México y EU resolverán conflictos en alimentos de manera expedita

Los países socios del TLCAN tendrán que dar prioridad a solucionar sus diferencias comerciales en temas de sanidad alimentaria.

807

CIUDAD DE MÉXICO (Expansión) – México y Estados Unidos han acordado solucionar diferencias para el intercambio de productos agrícolas de manera expedita.

En el acuerdo al que llegaron ambos países, en busca de modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) quedó estipulado que en caso de que exista una diferencia en materia sanitaria y fitosanitaria, por el intercambio de bienes perecederos, los países involucrados den pronta solución.

“Por primera vez se dará prioridad a los países del TLCAN, para que en caso de que exista una diferencia en materia sanitaria y fitosanitaria, sea resuelta de manera prioritaria. Si hay un número importante de quejas en el escritorio de EU y hay alguna de México o Canadá, esta debe pasar primero”, informó Francisco Rosenzweig, socio de White & Case, y asesor del Cuarto de Junto en materia agrícola.

De acuerdo con el también ex subsecretario de Comercio Exterior, el objetivo es que no haya restricciones no arancelarias -como restringir el paso de mercancías por supuesto incumplimiento de regulaciones en materia sanitaria, un mal etiquetado o embalaje- y se logró este entendimiento para solucionar estas diferencias de manera ágil.

“Lo que va a haber son diálogos bilaterales entre las autoridades de agricultura para solucionar ese tipo de casos que puedan surgir, se va a tener un mecanismo ágil, más el diálogo permanente que se va a dar de manera bilateral”, dijo Rosenzweig.

Desde la perspectiva de Fernando Ruíz, director del Consejo Empresarial Mexicano de Comercio Exterior (Comce), la medida puede resultar conveniente, en vista de que el proteccionismo del gobierno estadounidense y en otros países, puede activar una ola de protecciones no arancelarias.

México y Estados Unidos han enfrentado diferencias de este tipo, como el cierre de fronteras para la importación de jitomate mexicano a Estados Unidos, porque supuestamente estaba provocando salmonella en 2008, o el rechazo de cargamentos de papas provenientes de EU a México por supuestas plagas apenas el año pasado.

Un caso emblemático es el que México enfrentó, cuando EU decidió no comprar atún mexicano por no contar con el etiquetado Dolphin Safe. Después de 10 años de disputas en la OMC se falló a favor de México. Otro caso es el del etiquetado ‘cool’ para el envío de res de México a territorio estadounidense.

Cabe destacar que también como parte de este acuerdo, ambos gobiernos acordaron en materia agrícola, continuar con el comercio libre de aranceles. Mientras, Canadá aún se resiste a abrir su sector lácteo.