Ejecutivos de Finanzas celebran Acuerdo para Fortalecimiento Económico

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) celebró el anuncio del Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar.

611

El Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) celebró el anuncio del Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar, pero consideró necesario sumar más elementos para enfrentar los retos como país.
En un comunicado firmado por la presidente nacional del IMEF, Adriana Berrocal González, el organismo destaca el llamado a la unidad de todos los sectores de la sociedad para que prevalezca la gobernabilidad y la estabilidad económica.
Lo anterior, dijo, debido a que son factores determinantes para enfrentar la volatilidad de los mercados y la incertidumbre que prevalece por la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos.
En tanto, con base a los análisis preliminares de los comités técnicos del IMEF, señala que el alza en el precio de las gasolinas tendrá un impacto de alrededor de 60 puntos base (0.6 por ciento) en la inflación de la primera quincena de enero.
Al respecto, los especialistas en materia energética y fiscal del mismo Instituto mencionaron la necesidad de ajustar los precios de los combustibles en México, como parte del proceso de liberalización de este mercado, el cual traerá beneficios a largo plazo.
En ese contexto, el Instituto exhortó a que desde el gobierno federal se realice un programa de austeridad del gasto que considere la disminución de dependencias, programas superfluos y gasto corriente, acompañado de un frontal combate a la corrupción y su impunidad.
Entre las medidas que considera necesarias para dar verdadera certeza a la ciudadanía, señala que dicho plan de austeridad debe enfocarse a acciones que limiten o cancelen “gastos dispendiosos y prescindibles”.
Entre los anteriores, el IMEF enumeró los servicios de telefonía celular y la compra y serviciode automóviles en todo el aparato administrativo gubernamental, así como la compactación física de espacios de las oficinas gubernamentales y eliminación de oficinas privadas para funcionarios que no lo requieran.
Además, consideró la liberación de inmuebles en arrendamiento y la limitación del horario de trabajo en todas las dependencias gubernamentales y a todos los niveles, para que así el ajuste sea congruente con la coyuntura.