Hubo más de 500 reuniones de negocios internacionales

El sector internacional de la muestra recibió a trece compradores de diferentes países, y además hubo encuentros virtuales.

3620

Uno de los atractivos principales de Expoagro para las empresas del sector agroindustrial es la posibilidad de iniciar provechosos contactos comerciales, tanto a nivel local como en el plano internacional. Este año, la vocación global de las empresas se hizo patente en las rondas de negocios internacionales, que se multiplicaron respecto de las de los últimos años.

“Voy a comprar maquinaria por un millón o diez millones de dólares. Aún no lo sé. Depende de la oferta”, dijo el importador australiano Peter Chilwel, fundador de la firma Land Point Holdings. “Este país tiene una agroindustria sólida y precios competitivos. Los proveedores de Asia ofrecen opciones más económicas pero la calidad argentina es superior”, dijo. Chilwel fue uno de los 13 compradores de diferentes países que llegaron hasta San Nicolás para participar de las rondas, que este año, por primera vez contaron con el apoyo de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI), el Ministerio de Agroindustria de la Nación y las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. Como al australiano, se pudo ver, por ejemplo, al neozelandes Robert Sharkie y a la ucraniana Tetiana Lomaha reunidos con empresarios locales.

Este año, además, las rondas sumaron la posibilidad de hacer reuniones virtuales por Skype desde tres salas especialmente equipadas. Fue así como, desde Bogotá, Paola Mendoza intercambió con seis empresarios argentinos que ella misma había preseleccionado en la base de contactos entregada por la Dirección de Promoción de Exportaciones de la provincia de Buenos Aires, organizadora de la ronda de negocios virtual.

Mendoza representa a la sociedad Colvazca, especializada en la cooperación humanitaria en Cuba y Haití, y mostró un interés especial en los equipos de ordeñe mecánico fabricados por la empresa Indargom, así como por las fertilizadoras de la empresa SR Industrias Metalúrgicas, del municipio de Colón. Dialogó largos minutos con Matías Zárate, el técnico de la firma, quién le propuso además de los equipos el servicio de uso y mantenimiento para los encargados, los respuestos y hasta la puesta a punto in situ de esa máquina fertilizadora con el fin de adaptarla a los suelos caribeños. “Ya lo hemos hecho en Venezuela -dijo Zárate durante la conversación telefónica-. Apenas cortamos, te mando los precios FOB, el catálogo y luego pulimos los detalles de acuerdo a los pedidos de tus clientes”.

En total, según los datos preliminares, se realizaron algo más de 500 reuniones entre las virtuales y las presenciales. De esta manera, Expoagro fue un fiel reflejo del nuevo escenario comercial que se plantea para la agroindustria.