La balanza comercial sigue favoreciendo a México aunque le pese a Trump

Desde 2016, la relación comercial entre Estados Unidos y México comenzó a tener algunos deslices.

1112

El comercio entre ambas naciones se fue deteriorando a causa de la reducción del volumen en exportaciones petroleras de México a Estados Unidos. Por ello, durante ese período, los negocios entre los dos países redujo (-)1.4 por ciento.

El inicio de 2017 rompió de forma dominante con estas trabas. A pesar de la tensión en sus relaciones, el clima económico entre ambas naciones se tornó mucho más positivo durante el primer mes del año. El intercambio comercial entre Estados Unidos y México alcanzó los 43 mil 16 millones de dólares durante enero, un aumento de 6.2 por ciento comparado con el mismo mes de 2016, cuando se comercializaron 40 mil 466.5 millones.

Las exportaciones de México hacia la nación vecina cubrió en total 23 mil 482 millones de dólares, consiguiendo un aumento de 4.8 por ciento respecto al primer mes de 2016. No obstante, Estados Unidos vendió a México aproximadamente 19 mil 534 millones de dólares, lo que significó un incremento de 8.1 por ciento en comparación con el mismo período.

Con esto, el superávit comercial de México sobre Estados Unidos, que significa la ganancia de exportaciones sobre importaciones, se ubicó en cuatro mil 292 millones de dólares durante el primer mes del año. La principal fuente económica para que el país llegara a estos resultados fue el incremento del 40 por ciento en los ingresos petroleros de México en el mercado estadounidense.

Del otro lado del charco la historia fue diferente. Estados Unidos inició el año perdiendo más de lo que ganó en cuanto a exportaciones e importaciones, siendo este primer mes del año, uno de los más difíciles en su historia reciente. Su déficit comercial incrementó durante enero pasado 9.6 por ciento y se situó en 48 mil 500 millones de dólares. Este es su mayor nivel en casi cinco años, después del de 50 mil 200 millones en marzo del 2012.

El Gobierno de Donald Trump ha hecho un llamado desde el inicio de su período por regular el déficit de Estados Unidos. Sin embargo, la cantidad elevada de importaciones se debe principalmente al gasto del consumidor norteamericano, quien ante la fortaleza del dólar sobre otras monedas en el mundo, ha aumentado su demanda por adquirir más productos de otras regiones.