IMEF pide al gobierno federal implementar plan serio de austeridad

Éste debe estar enfocado a acciones que limiten o cancelen de manera inmediata “gastos dispendiosos y prescindibles”, demandó el Instituto

211

l Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF) exigió la eliminación de la compra de los automóviles, el pago del servicio de telefonía, así como limitar los horarios y compactar los espacios de trabajo de los funcionarios del gobierno de Enrique Peña Nieto.

“Exhortamos a implementar desde el gobierno federal un serio programa de austeridad del gasto que contemple la disminución de dependencias, programas superfluos y gasto corriente que permee hacia los tres niveles de gobierno, acompañado de un frontal combate a la corrupción y su impunidad”, demandó el órgano empresarial.

El IMEF recibió bien el anuncio del Acuerdo para el Fortalecimiento Económico y la Protección de la Economía Familiar propuesto por el gobierno de Peña Nieto, así como eras algo relevante por la unidad de todos los sectores de la sociedad para que prevalezca la gobernabilidad y la estabilidad económica, factores determinantes para enfrentar la volatilidad de los mercados y la incertidumbre que prevalece por la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos.

Demandó medidas específicas que brinden certeza a la ciudadanía de un verdadero plan de austeridad, enfocado a acciones que limiten o cancelen de manera inmediata “gastos dispendiosos y prescindibles”.

Se deben cancelar los servicios de telefonía celular en todo el aparato administrativo gubernamental, así como la compra y servicio de automóviles destinados a todos los niveles del aparato gubernamental, manifestó.

Se necesita una compactación física de espacios de las oficinas gubernamentales y eliminación de oficinas privadas para funcionarios que no lo requieran, la liberación de inmuebles en arrendamiento y limitación del horario de trabajo en todas las dependencias gubernamentales y a todos los niveles.

“Dicho plan de austeridad deberá estar acompañado de transparencia de información para dar seguimiento a su cabal cumplimiento”, enfatizó.

El órgano de ejecutivos recordó que México enfrenta circunstancias adversas, tanto internas como externas, que han estado presentes, previo al proceso de elecciones de Estados Unidos y del triunfo electoral de Donald Trump.

Al inicio de 2016, el Comité Nacional de Estudios Económicos del IMEF ya pronosticaba la desaceleración de la economía nacional con sus revisiones a la baja de las perspectivas económicas, además de que nuestros Indicadores así lo han estado confirmando.

“De acuerdo a los resultados más recientes, en diciembre de 2016, tanto el Indicador IMEF Manufacturero como el No manufacturero se ubicaron por abajo de los 50 puntos, es decir, en terreno de contracción económica”, concluyó