Triunfo de AMLO ayudó a destrabar la negociación del TLCAN

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, reconoció que uno de los mayores logros fue conformar un frente común entre el gobierno saliente y el próximo gobierno.

254

La integración del equipo de transición en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) fue un factor elemental y relevante que ayudó a reactivar este proceso, el cual había quedado atorado a finales de mayo de este año, reconoció Ildefonso Guajardo, secretario de Economía al participar en el Expansión Summit.

“La incorporación del liderazgo del gobierno de transición fue clave para reactivar la negociación. En mayo habíamos llegado a un impasse y fue contundente que, después de la elección del primero de julio en México, se mandó una señal congruente a nivel internacional y que fue altamente agradecida por observadores e inversionistas”, dijo el líder del equipo negociador mexicano.

Al no llegar a un acuerdo para la nueva versión del TLCAN el 31 de mayo, Estados Unidos decidió aplicar aranceles a los envíos de acero y aluminio originarios de Canadá y México. Los trabajos de renegociación perdieron dinamismo durante junio, el mes previo a las elecciones en México.

Luego de conocerse los resultados de las votaciones, Jesús Seade, nombrado por Andrés Manuel López Obrador como negociador del TLCAN se unió al equipo mexicano, para reunirse con sus contrapartes en Estados Unidos a mediados de julio.

“Tuvimos la madurez como Estado mexicano de poder presentar un frente común, sin duda, con la responsabilidad de esta administración en el contenido de la negociación, pero con el compromiso de la próxima de simplemente sumarse y resolver los casos que les tocaban resolver, y esto sin duda, es un activo fundamental y muy tangible en el proceso”, dijo el secretario.

Otro frente vital para las negociaciones fue el equipo técnico mexicano, con más de dos décadas y media con experiencia en el comercio internacional y negociaciones.

“Es un equipo que ha transitado a través de diferentes partidos políticos en la presidencia de la República, además del equipo gubernamental que participó por temas. Todos formaron parte de esta negociación”, dijo Guajardo.

El liderazgo de los senadores, y su participación en el proceso de consultas y su presencia en Washington, además de la participación del sector privado, a través del Cuarto de Junto, fueron también claves para lograr este acuerdo, agregó.

“El sector privado mexicano hizo la estrategia fundamental para realmente incorporar a todos los sectores estratégicos, desde el agrícola hasta el manufacturero; para que lo que no hicieron durante 20 años lo hicieran en el último año y medio, aumentando el costo de salida de Estados Unidos del Tratado”, detalló Guajardo.

Gracias a la conformación de este frente se pudo llegar a acuerdos con Estados Unidos, y diluir objetivos que eran más agresivos originalmente por parte del equipo estadounidense como, la cláusula sunset que buscaba terminar con el acuerdo cada cinco años, o la aplicación de frutas y hortalizas mexicanas por temporadas, además de incrementar el contenido regional a 85% para el sector automotriz.

Agregó que como parte de la negociación, México y Estados Unidos acordaron que, en caso de que el gobierno de Estados Unidos decida aplicar aranceles a sus importaciones de autos, apelando a un daño a la seguridad nacional, los envíos de autos armados en México, queden excluidos de esta medida.