Inversión en sector automotor no se detendrá: INA

Recursos continuarán llegando para abastecer plantas de Toyota y de Nissan-Daimler; la mayoría son de origen alemán y japonés.

627

La renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte no detendrá las inversiones en el sector automotriz, puesto que para el 2017 y el 2018, la Industria Nacional de Autopartes (INA) invertirá 1,300 millones de dólares para atender a las armadoras que en el último año se instalaron, como Toyota y Mercedes Benz.

Así lo anunció Óscar Albín, presidente de la INA, al precisar que el sector implementará una nueva estrategia de compras y diversificación del abanico de proveedores con las distintas marcas automotrices. Esto es, dijo: “Romper esos círculos de que los japoneses sólo compran a los japoneses o los alemanes les compran a sus empresas alemanas; tenemos que romper ese círculo y que puedan comprar japoneses a alemanes y viceversa”.

Al anunciar el evento de INA Paace Automechanika México 2017 (feria automotriz más importante de México y Centroamérica) a realizarse en junio próximo, el directivo ejecutivo refirió que las Cámaras de Comercio de Alemania y la Japonesa (Jetro), vincularán a las armadoras como Mazda y Honda con las autoparteras alemanas.

Con respecto a la incertidumbre que ha originado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el líder de las autopartes sostuvo que las inversiones se mantendrán en México, porque el nuevo capital será en japonés, en mayor proporción, así como europeo, para atender a sus plantas armadoras.

“Toda la industria automotriz y de autopartes ya tiene una conformación, una línea de ensamble que va a seguir manteniéndose, algo que es imposible de conceptuar es que por ejemplo, si en México se produce un caliper (calibrador) de freno y se instala en un automóvil Ford, esta fábrica de calipers por situación del border tax (impuesto fronterizo) o por fracciones arancelarias tuviera que moverse a Estados Unidos”, explicó.

Abundó que empresas como Ford, GM, o la que sea, no tienen capacidad de desarrollar, aprobar y poner en punto otra línea de la que está ya aprobada.

Óscar Albín rechazó que las líneas de producción se modifiquen o trasladen de país, porque no existen los recursos humanos para recalificar toda la producción. Quizá sería sencillo el tema de la infraestructura, pero la certificación de la nueva línea, del entrenamiento del nuevo personal es imposible. “No puedes rehacer lo ya hecho y para la máquina no se tiene capacidad de duplicar”. Destacó que 75% de las autopartes mexicanas termina en una fábrica de Estados Unidos, no son las empresas de México sino la de EU nuestros principales clientes.