Tijuana, Juárez, Laredo, Mexicali y Nogales, las ciudades que crecerán por el plan fiscal de AMLO

Si bien la maquila es el sector preponderante de esas ciudades, habrá un mayor crecimiento de los giros comerciales y de servicios, ya que tiendas, negocios de compra-venta, distribución, servicios turísticos y restaurantes alcanzarían un gran auge en el corto plazo por lo incentivos fiscales de la Secretaría de Hacienda.

377

Tijuana, Ciudad Juárez, Laredo, Mexicali y Nogales son las cinco ciudades con mayor potencial de crecimiento en los próximos dos años que durará el Programa de la Zona Libre de la Frontera Norte, aseguró Salles, Sainz-Grant Thornton.

“Estas cinco ciudades van a destacar en los seis estados de la frontera norte que se beneficiarán del programa, debido a quetienen economías propias, basadas en negocios locales y no tanto en cadenas comerciales”, añadió el socio de esta firma mexicana de contadores públicos, Luis Fernando Acosta.

“Hay ciudades que sufren de falta de liquidez porque el dinero que captan suele transferirse a otras ciudades y no necesariamente se queda en la localidad”, explicó el socio encargado de la oficina en Tijuana, ciudad con maquiladoras fuertes de la industria médica y aeroespacial.

Si bien la maquila es el sector fuerte de estas ciudades, Acosta anticipó un mayor crecimiento de los giros comerciales y de servicios de esas ciudades, ya que tiendas, negocios de compra-venta, distribución, servicios turísticos y restaurantes alcanzarían un gran auge en el corto plazo.

“Al bajar los impuestos se genera mayor dinamismo de la economía, pues la gente tiene más dinero para gastar. Se empezará a ver mayor inversión, restaurantes tiendas y economía local, no cadenas”, afirmó el consultor de Salles Sainz Grant Thornton.

Confió en que durante febrero y marzo más pequeñas y medianas empresas (Pymes) se adhieran al decreto de estímulos fiscales en la frontera norte, por el cual se reduce el IVA de 16 a 8.0%, mientras que el ISR para personas morales de 30 a 20 por ciento.

“Es deseable que el programa pueda durar más de dos años, si pensamos en las empresas extranjeras, ya que éstas planean a largo plazo. Las maquiladoras no pueden hacer planes esperanzadas en el beneficio fiscal, porque temen que después de hacer una inversión fuerte éste se retire”, opinó.

Acosta destacó que si el programa se mantiene, se abre la puerta a las empresas para que traigan líneas de producción, más maquinaria y crecimiento de la industria.