Sistema Nacional Anticorrupción

Su impacto en la administración general de aduanas

1104

La corrupción podía darse en nuestro país desde el México prehispánico, aunque ahí sus leyes eran más coercitivas que las del presente, en ese entonces durante la existencia del Imperio Azteca existía el recaudador de tributos, conocido como Calpixqui, quien era el responsable de resguardar el tesoro de los Aztecas, si fallaba en su mandato su castigo era la pena de muerte.

Esta corrupción llegó con fuerza junto con los españoles, ya que no se tenían límites “entre lo político, lo secular y lo religioso, lo privado y lo público, lo afectivo y lo profesional”, eso llevó a que se poseyera más de lo justo. Este no establecimiento de límites derivó en problemas sobre los derechos de posesión y, si se le suma además que, aún durante el siglo XVIII en México no se tenía el concepto del bien común, la situación se recrudecía, ya que se dependía de los intereses de terratenientes, la iglesia y la corona sobre los recursos disponibles.

El problema de la corrupción siguió dándose incluso, desde que se instauró en el puerto de lo que hoy es el estado de Veracruz la primera aduana en el año de 1530, en ella comenzó a haber problemas que presumían éste cáncer y no importó la Independencia de México, lograda la misma los problemas persistieron, generando incompetencia de los distintos gobiernos extranjeros y propios, abusando, enriqueciéndose sus funcionarios impunemente, robando el patrimonio de la nación, se tuvo a “la corrupción y la impunidad” como un ente presente en la vida pública, siendo compañeras inseparables que han logrado trascender en el tiempo hasta la actualidad de la que Zalpa habla en su libro.

La corrupción ha venido desarrollándose así, históricamente y, con el avance de la misma y del interés de la sociedad en el mundo de saber más de ese problema endémico de las naciones pobres se constituyeron instituciones que revisan a los Estados en el tema, una de ellas es Transparencia Internacional (TI), que se dedica a medir la corrupción a nivel internacional. De ella, en su trabajo de 2011, de 183 países consultados y analizados, México tuvo de calificación 3 de 10, donde 10 señala a una nación sin corrupción y 0 señala a un país altamente corrupto en todas sus estructuras institucionales. Esa es la percepción que se tiene de nuestro país en el mundo, misma institución que en en el año 1997 puso a México la calificación más baja: 2.7, así se terminó el siglo XX nuestro país.

Y es que esa percepción no sólo se tiene fuera de México, en cada calle, en cada barrio se sabe y se entiende que este país tiene un funcionamiento apegado a ese problema estructural, que la corrupción y la impunidad son parte de la vida social, política e, incluso en la vida laboral y empresarial se tienen casos que la incluyen.

Ahora, si pensamos que la corrupción ha venido de la mano de la vida social, política y económica de México y, teniendo en cuenta que la cultura, según Edurne Uriarte es ese “conjunto de valores, creencias y conocimientos que las sociedades construyen y reproducen a través de generaciones”. Definición de la que estamos de acuerdo y, al ser así, entonces ¿Qué sucede si durante siglos se tienen manifestaciones de corrupción e impunidad en las cúpulas de las instituciones públicas mexicanas, algunas privadas y hasta religiosas? Dejando de lado las religiosas, se entiende que los valores se transmiten de generación en generación, las creencias también, los conocimientos, igual. Es de pensar si los valores que se transmiten son sólidos o pobres, si no hay respeto o hay poco a los derechos de los demás, si hay poca o nula responsabilidad de algunos individuos, si se respeta poco o nada la propiedad privada, éstos son valores transmisibles, al ser así, entonces la corrupción tiene espacio para prevalecer y crecer, dados valores débiles o nulos son los que conforman la solidez y la estructura social y cultural, entonces la corrupción es una falta de valores que todos aceptan y consecuentemente así reacciona la sociedad.

Este sistema se comenzó a gestar partiendo de la idea de “transparencia” que se colocó en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM), según se establece en el Diario Oficial de la Federación (DOF), junto con el contexto de una serie de reformas anticorrupción que se establecieron en 2015, cuando se incluyó en el artículo 113 de esta norma fundamental jurídica mexicana, en su fracción II que se debía conformar un Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción, debiendo integrarse por cinco personas destacadas en sus aportes de transparencia, rendición de cuentas o el combate al problema que tratamos en este documento.

Y es que, ya se tenían problemas de algunas instituciones sobre los señalamientos de corrupción, de ahí es que se debe recordar que, en el año 2012 se tenía a la Secretaría de la Función Pública (SFP) con problemas que le impedían laborar correctamente ella debía vigilar de cerca el desempeño de los servidores públicos y de lo que erogaba la federación mediando un sistema que fuera lo más transparente posible. Cumplir con esto era muy complicado dadas las características del funcionamiento del servicio público en México. Sabiendo la situación fue que los legisladores mexicanos reformaron la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal (LOAPF) para poder otorgarle un poco más de poder a la SFP y así pudiera controlar y vigilar los recursos públicos del gobierno federal, convirtiéndose en una parte de ese Sistema Nacional Anticorrupción (SNA), teniendo que cuidar los recursos públicos federales de diversas formas, para evitar a la vez, la corrupción. Hay que tener en cuenta que los escándalos de corrupción como el inolvidable caso que retoma Pedro Salazar de la indignación social en todo México sobre la llamada “Casa Blanca” que se le acreditó al entonces presidente mexicano Enrique Peña Nieto y su esposa en su sexenio de 2012-2018.

Por casos así, después de amplios debates se creó la “iniciativa 3 de 3”, que obligaba a los funcionarios públicos a hacer públicas sus declaraciones patrimonial, fiscal y de intereses para así inhibir y luchar contra los actos de corrupción que se podrían presentar, la iniciativa buscaba tener una “foto” del funcionario y sus recursos al ingresar al puesto público y poder cotejarla al final de su mandato, esta denominada formalmente como Ley de Responsabilidades Administrativas fue “discutida, modificada, aprobada por el Senado, parcialmente vetada por el Ejecutivo Federal”, hubo intención de frenarla por parte del ejecutivo y el legislativo para que el sistema mexicano siguiera con su corrupción imperante.

Problemática, diagnóstico y consecuencias de la corrupción para México

Ya se ha establecido que Transparencia Internacional (TI) es una institución que, entre sus funciones evalúa el nivel de corrupción e impunidad de las naciones en el mundo, en una actualización al año 2018 México pasó al lugar 138 de 180 naciones evaluadas con una calificación de 2.8, según Héctor Molina, estando únicamente a una décima para igualar el punto más alto de corrupción en México que se tuvo en 1997 según datos de Zalpa.

Teniendo en cuenta lo anterior, es viable entender el problema que se vive en México. Sobre esto Genaro Zalpa recuerda que, en ese entonces el 72% de los mexicanos consideraron que, efectivamente la corrupción alcanzaba a algunos, un 25% consideró que todos eran corruptos y hubo únicamente un 3% que dijo que casi nadie es corrupto. Es de razonar estos resultados.

Se debe responder una pregunta ¿Cuáles son las consecuencias de la corrupción? Una consecuencia que puede mostrar la historia acerca de la corrupción es la caída del Imperio Romano, donde se tenía una corrupción avanzada en los servidores públicos romanos, que se extendió como una enfermedad en todas las provincias de dicho imperio. La corrupción puede destruir civilizaciones enteras.

De ahí que, el profesor Rodríguez-Arana ha afirmado que “el efecto más perverso de la corrupción sea el falseamiento del mismo sistema democrático y la consolidación de una forma de vida más bien alejada de los hábitos y virtudes propias de la democracia”. Creo que no es necesario afirmar si esto se ha dado en el Estado Mexicano al menos en el último siglo. Sobre todo si se habla de escándalos políticos que se confunden con casos de corrupción y ello invita a la sociedad a reducir su nivel de confianza en los representantes públicos, en las instituciones e, incluso en la gestión pública, como dice Miranzo evitando, incluso que no se creen las bases para eliminar el problema (¿hemos hablado de la ley 3 de 3?) y protegiendo intereses particulares (¿poder ejecutivo y poder legislativo?) que desean que la corrupción persista.

Entonces, una consecuencia grave es que, ante la presencia de la corrupción en sociedades que se dicen democráticas, hay una generación de políticas y leyes que protegen a los que ostentan el poder político y económico de la misma, aquellos que pueden corromper el sistema, dejando vulnerables al resto de la sociedad. De lo anterior se deriva el que, para Miranzo es el principal problema de la corrupción para un estado democrático: la pérdida de confianza de la población en sus instituciones y la gradual destrucción de ella misma.

La Administración General de Aduanas, una de las instituciones públicas catalogada como el principal foco de corrupción

Una de esas instituciones públicas es la Administración General de Aduanas (AGA) dependiente del Servicio de Administración Tributaria (SAT). Su función es establecer las políticas y los programas necesarios para normar y aplicar la legislación que regula el despacho aduanero, así como los sistemas, métodos y procedimientos a que deben sujetarse las aduanas para dar cumplimiento a las normas nacionales de carácter fiscal o aduanero y a los acuerdos y convenios internacionales que sobre estas materias se celebren por nuestro país a nivel bilateral o multilateral, ordenar y realizar la inspección y vigilancia permanente en el manejo, transporte o tenencia de las mercancías en los recintos fiscales y fiscalizados, así como en cualquier otra parte del territorio nacional.

Entiéndase así: las aduanas están creadas para cuidar las fronteras de los países para que ingresen de forma legal todos estos productos y servicios y se les niegue o se detengan a aquellos productos nocivos para la sociedad y el Estado como armas, drogas, artículos de contrabando, etc. pero, en su historia y desde sus inicios en el caso de México independiente, las aduanas han tenido personal que ha desviado los intereses de su país por intereses propios e ilegales, haciendo de la corrupción la cotidianeidad dentro de esta institución.

Se tiene un nuevo titular de la Administración General de Aduanas (AGA) el Maestro en Derecho Constitucional y Administrativo egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Ricardo Peralta Saucedo quien “el 9 de noviembre del 2016 se inscribió al proceso convocado por la Junta de Coordinación Política del Senado de la República para participar como aspirante a la Fiscalía Especializada en materia de delitos relacionados con hechos de Corrupción”,  para acabar con ese problema estructural de corrupción e impunidad que ha alcanzado a  las 49 unidades de la AGA.

Para lo anterior, se debe entender que uno de los problemas que se tienen en las aduanas mexicanas que las han llevado a ser consideradas focos de corrupción es el abandono en general en que se encuentran, por ejemplo, se tiene un abandono en cuanto a temas de seguridad e inteligencia, Ricardo Peralta dice que, a pesar de haber instalado un novedoso sistema tecnológico de vigilancia en el que se invirtieron 9 mil millones de pesos en el pasado sexenio, ese programa prácticamente nadie lo usó, nadie inspeccionó las aduanas mexicanas con ese sistema. Al no utilizarlo se abrió la puerta al “tráfico indiscriminado de armas, droga, personas, dinero y mercancías ilícitas… De ida y vuelta”. Esto confirma que las aduanas eran puente de corrupción que ha puesto en peligro a méxico.

El nuevo titular supone que, de haber sido usado correctamente ese sistema en cada una de las aduanas de México es posible que no se tuvieran los más de 150 mil muertos regados en todo el país, que no se tendría a una población con 60 millones de pobres y que es posible también que México no hubiera llegado a ser uno de los paises más corruptos del mundo (138 de 180 países), reconocido incluso, para sus propios habitantes quienes han generado su propia percepción de la realidad. Así, Peralta llegó al cargo y separó a 45 de los 49 administradores de aduanas porque se presumía que había nexos con crimen organizado y con otras actividades que los dejaban faltos de integridad y, aunque no se sometieron a proceso judicial, sí se está integrando una carpeta de investigación para una probable presentación ante el Ministerio público. Otro problema que encontró el nuevo director es que, en la AGA se tiene un Centro de Inteligencia que sólo trabajaba al 4% de sus capacidades ¿Cuánta corrupción hubo en las aduanas cuando, por consigna no cuidaban sus propias actividades al grado que los patios fiscales parecía que estaban controlados por el crimen?

Entre los planes no sólo es retirar a los administradores de cada Aduana, hace falta, por el grado de corrupción que se presenta, poner un control más: la marina, la defensa o la policía federal deben verificar el pase de los artículos. Puede que sea temporal esto mientras se limpian las aduanas, sin embargo, es necesario para detener o retener artículos de contrabando o ilegales.

Percepción de los ciudadanos respecto a la Administración General de Aduanas

A continuación se expone lo que la población mexicana opina sobre lo que sucede en las aduanas. De entrada hay que afirmar que el contrabando ha sido una actividad que ya estaba establecida cuando se tuvo la independencia de México, quienes heredaron el problema de la introducción de bienes importados de forma secreta ya que habia evidencia de corrupción desde el año de 1823 en las fronteras, habiendo diferencias de los ingresos que apuntaban a casos de corrupción como dice Mackenzie a Canning fue a causa del aumento de las actividades de cotrabando y se dice que el valor del contrabando representaba un 25% del valor total del comercio exterior mexicano de la época.

En esos años de la independencia naciente había una responsabilidad del aduanero para estimar el costo del arancel de importación: “a ojo de buen cubero” (nunca antes mejor citada esa expresión típica), no importaban las facturas, tampoco era relevante del producto que se estaba importando o exportando simplemente el aduanero ponía una cifra según “su buen juicio” y, esa era la que debía pagar la empresa al Estado mexicano, Henry Ward asegura que la consecuencia de ese sistema era el contrabando dentro de las aduanas nacionales.

Entonces, desde esos días del México independiente ya había una corrupción dentro de las aduanas nacionales, eso inevitablemente llevaría a que, durante todos estos años en los que su función no ha sido comprometida por el bien de la nación y la población se dio cuenta de esto aprendiando que:

  • Se tenían agentes aduaneros honrados con los que el comercio se paralizaba porque querían hacer los procedimientos correctos para el año de 1851 mientras que los aduaneros corruptos agilizaban el intercambio comercial.
  • Los carteles de la droga deben invertir  miles de dólares para corromper a los al personal de las aduanas de México y así lo han hecho para poder pasar sus productos.
  • Existe un tráfico documentado de mercancías ilícitas que se camuflan dentro de pedimentos legales, pero además de esto, se necesita que los agentes aduaneros  permitan pasar las mercancías por medio de un soborno.
  • En Huixtla, Chiapas el agente aduanero pide 300 pesos a una persona para que le deje pasar sus productos de venta, pero como no tuvo el dinero todos sus artículos fueron decomisados, fruto de venta de tamales.
  • Para el Periódico El Siglo de Torreón ingresan por las aduanas “cargamentos con drogas, dinero ilícito y productos de contrabando que logran pasar filtros que tendrían que ser invulnerables”.
  • Un ex empleado de aduanas afirmó que los agentes aduaneros se han convertido en “los empleados del crimen organizado”.
  • Entre los años de 2010 a 2013 había una red de corrupción muy amplia que operaba en algunas aduanas, para saber más de ese caso accédase al documento de Ricardo Alvarado, en este caso hasta algunos jueces tenían participación.
  • Ante la llegada de, por ejemplo, productos perecederos el agente aduanal pone una tarifa al empresario para liberar su carga por un medio “ágil” y, así evitar que el empresario pierda el dinero invertido en el embarque, quien debía ceder a la presión.

Como se puede apreciar, toda esa información sólo es una muestra de lo que se tiene en la relación con las aduanas mexicanas, esas noticias e información llegan a la población y, hay que agregar esos casos en los que, las personas mismas que tienen que hacer algún procedimiento dentro de alguna de las 49 aduanas de México han vivido en carne propia la corrupción del personal, como un comentario que se hizo en redes sociales al nuevo titular de una persona que asegura que hace uso intenso de los puertos y aeropuertos mexicanos donde debe ir a sus actividades a otras partes del mundo, este pasajero afirma que, en la mayoría de sus viajes los agentes aduaneros se quedan con alguno de sus artículos personales durante las revisiones.

Si esto es verdad, es menester el estudiar y analizar a detalle el grado de corrupción que se tiene en cada una de las 49 aduanas del país e incluso en las administraciones centrales por parte del nuevo titular de la AGA, con el fin de incluir en el Plan Nacional Aduanero el cual presentará este 18 de marzo con una estrategia de combate a la corrupción en estas instituciones.

Comenta le titular de la AGA que tenían 20 años de que el personal de seguridad de las aduanas no accedían a uniformes nuevos y se tenían olvidados, situación que los ponía en riesgo para ejecutar su labor, ello implicaba un peligro para ellos y, sobre todo riesgos de seguridad nacional, por lo que se deben proteger mejor.

Combate a la corrupción y el futuro de las Aduanas mexicanas

A continuación se exponen algunos pasos que se están dando en el nuevo sistema político mexicano impulsado por AMLO, cuyo principal eje es el combate a la corrupción: Establecer un código de ética en la actividad y para la sociedad mexicana que sea aplicable en la administración pública, privada y social. Se está impulsando el Código de Ética, para evitar ya la impunidad del Estado de Derecho.

Lo anterior como una forma de establecer nuevas normas morales, éticas y sociales que generen un impacto en el actuar de individuos y empresas y, en el caso de las aduanas mexicanas, para la mejor actuación y atención de lo que sucede en ellas como puerca al comercio internacional se hace necesario lo siguiente:

  • México se debe adherir al Convenido de Kyoto, con lo que se lograría una mejor actuación y con transparencia en las aduanas.
  • Construir una nueva ley aduanera de fácil uso e interpretación, que tenga pocos artículos (menos de 150), como un reglamento que sea adaptable y agil que entienda el entorno internacional.
  • Las AGA deben ser organismos captadores del IVA de Importación para que se conviertan como un servicio de aduanas para captar el Impuesto al Valor Agregado (IVA) de importación, que además realice actividades de seguridad nacional.
  • Las aduanas como camino al desarrollo de México ya que pueden contribuir muy positivamente con el desarrollo de México, por eso se deben reactivar, potenciarlas y hacer que, en general todas las aduanas sean una puerta al desarrollo comercial del país.

Entonces, los pasos anteriores son una forma para combatir la corrupción de la que se tiene la estigmatización (bien ganada, como históricamente se ha demostrado) de la existencia de un sistema aduanero con muchas deficiencias que derivan en una corrupción real y existente en, prácticamente, sus 49 unidades en todo el país, es así que, las aduanas deben cambiar junto con la Cuarta Transformación queel gobierno entrante de AMLO ha ofrecido como principal objetivo para el país, la eliminación de la corrupción en todas las instituciones de gobierno y a la par, sentar las bases de un sistema de administración pública transparente, abierto, democrático y, sobre todo sin ese cancer social, el encargado de hacer realidad esta cuarta transformación en las aduanas mexicanas es el nuevo titular de las AGA quien, por cierto dice que las audanas de México requieren lo que llama como “cirugía mayor”, dados sus problemas de manejo de sus procesos y también sumándole el impacto del sistema neoliberal que retrasó su actuación por 22 años, sufriendo un abandono en su operatividad siendo el primer frente ante el comercio con las demás naciones del mundo.

Por lo tanto, se tiene como objetivo para la administración general de aduanas el erradicar la corrupción dentro de esa institución porque es muy grave que se pierdan gran cantidad de recursos por culpa de la corrupción en el sistema aduanero. Y sobre esto ya tiene el conocimiento el Doctor Peralta ya sabe que entran por las fronteras, por las aduanas drogas, armas y demás artículos prohibidos, en su plan quiere enfrentar a los problemas fundamentales y sus servidores públicos quienes lideran los actos de corrupción para quitar de las aduanas sus fuentes y se limpien, este nuevo encargado de las aduanas está trabajando en una fuerza de inteligencia eficaz para eliminar este problema.

Para lograr lo anterior, es necesario recordar que, como dice Ricardo Peralta, cuando se es servidor público es obligación de ellos servir a los demás, no para “servirse” de la población. La meta de un servidor público es ver que su país se desarrolla de forma sana y la población tiene un crecimiento económico y social que los acerca a una verdadera realidad justa, donde la felicidad dependa exclusivamente de los esfuerzos que ponga cada ciudadano para alcanzarla, sabiendo que, en todo el sistema de la administración pública hay un esfuerzo del Estado por brindar las oportunidades parejas para todos y cada uno, con justicia.Cuando se está en el sistema general de aduanas, es importante para el titular reconocer las fallas del sistema y los errores, omisiones o delitos de su personal para planear una intervención segura que lleve a dar mayor certeza a los usuarios de las aduanas a tener un sistema que está hecho de forma eficiente y eficaz, donde todo se realiza con la celeridad requerida y en el que el espacio para lo irregular, lo ilegal, lo prohibido no exista ya en sus instalaciones, de tal forma que, como dice Peralta, esta institución se convierta en una que sea presente, visible, de seguridad nacional con alta logística, que facilite y agilice el comercio internacional, con funcionarios públicos leales y responsables, por el bien de México.

Para lograr lo anterior, el nuevo titular de la AGA también hace la solicitud al Estado mexicano se sumarse al Convenio de Kyoto, que es reconocido como el principal mecanismo de facilitación de comercio aduanero en todo el planeta, que fue redactado por la Organización Mundial de Aduanas y de la que México no ha firmado su adhesión que ha llevado a nuestro país a tener costos importantes por no estar dentro de ese convenio. Es de mencionar que, al estar adherido al mismo se tiene la oportunidad de establecer estándares de prácticas y procedimientos aduaneros con los países miembro, eso reduciría costos financieros y temporales en la labor aduanera; se tendrían también procesos de simplificación de las prácticas aduaneras, otra forma de optimizar tiempos que beneficiarían la actuación del oficial aduanero y, en general del comercio que se tenga por la frontera por parte de las empresas, que tendrían sus productos de forma más ágil para sus propósitos mercantiles o de inversión; actualización en los procesos aduaneros y sus normas administrativas, con el fin de reducir la burocracia y el papeleo por el bien del usuario final y de la nación y; en general, se tendría una reducción en los costos de las empresas y personas físicas, además de un ahorro económico para el Estado sobre la tramitación aduanera. Ante todos estos y otros beneficios que ofrece el Convenio de Kyoto, es por ello la importancia del nuevo titular de la AGA de que el Legislativo haga su función para anexar a nuestro país a este importante acuerdo internacional de aduanas.

Conclusiones

  • Es vital que México se integre a las naciones que han firmado el Convenio de Kyoto y su práctica activa.
  • El nuevo Sistema Nacional Anticorrupción debe tener candados transparentes para toda la actividad pública pueda convertirse en un instrumento que ayude al desarrollo nacional.
  • A mi punto de vista no todo el personal de aduanas es corrupto, por sus filas han existido y existen personas responsables, honestas, eficaces que en su labor que se apegan siempre a la ley y por el bien de la sociedad mexicana.
  • En cuanto al tema del comercio exterior, la captación de impuestos por operaciones de importación y exportación de mercancias no podría ir en incremento si todo el personal de aduanas fuera corrupto, estoy de acuerdo con Ricardo Peralta.
  • Es de vital importancia darle a la institución aduanera mexicana la oportunidad de mostrar su valía, permitiendo el intercambio en el comercio internacional agil, certezo, honesto y con todas las capacidades tecnológicas que deba tener.
  • Y en esta nueva etapa es importante apoyarse de los mecanismos de seguridad que prové el Estado mexicano para evitar que se siga dando el flujo de artículos de contrabando o ilegales.

Para su reflexión como lector.

  • ¿El nuevo General sabe de su misión para arreglar el problema en que se encuentra la AGA en México?, ¿tiene las bases necesarias y el conocimiento para establecer nuevos sistemas para realizar activamente la función de las aduanas? En lo que hemos presentado, se está ante un profesional del derecho constitucional y administrativo que reconoce la realidad de las aduanas y ha construido en su ideal a una institución con las capacidades y mecanismos necesarios para enfrentar su función como puerta al comercio internacional y como barrera a todo lo que puede perjudicar a los mexicanos, esperemos que sus capacidades lleven a las aduanas a un buen puerto del que todos los mexicanos se sientan orgullosos.
  • El nuevo titular de la Administración General de Aduanas (AGA) el Maestro en Derecho Constitucional y Administrativo egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Ricardo Peralta Saucedo quien “el 9 de noviembre del 2016 se inscribió al proceso convocado por la Junta de Coordinación Política del Senado de la República para participar como aspirante a la Fiscalía Especializada en materia de delitos relacionados con hechos de Corrupción” ¿Podrá acabar con ese problema estructural, de corrupción e impunidad  que ha alcanzado a las 49 unidades de la AGA? Esperemos que sí, pero usted lector ¿Qué opina y qué sugiere para que el sistema aduanero mexicano funcione por el bien de los negocios internacionales y por la seguridad nacional? ¿Cómo ayudar al director del AGA?

Acerca del autor:

Mtro. Carlos Alfaro Miranda.

Maestro en Derecho Aduanero y Derecho del Comercio Exterior, Licenciado en Comercio Internacional, cuenta con más de 15 años de experiencia en Materia Aduanera y de Comercio Exterior, de 2001 a 2016 laboro en diversas áreas de la Administración General de Aduanas, en este momento participa activamente como Estratega en Planeación de Soluciones basadas en Tecnologías de la Información que facilitan y controlan la Operación de Procesos Aduaneros, logísticos y de Comercio Exterior  en Almanza Villarreal Grupo de Logística Internacional.

Cabe destacar dando seguimiento a su preparación profesional actualmente se encuentra cursado el Doctorado en Derecho Aduanero y Derecho del Comercio Exterior  impartido por el Centro Universitario de Estudios Jurídicos.