Impacta canal ampliado de Panamá en comercio mundial

El impacto en el comercio mundial del Canal de Panamá ampliado, pronosticado por especialistas, se demuestra con los 850 megabuques que hasta la fecha hicieron la ruta y los récords consecutivos de carga diaria.

14310

En febrero pasado, mil 180 travesías establecieron una nueva marca diaria de 1,18 millones de toneladas métricas de mercancías que atravesaron el Istmo y batió otras dos consecutivas en los meses de diciembre y enero recientes, según estadísticas de la Autoridad del Canal (ACP).

‘Este nuevo récord demuestra que el Canal ampliado continua potenciando el comercio marítimo mundial y ofreciendo nuevas oportunidades de crecimiento, tanto a nuestros clientes como a los puertos de destino de la carga en otros países’, afirmó Jorge Luis Quijano, administrador de la ACP.

La nueva instalación incentivó que el 53 por ciento de los contenedores pasen por la vía, además de la incorporación como clientes de al menos 11 líneas marítimas, entre ellas algunas dedicadas al traslado de gas licuado de petróleo y natural licuado.

Tanqueros, graneleros y otros de gran porte también aprovechan el cruce trasantlántico, como hizo en septiembre pasado el portavehículos más grande del mundo, el noruego Höegh Target, con capacidad para ocho mil 500 autos, que pasó sin novedad a pesar de sus 200 metros de eslora (largo) y 36 de manga (ancho).

La ACP anunció además, que en abril próximo se programa la travesía del primer crucero con capacidad para cuatro mil pasajeros, cuyas dimensiones no permitía su paso por las compuertas centenarias del Canal, por donde cada año cientos de veleros de ese tipo tienen a la ruta como parte de su oferta turística.

Las nuevas esclusas abrieron el paso a embarcaciones de hasta 366 metros de eslora, 49 de manga, 15,2 de calado (parte sumergida del casco) en línea flotación tropical (agua dulce) y capacidad para transportar 12 mil TEU´s (contenedores de seis metros), conocidos como NeoPanamax o PostPanamax.

Criterios técnicos consideraron inseguro el diseño de la instalación que no utiliza las tradicionales ‘mulas’ o carros de ferrocarril para mantener a los barcos en el centro de la cámara, mientras las actuales solo utilizan remolcadores con ese fin, lo cual presuntamente era un peligro para la operación.

Pero un resultado diferente logró, hasta el momento, la extrema seguridad de los tránsitos de los NeoPanamax, auxiliados por remolcadores a lo largo de su navegación de océano a océano, y adicionalmente amarran al buque a tierra durante el llenado y vaciado de las esclusas.