Buenos datos en comercio exterior

En septiembre del 2016, la Organización Mundial del Comercio (OMC) difundió un comunicado por el que daba a conocer que había revisado su pronóstico sobre la tasa de crecimiento del comercio mundial para ese año, con lo que estimaba que el 2016 cerraría con una tasa de crecimiento del comercio de 1.7%, contra una tasa estimada en abril del 2016 de 2.8 por ciento.

3447

En septiembre del 2016, la Organización Mundial del Comercio (OMC) difundió un comunicado por el que daba a conocer que había revisado su pronóstico sobre la tasa de crecimiento del comercio mundial para ese año, con lo que estimaba que el 2016 cerraría con una tasa de crecimiento del comercio de 1.7%, contra una tasa estimada en abril del 2016 de 2.8 por ciento. El comunicado no sólo arrojaba este desalentador dato, sino que además apuntaba a que el 2016 representaría la primera vez en un periodo de 15 años en que la relación entre la tasa de crecimiento del comercio mundial y la tasa de crecimiento del PIB mundial se ubicaría por debajo de 1, es decir, que sería la primera vez en 15 años que el PIB mundial crecería más que el comercio mundial.

Lo preocupante de esos indicadores es que, de acuerdo con la propia OMC, en el largo plazo el comercio mundial ha crecido a una tasa 1.5 veces la del PIB mundial, es decir, que el comercio crecía más rápido que el producto. Este mal desempeño del comercio mundial en el 2016 ocurrió justo en medio del debate sobre el Brexit en el Reino Unido y la campaña presidencial en los Estados Unidos, procesos en los que surgieron y se consolidaron posturas proteccionistas que vinculaban, infundadamente, el mal desempeño en el plano laboral de algunos sectores específicos de esas economías con el libre comercio y la presencia en esos países de fuerza laboral migrante.

Si bien es cierto que esas posturas proteccionistas siguen ahí, también es cierto que todo indica que el comercio mundial está mostrando un mejor desempeño en estos primeros meses del 2017 que lo observado en el mismo periodo del 2016. Por ejemplo, de acuerdo con datos publicados por el Inegi, las exportaciones de México mostraron un incremento de 8.9% para el primer bimestre del 2017, en comparación con el primer bimestre del 2016. Por su parte, Estados Unidos presentó un comportamiento similar, con un incremento de 8.3% en el mismo periodo.

Por otro lado, un artículo de la revista británica The Economist, de marzo de este año, ilustraba el buen desempeño del comercio mundial para este año, con la tasa de crecimiento que mostraron tan sólo para el mes de febrero las exportaciones de Corea del Sur, que crecieron a un 20 por ciento.

Así que los primeros indicios del 2017 apuntan a que este año se observarán mejores indicadores para el comercio mundial, lo que además se da en un contexto en el que varios países empiezan a mostrar una mejor recuperación en sus niveles de ingreso y de producción frente a los niveles que se observaban previo a la grave crisis del 2009. En el plano laboral, tanto México como Estados Unidos han venido mostrando un muy buen desempeño, a pesar de que algunos no lo quieran reconocer en el caso de nuestro país. En México, las cifras de creación de empleos para el primer trimestre significaron la mayor tasa de crecimiento desde el 2006, mientras que en Estados Unidos, si bien en marzo no se crearon tantos empleos como se estimaba, sí se tradujo en una racha de 78 meses consecutivos con creación de empleos.

Así que, aunque a nivel mundial la productividad y los salarios aún no muestran una recuperación como sí lo están haciendo el comercio mundial, los empleos e incluso la producción, estoy convencido de que podemos hablar de que estamos por salir de ese odioso periodo de crisis en el que nos sumergimos como resultado de la crisis financiera desatada en los Estados Unidos en el 2008. El comercio, por lo pronto, se recupera.