México es el el tercer HUB Logístico de América Latina

La industria logística es la columna vertebral para el desarrollo económico de México, pues está dedicada al movimiento de materiales y productos por todo el territorio. Sin embargo, la carencia de una mejor infraestructura es uno de los factores más problemáticos para los empresarios en el país. La falta de infraestructura ha incidido en los costos de las empresas, dice José Ruíz, socio de Asesoría en Cadena de Suministro y Compras de KPMG.

269

En el ranking Logistics Performance Index, del Banco Mundial, nuestro país se ubica en la posición 53 en el mundo, pero en la región de América Latina es uno de los más importantes, solo por debajo de Panamá y Chile.

Esto se debe, de acuerdo con el socio de KPMG, a que “México representa un hub importante en el continente, porque es el punto que une a América del Norte con Centro y Sudamérica”.

La Cámara Nacional del Autotransporte de Carga dice que más de la mitad de la carga comercial en México (56%) se mueve por carretera, pero la problemática más severa para las compañías es la falta de interconectividad entre el transporte terrestre, marítimo y ferroviario.

En promedio, las empresas destinan alrededor de 12.7% de sus ventas a solventar cuestiones de logística en México, mientras que en países como Reino Unido esta proporción baja a 7.3% y en Alemania es de 8.5%, según el reporte El negocio de almacenamiento en América del Norte 2018, de la consultora de investigación de mercados Armstrong & Associates.

En cuanto al costo de los productos, el precio promedio de logística de transporte se traduce en 30% del valor de los bienes a nivel mundial, pero en México puede ser hasta de 50%. Se estima que ese costo podría reducirse entre 25% y 35% con la infraestructura adecuada.

Para hacer frente a este problema, el gobierno mexicano construirá nueva infraestructura de conexión, como el Tren Maya y el Corredor Transístmico. Este último estaría terminado en siete años, de acuerdo con la Declaración de Impacto Ambiental del proyecto. Por su parte, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dice que la obra se concluirá en tres años.

La pregunta es: ¿lograrán estas obras mejorar la cadena logística de México?

Una red mejor conectada

En México la red logística está compuesta por 117 puertos marítimos, 393,471 kilómetros de carreteras, 27,000 kilómetros de líneas férreas, 76 aeropuertos, 46 puntos aduanales y 66 terminales intermodales. A esta infraestructura se sumarán los proyectos de López Obrador.

El Corredor Transístmico es considerado uno de los principales proyectos de infraestructura de la actual administración, ya que contempla no solo la construcción de un tren, sino también la instalación de 10 parques industriales y un gasoducto. De acuerdo con el titular del proyecto, Rafael Marín Mollinero, se invertirán 250,000 millones de pesos en esta obra, que ayudará a mejorar la red logística del país.

La necesidad de consolidar dos sistemas portuarios para mejorar la logística de transporte se detectó desde el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Durante la pasada administración se planteó conectar el Golfo y el Pacífico,a través de tres corredores económicos interoceánicos multimodales: el Corredor Económico del Norte, que contempla el puerto de Mazatlán hasta Matamoros y Altamira; el Corredor Económico del Centro, que comunica los puertos de Manzanillo y Lázaro Cárdenas con los de Tuxpan y Veracruz, y un tercero, el Corredor Multimodal Interoceánico o Trasístmico, que tiene como eje transversal el Istmo de Tehuantepec. Este último va del puerto de Salina Cruz a Coatzacoalcos y conecta a la región sur-sureste del país.

Para el presidente de la Cámara de Comercio de Canadá, Armando Ortega, estos corredores mejorarán la conectividad logística portuaria, ya que podrán interconectar a la región de América del Norte sin tener que pasar por Estados Unidos (EU). “Entre Canadá y México prácticamente no hay líneas directas de comercio exterior, todas pasan por EU”, dice Ortega.

Por su parte, Marín Mollinedo expone que el proyecto del Istmo de Tehuantepec va a permitir modernizar la infraestructura que ya se tiene, incluidos los puertos de Salina Cruz y Coatzacoalcos, y unirlos a través de una vía férrea. “Tenemos algunas ventajas con el canal de Panamá, en virtud de que estamos más cerca de Asia y de la Costa Este de EU”, dice.

Además, el funcionario añade que el gobierno federal quiere generar esta nueva ruta para que las empresas puedan tener acceso a prácticamente cualquier mercado del mundo.

Por su parte, Ruiz de KPMG espera que con esta nueva obra, la industria logística mantenga un crecimiento de entre 10 y 12%. “El sector ha tenido un crecimiento estable y esperamos que continúe con más inversiones”.

12%

de lasventas de las empresas se destinan para resolver cuestiones de logística en México

Tecnología de punta

Las empresas de logística necesitan cada vez más cobertura y eso demanda más inversiones, las cuales “se destinan a infraestructura de transporte, almacenamiento y tecnología para implementar sus procesos”, dice Ruiz.

Uno de los rubros en el que se espera más actividad es en el de almacenaje. De acuerdo con Lyman Daniels, presidente de CBRE México, la demanda de naves industriales aumentará 24% este año. En buena parte, esto se debe al Acuerdo Comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC). De acuerdo con la firma, 45% de estos nuevos espacios se destinarán a distribución y logística.

Por su parte, la empresa DHL Express México anunció que invertirá 300 mdd para incrementar la capacidad de sus Centros de Intercambio de Paquetes en Veracruz, Puebla y el Estado de México durante el periodo 2019-2024, donde esperan crear más de 3,500 empleos. Su competidora, FedEx, también tendrá 1,200 puntos de acceso nuevos en el país.

Sin embargo, el aspecto digital es clave para el crecimiento de la industria logística. “El sector demanda cada vez más eficiencia, van a entrar más jugadores. La única manera de hacerlo hoy es a través de herramientas digitales y conectividad”, dice Ruiz de KPMG.

Las tendencias son el e-commerce, los analytics, la multicanalidad y la agilidad en todos los procesos. La tasa de crecimiento que tiene el comercio electrónico en México ha sido de entre 43 y 46% anual, aunque cifras de FedEx apuntan que podría ser de entre 50 y 60%.

El auge del e-commerce generó la multicanalidad de las empresas de comercio detallista, que quieren llegar a grandes segmentos de la población. 

Asimismo, provoca que se generen alianzas con otras empresas de la industria logística, con el fin de que los clientes puedan adquirir sus productos en línea y recogerlos en la tienda o en su domicilio. Es el caso de Walmart al lanzar la estrategia on demand, donde sus clientes pueden recibir en un lapso de tres horas los productos que compren a través de internet.

La tienda de supermercados destinó 13% de la inversión de 20,013 millones de pesos que anunció este año, a distintos proyectos para mejorar la tecnología e infraestructura para e-Commerce. Esto incluye los dos centros de distribución que inauguró la compañía en Guadalajara, Jalisco y Nuevo León.

“Artículos que antes se entregaban en días, hoy pueden llegar al cliente en horas. Además existe la opción de seleccionar el servicio de pick up para recoger la mercancía en las 277 tiendas Walmart a nivel nacional”, señala el comunicado de la empresa.

De acuerdo con Gerhard Nowak, socio de Strategy de PwC, la industria de logística está experimentando un cambio tecnológico masivo, así como nuevos modelos de negocio. “Las entregas de los productos serán más eficientes en los próximos años, debido a la asignación automatizada y las soluciones de plataformas que reemplazarán las tareas administrativas que antes se hacían de forma manual, lo que permitirá un ahorro de 45% para 2030”, dice.

Finalmente, otra de las tendencias es que las cadenas de proveeduría y las herramientas electrónicas demandan una fuerte capacidad de análisis para poder predecir lo que va a suceder con el consumo.

Los sistemas de compra ya contienen algoritmos que detectan las tendencias de búsqueda de cada cliente de acuerdo con la cantidad de veces que entra a ver ciertos productos y el número de veces que le hace alguna modificación. Dependiendo de sus patrones de consulta la empresa ya puede predecir si está cerca de la compra o no.

Hoy, la infraestructura de transporte y las nuevas tecnologías están cambiando toda la cadena de las empresas de logística, por lo que el sector debe prepararse para responder a las nuevas necesidades de los consumidores mexicanos.

*Fuente: https://www.transporte.mx/