodríguez. Las innovaciones consistieron en mejoras a las tecnologías existentes para hacerlas más funcionales y menos costosas.

Luis Porras desarrolló un sensor electrónico para la bomba de gasolina cuyo objetivo es impedir que el conductor se quede sin combustible inesperadamente. A diferencia de la tecnología existente, el nuevo desarrollo se puede colocar en motocicletas o vehículos compactos con tanques de gasolina muy pequeños o con formas complejas.

El sensor desarrollado por Porras tiene una durabilidad de 10 años o 150 mil millas, es 50% más barato que los que hay en el mercado y no se corroe debido a que se redujeron los componentes metálicos –como oro- y se utilizaron más piezas plásticas.

Este ingeniero industrial mecánico lleva 12 años trabajando en el centro de desarrollo técnico de Delphi, tiempo en el cual ha desarrollado tres patentes y 23 registros de invenciones. Entrevistado durante la presentación de su patente, Porras comentó que tardó dos meses en desarrollar el concepto y un año y medio en obtener la patente.

Érick Rodríguez también recibió su registro de patente por una innovación que consiste en un piso plegable integrado al estabilizador de terminales macho que alarga el tiempo de vida de la pieza. Con este desarrollo el también ingeniero mecánico suma cuatro patentes y un r registro de invención. Rodríguez es originario de Ciudad Juárez y tiene 15 años trabajando en Delphi.

Ambos ingenieros están en la pared de la fama del centro técnico de Delphi, donde cuelgan las placas de los investigadores que cuentan con alguna patente, según se observó durante un recorrido por las instalaciones del centro.

Ingenio mexicano predomina

El centro de desarrollo técnico de Delphi -cuyo nombre oficial es Mexican Technical Center (MTC)- opera desde 1998 y actualmente suma 316 patentes. Inicialmente estuvo formado por investigadores de 26 países distintos, pero poco a poco el ingenio mexicano ganó terreno en estas instalaciones y hoy 98% de los 2,000 trabajadores son mexicanos.

La firma estadounidense tiene 15 centros técnicos en el mundo y en el de México se hacen investigaciones, pruebas y validaciones de sistemas y componentes para bobinas, bombas de gasolina, actuadores inteligentes, tableros y botones para interface, detalló Francisco Sánchez, director de Relaciones de Gobierno de Delphi México.

La compañía ha invertido alrededor de 23,000 dólares en los registros de cada una de las patentes, las cuales se comercializan en más de 20 países alrededor del mundo.