Más comercio en México pese a contracción de AL

Reporte del BID. Pega a la región la caída en los precios de petróleo, cobre y café; el organismo reconoce que las ventas externas del país sí crecen aunque a menor ritmo.

208

El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) alertó que la región de América Latina y el Caribe entró en 2019 en una fase de contracción comercial y si bien México mantuvo un crecimiento en sus exportaciones, el nivel fue menor que el registrado en 2018.

De acuerdo con el BID, el valor de las exportaciones de la región se contraerá a una tasa estimada de 2.4 por ciento en 2019, tras crecer 8.7 en 2018 y 12.2 por ciento en 2017, debido a la caída de los precios de los principales productos básicos exportados por la región y un debilitamiento de los volúmenes, con un escaso crecimiento de 0.3 por ciento. Detalló que México registró en 2019 un crecimiento de las exportaciones de 3.3 por ciento, lo que significa una fuerte desaceleración respecto al ritmo promedio de 2018, que fue de 10.1 por ciento.

Los volúmenes exportados se expandieron 4 por ciento en un contexto de caída de los precios. Este comportamiento en México obedeció principalmente a la menor tasa de expansión de las ventas a Estados Unidos (4.8 por ciento frente a 9.6 en 2018); además disminuyeron los envíos a la Unión Europea (menores en 3.2 por ciento) y al resto de América Latina y el Caribe (menores en 10.7 por ciento).

En términos de productos, la fuerte caída de las exportaciones mexicanas de petróleo, máquinas y material eléctrico se sumó a la desaceleración de las ventas de aparatos mecánicos. Los precios de los principales productos básicos exportados por América Latina y el Caribe registraron tendencias a la baja a lo largo de 2019; con excepción del mineral de hierro, el petróleo fue determinante en el cambio de la coyuntura comercial para la región. El precio del petróleo que impulsó la recuperación de las exportaciones entre 2017 y 2018 revirtió su tendencia a finales del año pasado.

El promedio enero-octubre de 2019 fue 12.9 por ciento inferior al del mismo periodo en 2018. El comportamiento a lo largo del año fue relativamente volátil, respondiendo a recortes en la producción por parte de los principales productores, a limitaciones en la demanda debido a las sanciones aplicadas por Estados Unidos a Irán y Venezuela, y a ataques a instalaciones petroleras en Arabia Saudita; sin embargo, estos factores no fueron suficientes para que la cotización recuperara los niveles anteriores. Otros productos básicos que sufrieron caídas en sus precios estos meses fueron el cobre, con un descenso de 8.3 por ciento en el acumulado enero-octubre; el café, con un retroceso de 17.1 por ciento, mientras que la cotización del azúcar se mantuvo relativamente estable.

El BID explicó que la evolución de los precios impactó especialmente las exportaciones de Sudamérica y el Caribe, que desde principios de este año registran tasas de variación crecientemente negativas, en tanto que las ventas externas de México continuaron creciendo, aunque a un ritmo significativamente menor que el promedio de los años previos. PRONÓSTICOS PARA EL COMERCIO El BID pronostica que la tendencia a la baja en las exportaciones de la región se mantendrá en los próximos meses, debido a la desaceleración de la demanda mundial, la volatilidad de los mercados de productos básicos y la incertidumbre en torno a las tensiones comerciales globales.

Alertó que el tercer episodio de contracción comercial en una década, caracterizada además por una nueva normalidad de bajo crecimiento de los intercambios globales, evidencia el riesgo de que la región caiga en una trampa de débil dinamismo comercial, justo en el momento en que necesita alimentar un crecimiento económico más sólido e inclusivo.

Y ADEMÁS SUBEN OBSTÁCULOS COMERCIALES Las medidas restrictivas al comercio de productos que se aplicaron a los 164 países miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC) en el año transcurrido entre octubre de 2018 y el mismo mes de este año ascendieron a 746 mil 900 millones de dólares, la mayor cifra desde 2012, y una subida interanual de 27%.

Se estima que las medidas restrictivas tras la crisis financiera mundial de 2008 afectan a importaciones por valor de 1.5 billones de dólares, que representan 7.5% del total mundial. Estas medidas sumaron 102, aunque estas economías pusieron en marcha 120 dirigidas a facilitar los intercambios con el exterior.

*Fuente:https://www.milenio.com/