OMI un paso más para resolver el problema de la aplicación del límite de azufre del bunkering

Propuesta busca que Estados de los puertos de recalada puedan fiscalizar cumplimiento de la norma

3638

Más de un año después de anunciar su límite global de azufre al 0,5% en el bunkering y que comenzará a regir en 2020, la Organización Marítima Internacional dio un primer paso para ayudar a los Estados miembros a hacer efectivo el cumplimiento de la norma, informó Platts.

Cabe consignar que la norma reduce el mínimo de contenido de azufre en los combustibles marinos de un 3,5% al 0,5%, obligando a la mayoría de los armadores a utilizar alternativas más limpias y más caras o a invertir en equipos de depuración de emisiones para instalar en cada buque.

La OMI anunció la medida en octubre de 2016, pero desde entonces ha dado poca orientación sobre cómo debería implementarse. La OMI no tiene poderes propios de fiscalización, y en aguas internacionales dependerá de los Estados en los cuales los buques están registrados cuando se implementen las normativas.

Esto ha llevado a la preocupación respecto a que el incumplimiento del límite de azufre se generalice en 2020, ya que los propietarios de buques menos escrupulosos ignorarán las nuevas normas siempre que sea posible como medio para reducir los costos. Algunos en la industria del bunkering han pronosticado que los precios del combustible marino que cumplan la normativa del 0,5% de azufre podrían ser US$400/mt más caros que el fuel oil convencional en 2020, lo que implicaría un fuerte incentivo financiero para romper las reglas.

En una encuesta de S & P Global Platts durante el evento London International Shipping Week realizado en septiembre de 2017, el 27% de los encuestados dijo que esperaba ver entre 40 y 60 millones de toneladas anuales de demanda de combustible no adaptado a la normativa en 2020. Otro 27% dijo que esperaba ver entre 20 y 40 millones de toneladas/ anuales de demanda de producto fuera de norma.

Proyectan nueva medida

Pero lo anterior puede cambiar después de la reunión efectuada del Subcomité de Prevención y Respuesta de la Pollution (PPR, por su sigla en inglés) de la OMI. Al final de una reunión que se extendió una semana en Londres, los delegados de PPR recomendaron el 9 de febrero un plan para prohibir el transporte de combustibles marinos fuera de norma en tanques de combustible en los buques equipados que no cuenten con depuradores.

La propuesta pasará ahora a la próxima reunión del comité de protección del medio marino (MEPC) en abril para su aprobación o rechazo provisional, antes de pasar a la siguiente reunión del MEPC para su adopción. Si tiene éxito, la medida entraría en vigor en marzo de 2020, solo unos meses después de que se imponga el nuevo límite de azufre.

La propuesta podría eliminar gran parte de la posibilidad de incumplimiento de un golpe al facultar a los Estados de las autoridades portuarias correspondientes para que puedan hacer más a favor de la aplicación de la normativa. En las condiciones actuales, una autoridad portuaria que detectase a un buque que abandona sus aguas territoriales con bunkering insuficiente para su viaje en 2020 no puede hacer nada más que contactar al Estado del cual la nave porta bandera para notificarlo del hecho, situación en la que pocos esperarían que el Estado responsable asumiera una actitud proactiva para dar seguimiento a estas notificaciones.

Sin embrago, la recomendación del Subcomité PPR permitiría al Estado de la autoridad portuaria correspondiente registrar el buque y enjuiciar a sus operadores si se detectara a algún combustible fuera de norma en el tanque de combustible de un buque, independientemente de si ese buque hubiese estado o no utilizando el combustible en sus aguas territoriales.

Eso dejaría a un buque que hubiese planeando ignorar el límite máximo de azufre con dos opciones: Aceptar un juicio o evitar por completo cualquier puerto donde fuese probable que se fiscalice al buque. Ninguna de ambas opciones sería posible para la mayoría de la flota global.

El éxito de la medida dependerá ahora de los Estados miembros en las próximas dos reuniones del MEPC, lo que permitirá su adopción, lo que aún no es seguro. Pero dado que el MEPC previamente aceptó la imposición del límite máximo de azufre, será difícil ahora rechazar una propuesta para implementarlo de manera efectiva.