Monitoreo de redes e Internet de las Cosas

Paessler busca transferir más de 20 años de experiencia en monitoreo de redes a futuros desarrollos tecnológicos, especialmente en Internet de las Cosas.

182

¿Cómo podemos en Paessler transferir más de 20 años de experiencia en monitoreo de redes a futuros desarrollos tecnológicos, especialmente en Internet de las Cosas (IoT)?, ¿Qué objetivos generales, hitos y métodos debo introducir desde una perspectiva de gestión?, y ¿Qué oportunidades específicas veo para Paessler? Como Chief Technology Officer (CTO) de una compañía de monitoreo que se ha convertido en un éxito en el sector clásico de TI, enfrenté muchos desafíos.
El Internet de las Cosas (IoT) se refiere a un nuevo panorama técnico donde los dispositivos están conectados y comparten información directamente con otros dispositivos. Eso permite interacciones prácticamente infinitas. En el ensayo de 1991 «La computadora para el Siglo XXI», el informático Mark Weiser utilizó el término computación ubicua para describir esta visión por primera vez. Su ensayo es el registro inaugural escrito de la idea actual de IoT; comienza con las palabras: “Las tecnologías más profundas son las que desaparecen. Se entretejen en el tejido de la vida cotidiana hasta que no se puedan distinguir de él”. Lo que sonó como una fantasía absoluta en 1991 se realizará por completo en la década de 2020.

Además de la idea de los numerosos dispositivos virtualmente invisibles que existen a nuestro alrededor para simplificar nuestras vidas, IoT se basa en la idea de una red integral. Por esta razón, el plural en Internet de las Cosas puede parecer engañoso. En última instancia, todo se conecta, muchos se vuelven uno y sólo queda esta cosa invisible. Ese es el objetivo omnipresente.

Paessler se hizo conocido por su software de monitoreo PRTG. Por un lado, nos sentimos predestinados a transferir nuestra experiencia y conocimientos técnicos a aplicaciones para IoT. Por otro lado, somos conscientes del esfuerzo y la incertidumbre que caracteriza a un mercado nuevo, al que aún no se ha ingresado.

Es precisamente por eso que me intriga, es provocativo y gratificante trabajar en algo completamente nuevo. Y si uno necesita una persuasión final de por qué IoT ciertamente cambiará nuestras vidas para mejor, permítanme nuevamente hacer referencia al ensayo anterior de Mark Weiser, que termina con las palabras: “Las computadoras más importantes y ubicuas ayudarán a superar el problema de la sobrecarga de información. Hay más información disponible a nuestro alcance durante un paseo por el bosque que en cualquier sistema informático, sin embargo, la gente encuentra un paseo entre los árboles relajante y las computadoras frustrantes. Las máquinas que se ajustan al entorno humano, en lugar de obligar a los humanos a entrar en el suyo, harán que usar una computadora sea tan relajante como caminar por el bosque.”

Todos conocemos el concepto y la herramienta de gestión  «Golden Circle» creada por Simon Sinek. Las empresas mediocres primero se orientan en el qué, es decir, qué hacer para alcanzar la meta; las buenas empresas primero preguntan sobre el cómo, es decir, cómo desean alcanzar la meta. Y las compañías excelentes primero miran el por qué, la gran razón que subyace en todo. ¿Por qué deberías lograr tu objetivo en primer lugar? ¿Cuál es el beneficio en el panorama general?

No debe subestimarse la importancia de que lo que sea que quieran trabajar en el futuro, ya sea una solución para IoT u otra cosa, corresponde a este por qué. Hasta cierto punto, lo siguiente también se trata de eso.

El efecto compuesto

Si comienza a ser emprendedor en el campo de IoT en 2019, debe observar los cinco segmentos de una cadena de valor típica de IoT. Estos son:

1.    Objetos (… que pueden conectarse entre sí a través de Internet)
2.    Traducción (… que se refiere a redes que administran datos a través de dispositivos)
3.    Conectividad (… que se refiere a la conexión de sensores a Internet)
4.    Plataformas (… que conectan los sensores, permitiendo un fácil monitoreo)
5.    Aplicaciones (… desde ERP hasta CRM, SCM y soluciones analíticas)

Pero para toda su consideración, debe tener en cuenta: IoT está creciendo rápidamente. Y es más que una simple oportunidad de mercado. Se proyecta que la base instalada total de dispositivos conectados a IoT ascenderá a 75,440 millones en todo el mundo para 2025, un aumento de cinco veces en 10 años. Hay mucha incertidumbre sobre la dirección exacta de los detalles de este viaje tecnológico que, desde la perspectiva de un CTO, me presenta un serio acto de equilibrio. En 2019, debo tomar decisiones para el futuro sin descuidar las demandas del presente. Debo transferir valores empíricos del sector clásico de TI a un mercado que aún no existe.

Por supuesto, es crucial seleccionar los objetivos generales correctos. La elección debe guiarse por un efecto compuesto, por lo que ya conoce bien, por la experiencia de sus equipos de desarrollo y empleados. Si se producen cambios y transformaciones, deben explicarse y ejemplificarse. Lo mejor como una tarea recurrente de su propia lista de tareas pendientes. Cambiar la excelencia equivale a una cultura exitosa. Tampoco es una tarea recurrente en el trabajo, sino una capacidad estratégica vital para empresas de todo tipo y tamaño.

Actualmente, se ejecutan de 5 a 10 procesos de cambio simultáneamente en muchas empresas. Sin embargo, la mayoría de los proyectos de cambio fracasan, y sólo unos pocos gestionan el cambio con éxito. Todos los que ya hayan roto una buena resolución de Año Nuevo sabrán la razón. El cambio debe ser ritualizado y hecho concretamente. Ya sea a través de métodos como OKR, Scrum o varios sistemas de agilidad. Todos en la empresa deben internalizar el hecho de que el cambio está a la orden del día y que lo que debe cambiarse, la gran tarea general, puede dividirse en elementos más pequeños que sean factibles para todos.

En Paessler reconocimos hace muchos años que prácticamente todo el mundo puede ser monitoreado. Al mismo tiempo, nos dimos cuenta de que cada vez habrá menos administradores trabajando al 100% en las instalaciones, mientras que Edge se vuelve cada vez más importante. Los flujos de datos quieren ser procesados de manera que ahorren recursos, al menos parcialmente en el acto, por ejemplo, directamente dentro de una fábrica, pero aún deben beneficiarse de las ventajas de la Nube. Luego nos dimos cuenta de que a través del desarrollo y la evolución continua de PRTG, hemos ganado y seguiremos ganando mucha experiencia transferible, especialmente en análisis de datos, alertas y paneles de control potentes.

El poder del ahora
Una vez que hayas determinado que podrías tener una solución para Internet de las Cosas, todo se vuelve concreto y vago al mismo tiempo. Algunas preguntas concretas y prácticas que deben hacerse: ¿Qué tan grande es mi red de socios? ¿Cuán compatible es mi posible solución? ¿Cuántas implementaciones de aplicaciones hay?

Algo que al principio puede parecer no tan efectivo es la prueba de varios procesos. En Paessler, incluso llegamos hasta desarrollar por completo un posible producto y enviarlo a través de todas las etapas de planificación del producto.

Sabíamos que el monitoreo exhaustivo de los sistemas fotovoltaicos no era exactamente lo que se puede llamar un océano azul. Sin embargo, hemos estado disfrutando de un nuevo sistema fotovoltaico en nuestro techo durante algunos meses y, como expertos en monitoreo, no pudimos evitar monitorear la salida de potencia con la mayor precisión posible, incluida una excelente visualización y detección de anomalías.

Desarrollamos un Producto Mínimo Viable (MVP) para usarlo en nuestro sistema fotovoltaico. Estaba separado de PRTG y se desarrolló a través de un enfoque multifuncional con un equipo interdisciplinario. Discutimos el posible lanzamiento de un producto, hicimos un análisis de mercado y observamos qué considerar en precios y marketing. A partir de esto, reunimos una valiosa experiencia que no tiene precio para las innovaciones futuras.
Lo que toda empresa debería preguntarse, y lo que, en cierto sentido, constituye el Poder del Ahora, son las siguientes 4 preguntas:

1.    ¿Dónde estamos en nuestro viaje? ¿Tenemos el potencial de crear algo nuevo?
2.    ¿Tenemos algo que no resuelve ningún problema? Si es así, ¿podemos separarnos de él?
3.    ¿Cuáles son las fortalezas de los productos existentes?
4.    ¿Cómo diseñamos los procesos para construir y vender un nuevo producto?

El segundo punto no debe ser descuidado. Porque, así como tiene sentido ritualizar el cambio, es aconsejable desarrollar una cierta crítica sobre qué procesos, reuniones o incluso productos deberían recibir menos o ninguna atención en el futuro. Esto abre nuevas perspectivas.

A través de todas estas consideraciones, hemos aprendido gradualmente a comprender el mercado de IoT. Nos hemos dado cuenta de que lo último que buscan los clientes comerciales es un dispositivo todo en uno adecuado para cada propósito. Los desafíos y las demandas de los clientes industriales son demasiado múltiples para que un producto así los satisfaga. Vemos una gran demanda en el mercado de una solución nativa en la Nube, que se pueda expandir y adaptar fácilmente.

Espero que estas reflexiones hayan sido útiles y den una impresión de cómo nosotros en Paessler estamos viviendo el cambio y tratamos de encontrar nuevas soluciones con una mezcla equilibrada de humildad y valentía. Y particularmente, porque estas consideraciones y valores empíricos están escritos desde el punto de vista de un CTO, es importante para mí enfatizar a modo de conclusión: los negocios son un deporte de equipo. No es sólo una persona.

*Fuente: http://www.logisticamx.enfasis.com/