Diseño de la cadena de suministro, clave para competir.

El directivo explicó que en el país cada vez son más las empresas que cuentan con Sistemas de Administración de Inventarios como (WMS, por sus siglas en inglés) o los Sistemas de Gestión de Transporte (TMS)

2235

Contar con un sistema que ayude a las empresas a optimizar sus actividades en la cadena de suministro, como es el caso de los inventarios en la nube, se ha convertido en un valor agregado para las empresas y poco a poco en un requerimiento para ser más competitivas.

“El reto más grande que ahora vemos es que los ejecutivos están haciendo este cambio de paradigma para entender que necesitan soluciones estratégicas que les ayuden a la toma de decisiones. Por muchos años, los ejecutivos logísticos han estado enfocados a solucionar problemas de su operación”, comentó Omar Velázquez, Director de ventas y desarrollador de nuevos negocios para Llamasoft en México, a T21.

El directivo explicó que en el país cada vez son más las empresas que cuentan con Sistemas de Administración de Inventarios como (WMS, por sus siglas en inglés) o los Sistemas de Gestión de Transporte (TMS), sin embargo esta tendencia avanza rápidamente y aquellas compañías con grandes responsabilidades logísticas requieren actualizarse con la mejor planeación y la más alta tecnología.

Explicó que desde la firma que representa existe una plataforma más actualizada en la prevención de escenarios y riesgos pueden reducir los costos de operación.

“Somos una compañía enfocada a ayudar a las empresas a implementar la práctica de diseño de cadena de suministro, esto significa darle a las compañías la posibilidad de representar virtualmente su cadena de suministro para que a partir de ahí comiencen a identificar ineficiencias encontrar ahorros y el balance entre costo, servicio y riesgos”, destacó.

Omar Velázquez dijo que algunas de las firmas que ya se apoyan con el programa de optimización de cadena de suministro de Llamasoft son Kellogg’sBachocoSolísticaUnilever, Walmart, entre otras.

“Si una empresa no tiene anticipado un incremento de los combustibles, por ejemplo, lo que pasaría es que terminaría incurriendo en costos altísimos. Siempre existen alternativas en términos logísticos. Cuando una empresa está preparada es posible que pueda encontrar alternativas más rentables como una entrega por vehículo o vía ferroviaria, las compañías no pueden controlar esto, lo que sí puede hacer es prepararse ante estos cambios”, detalló.

Los focos rojos que detonan que es necesario hacer una revisión siempre son temas de servicio, costos, inventarios altos, “cuando una empresa detecta que hay algo que se puede mejorar, es necesario replantearse si la forma como están operando es la más eficiente y es importante hacer una reevaluación de nuestro diseño y cadena de suministro para encontrar áreas de mejora”, concluyó.