Veracruz, el renacimiento del gigante: en espera del primer buque

El nuevo puerto duplicará su capacidad para recibir barcos que no pasan por el Canal de Panamá

2027

Xóchitl Bárcenas

A más de tres años del inicio de su construcción, el nuevo puerto de Veracruz está listo para recibir al primer buque de carga comercial, pero no cualquier barco, será uno de los gigantes: 400 metros de eslora (dos veces la longitud de la Torre Latinoamericana) y capacidad para 18 mil TEUS (contenedores de 20 pies o unos seis metros).

Guillermo Ruiz de Teresa, coordinador general de Puertos y Marina Mercante, describe a la nueva terminal como La Joya de la Corona de un proyecto integral que incluye 25 obras de construcción y modernización para alinear la operación portuaria con los requerimientos de las empresas privadas involucradas en la reforma energética y el comercio.

“Veracruz era un puerto que manejaba 22 millones de toneladas de capacidad y el plan es que aumente a 100 millones. Al terminar la administración vamos a dejarlo en más de 60 millones de toneladas; para ponerlo en perspectiva, va a ser más grande que Manzanillo (Colima) y Lázaro Cárdenas(Michoacán) juntos”, explica en una entrevista con El Sol de México.

El nuevo puerto se ubica al norte del que se construyó a principios del siglo pasado y que hasta hoy es el principal punto de exportación de vehículos; ahora la nueva terminal. En sus instalaciones, además de cuatro terminales para carga general, contendedores, granel agrícola y granel mineral, habrá una más para el manejo de hidrocarburos, cuya construcción es responsabilidad de Ienova.

Es un puerto al que se le van a invertir 31 mil millones de pesos, 80% proviene del sector privado, 10% son recursos fiscales y el resto utilidades generadas por el propio proyecto. En concreto, no habrá problemas por el cambio de gobierno “porque ya está todo firmado y el dinero de los privados ya lo metieron, no requiere más”, destaca el funcionario de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

¿Cuándo llega el primer buque?

Teníamos pensado que el primer barco llegara en julio, pero eso depende de las “ventanas”. Es decir, para que un barco llegue a Veracruz primero debe llegar, por ejemplo, a dos puertos en Estados Unidos, porque son barcos de 18 mil TEUS (por sus siglas en inglés Twenty-foot Equivalent), que pueden descargar mil 500 en Florida, y seguir una ruta que pase por Veracruz y luego hacia Sudamérica.

Ya tenemos listo el calado, las grúas incluso, para la descarga.

A mediados de mayo arribaron al nuevo recinto portuario dos enormes grúas de patio provenientes de China, consideradas las más modernas del mundo, que son necesarias para las maniobras de descarga de los buques de grandes dimensiones que lleguen próximamente porque aclara, los de menores dimensiones (hasta 13 mil TEUS) continuarán llegando al viejo puerto en tanto se realiza la “mudanza” de las operaciones al nuevo recinto.

“El primer barco llega en julio para realizar pruebas operativas, pero se tiene que ajustar el proceso con la llegada de más barcos y eso puede llevar tiempo”, explica.

“Nosotros ya cumplimos, ya está la capacidad para la compañía (…) ¿En noviembre vamos a tener esta etapa terminada?, sì”, insiste.

VENTANA AL MUNDO

Si bien Veracruz es La Joya de la Corona, el desarrollo de los puertos incluye 25 grandes obras en las que se han invertido 86 mil millones de pesos (80% de fondos privado), y cuya planeación se hizo atendiendo, principalmente, los requerimientos de la reforma energética y el incremento en el comercio.

“Tenemos una producción de 3.5 millones de vehículos, somos el cuarto exportador mundial y sacamos 2.2 millones por los puertos. En 2020 vamos a ser el segundo exportador del mundo, vamos a producir cinco millones y a exportar más de 3.5 millones, ¿por dónde?, por los puertos.

Pero no sólo eso. Tenemos un problema, por cada coche que se exporta entra al país el equivalente a 0.42% del vehículo pero en autopartes. Entonces, si voy a producir cinco millones quiere decir que van a entrar casi 2.5 millones en piezas. No podemos pensar en una industria de producción automotriz de la calidad y cantidad que tenemos en México si no tenemos puertos de este nivel”.

Los barcos más grandes ya pueden llegar a Manzanillo y Lázaro Cárdenas y ahora también a Veracruz, buques que no pasan por el Canal de Panamá (que admite naves de hasta 13 mil TEUS). Hemos hecho esto con una visión holística: que los puertos sean el principio o el fin de una conexión.