SUCESIÓN EN EL SAT, LOS RETOS Y CONTINUIDAD

La persona elegida para tomar las riendas del órgano tributario deberá darle continuidad a las estrategias emprendidas en el combate a las factureras y el aumento de la recaudación fiscal

307

Margarita Ríos-Farjat abandonó la silla del SAT. Ahora, tras su salida, la Cuarta Transformación deberá pensar muy bien a quién elegirá para ocupar su lugar en el órgano tributario. 

Quien llegue se enfrentará a la difícil labor de darle continuidad a las estrategias del combate a las empresas factureras, así como seguir uniendo esfuerzos con la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) a cargo de Santiago Nieto para erradicar la elusión y evasión fiscal, delitos que le cuestan a la economía mexicana alrededor de 510 mil millones de pesos anuales, de acuerdo con un estudio del Instituto Belisario Domínguez del Senado.510 milmdp es el costo de la evasión para la economía

Otra de las grandes tareas será elevar la recaudación tributaria, la cual en septiembre pasado sumó 242 mil 879 millones de pesos. A la par, la nueva jefa o jefe del SAT tendrá que apretar más el cinturón para que el padrón de contribuyentes incumplidos deje de crecer.

Hasta abril, el número de contribuyentes incumplidos se ubicó en 489 mil 855 personas físicas y morales, en tanto que el padrón de contribuyentes activos llegó a una cifra histórica de 73.1 millones al cierre del primer trimestre de 2019, de acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).73.1millones de contribuyentes integran el padrón

Para el economista Victor Valdivia una de las labores personales que ejecutará quien ocupe la silla será continuar con la lucha que la abogada regia emprendió para mejorar la imagen del SAT, aunque destaca una característica que en su momento generó polémica.

Sabemos que México no va muy bien en el terreno de los impuestos, pero una cosa es ayudar a que mejore la recaudación y otra promover un terrorismo fiscal. El SAT está teniendo un papel muy importante para las finanzas del gobierno, pero no se debe sobrepresionar a los contribuyentes.

UNA SILLA MUY GRANDE EN EL SAT

Margarita Ríos-Farjat se convirtió en la segunda mujer en ocupar la silla como jefa del órgano fiscalizador en su historia. La primera fue Alma Rosa Moreno, en 1999.

Desde su llegada a la jefatura del SAT se comprometió a cumplir con la promesa del Ejecutivo federal de no crear ni aumentar impuestos durante los primeros tres años de su gestión, ejes fundamentales en la política fiscal del presidente López Obrador.

Sin embargo, en términos estrictos esto no se cumplió al 100 por ciento, aunque no necesariamente por mandato del organismo, ya que en la Miscelanéa Fiscal 2020 se les dio luz verde a las retenciones del Impuesto Sobre la Renta (ISR)  a las plataformas digitales como Uber, Netflix y Airbnb.

El impuesto digital establece que se les retendrá 2.3 por ciento a quienes presten servicios a través de las plataformas e ingresen hasta 5 mil pesos, en tanto que 2.8 por ciento a quienes sumen 10 mil pesos y quienes facturen por arriba de los 100 mil pesos mensuales se les retendrá 15.4 por ciento.1.45por ciento será la tasa de retención anual en el ahorro bancario

Por su parte, en la Iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación para el Ejercicio Fiscal de 2020 se propuso un aumento en la tasa de retención anual en el  ahorro bancario de 1.45 por ciento desde el pasado nivel de 1.04 por ciento.

Entre los nombres que más suenan para ocupar la silla están Rosalinda López Hernández, actual Administradora General de Auditoría Fiscal del SAT, y Carlos Romero, quien se desempeña como Procurador Fiscal.

López Hernández es la favorita a quedarse con el puesto y es la segunda persona con el cargo más importante dentro del SAT. No obstante, ambos cuentan con gran experiencia en la materia y con un pensamiento similar al de la nueva ministra de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Por ahora, el cargo será ocupado por un jefe interino que deberá ser nombrado por la Secretaría de Hacienda y posteriormente será el presidente Andrés Manuel López quien nombre al nuevo titular.

Roberto Colín, integrante de la Comisión de Desarrollo Fiscal 2 del Colegio de Contadores Públicos  de México (CCPM), considera que, pese a que algunas de las medidas que se anunciaron en el último año no fueron muy bien vistas, la gestión de Ríos-Farjat tiene varios puntos destacables.

“El SAT se fortaleció con la presencia de Margarita Ríos-Farjat y lo importante será que quien llegue a sustituirla tenga la misma capacidad de no solo implementar mecanismos de fiscalización sino de una mejora administrativa”.

*Fuente: https://www.reporteindigo.com/