Pierde fuerza el gasto de consumo

Uno de los indicadores más representativos que brinda señales inequívocas del rumbo que va tomando la actividad económica, es el gasto de consumo de los hogares. Esta variable representa el 63% del PIB, de ahí la importancia de ir monitoreando su evolución.

310

En México contamos con toda una batería de indicadores que dan seguimiento del comportamiento de esta variable. Cada uno de ellos se enfoca en medir diferentes cosas, unos recogen información de lo que ya fue, en tanto que algún otro trata de medir el ánimo de los consumidores.

Lo que es una realidad, es que cada uno de los cuatro indicadores que comentaremos se complementan entre si y todos ellos dan cuenta de una clara desaceleración en el gasto de consumo de los hogares.

1.- Indicador Mensual del Consumo Privado en el Mercado Interior. Mientras que durante el 2018 se tuvo un crecimiento promedio en este indicador del 2.1% a tasa anual, en los cuatros primeros meses de este año, en los cuales se tiene registro de datos, el incremento fue de tan solo 1.2%.

2.- Índice de Confianza del Consumidor. Después de haber alcanzado un máximo en febrero, con un valor de 48.6 puntos, con el último dato disponible de junio, se tienen registrados cuatro meses consecutivos de disminuciones en el nivel de optimismo por parte de los consumidores. Si bien es cierto que en su comparación anual existe mayor confianza ahora, el ICC sigue situándose por debajo de los 50 puntos, lo que lo ubica en zona de pesimismo.

3.- Ventas de la ANTAD. La Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD) agrupa a las principales empresas del ramo. Aunque se da por entendido que no todo el consumo lo realizan las personas en este tipo de establecimientos, es una fuente valiosa que permite identificar la evolución que presenta el comportamiento de dicho segmento de la población.

Si bien es cierto que tanto abril como mayo -los últimos dos meses que se tienen registros-, las ventas a tiendas totales mostraron mejoras importantes en las tasas de crecimiento del orden del 8.3% y 9.5% respectivamente, los datos en el acumulado del presente año, están por debajo de los observado durante el 2018, cuando era bastante común ver cifras por encima del 8% e incluso tasas de crecimiento de dos dígitos.

4.- Ventas de automóviles de la AMIA. Aunque queda claro que la compra de automóviles no es algo fácilmente asequible para la mayoría de los mexicanos y pudiera considerarse que no sea un indicador muy representativo, lo que es una realidad es que durante los últimos años las condiciones macroeconómicas del país, así como la mayor oferta y competencia entre las marcas ha propiciado que vaya aumentando el número de mexicanos que adquieren vehículos ya sea financiados o al contado. Además el monto que implica desembolsar por la adquisición de este bien, también refleja hasta cierto punto el grado de confianza que palpan las personas.

Así, de acuerdo con la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), durante mayo las ventas internas se desplomaron un 11.2%, lo que en el acumulado de enero-mayo de este año frente a igual período del año anterior implica una caída del 5.4%.

Dado todo lo anterior, el futuro no parece nada promisorio.

Guillermo E. Garza de la Fuente

*Economista y Catedrático de la Universidad La Salle Saltillo