La UE propone acumular origen en el TLCUEM

La acumulación permite a los productores de un país proveerse de insumos de terceros países con los que tienen acuerdos comerciales sin perder la condición de originarios.

2575

La Unión Europea (UE) propuso acumular origen en las reglas de contenido regional como parte de la renegociación del Tratado de Libre Comercio que opera con México (TLCUEM). Esta semana inició la novena ronda de renegociaciones en la Ciudad de México. La Secretaría de Economía ha señalado que prevén que este mes se cierren las renegociaciones.

La acumulación permite a los productores de una nación proveerse de partes e insumos de terceros países con los que tienen acuerdos comerciales comunes sin que pierdan la condición de originarios.

 

México y la Unión Europea operan tratados de libre comercio, por separado, con Canadá; la Asociación Europea de Libre Comercio, conformada por Suiza, Noruega, Liechtenstein y Finlandia, y América Central (Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá).

Para hacer efectiva la acumulación de origen, México y la Unión Europea deben especificar los países o regiones en las que aplicaría esa disposición, como parte de la actualización del TLCUEM. Al fijar su posición, la Cámara Americana de Comercio (AmCham) opinó que el lenguaje propuesto por la Comisión Europea sobre “acumulación de origen” debe ser bienvenido, incluyendo disposiciones sobre acumulación que apoyan la realidad económica de las cadenas de valor mundiales.

La Comisión Europea planteó en su propuesta de inicio que algunas operaciones son insuficientes en su elaboración o transformación para conferirles la condición de productos originarios, como la colocación simple en botellas, latas y frascos; empaquetado simple; colocación o impresión de marcas, etiquetas y logotipos; mezcla simple de productos, o montaje simple de partes para constituir un artículo completo, entre otras actividades. Desde la perspectiva de la AmCham, la propuesta es en especial relevante para México, que está altamente integrado en la economía de América del Norte.

A través de la modernización del TLCUEM, con base en el Reporte de Visión Conjunta, México busca desarrollar posibles esquemas de acumulación regional en sectores de interés mutuo, dado que la Unión Europea y México cuentan con una red de acuerdos comerciales y socios en común en América Latina. De todos los tratados de libre comercio que tiene México, únicamente en el de Centroamérica se encuentra en operación la acumulación de origen, la cual es aplicable sólo para el sector textil y de la confección.

La lista de negociaciones bilaterales en curso y previstas para los próximos años de la UE es una de las más ambiciosas del mundo y abarca interlocutores como Japón, México, el Mercosur, la India, varios países del Asia Suroriental (ASEAN), Marruecos, Turquía, Australia, Nueva Zelanda y Chile. En julio del 2017, Japón y la UE informaron que alcanzaron a resolver las últimas diferencias generales para pactar un Acuerdo de Asociación Económica (EPA), el cual preveían firmar en unos meses, pero aún no ocurre.

LOS AVANCES

  • En la sexta ronda de negociaciones se concluyeron los capítulos de pequeñas y medianas empresas y competencia
  • En la séptima ronda se cerraron los capítulos de transparencia, medidas sanitarias y fitosanitarias, buenas prácticas regulatorias y comercio y desarrollo sostenible
  • Los temas más controversiales han sido los de indicaciones geográficas, apertura de bienes agrícolas y pecuarios, reglas de origen y mecanismos de resolución de controversias
  • La novena ronda inició este lunes y concluirá el 22 de febrero, en la CDMX
  • México y la Unión Europea han buscado desde la séptima ronda alcanzar un acuerdo en principio, con el que pacten los principales temas de la negociación.