jueves, julio 18, 2024
InicioArticulosIberdrola ratifica su visión de largo plazo en México

Iberdrola ratifica su visión de largo plazo en México

En breve quedarán listas dos nuevas plantas eólicas en Puebla y Guanajuato, que se añadirán a una de las obras más recientes de la empresa: una planta de ciclo combinado inaugurada hace cinco meses en Nuevo León. Sin embargo, Iberdrola insiste en que México debe reforzar la inversión en electricidad, con apoyo del sector privado.

El mercado eléctrico mexicano ha ganado atractivo en los últimos años, en la medida en que ha diversificado las fuentes de generación, ha involucrado a nuevos actores y ha permitido la participación del sector privado, por lo que Iberdrola mantiene su perspectiva favorable sobre el país y ratifica su interés en realizar nuevas inversiones.

Vicente Aparicio Grau, director Comercial de Iberdrola México, destacó que la empresa de origen español es actualmente el principal generador privado de México, con una capacidad total de 8,000 megavatios (MW) que, en el corto plazo, aumentará  a 10,000 MW.

Por lo pronto, el directivo anticipó que en breve quedará lista la construcción de dos parques eólicos en los estados de Puebla y Guanajuato, cuyas capacidades se sumarán a los 360 MW que ofrecen los parques eólicos que Iberdrola tiene en operación actualmente.

En una conferencia magistral, realizada en Expo Manufactura 2020, el directivo hizo ver que la reforma energética aprobada en la administración anterior tuvo el acierto de sentar las bases para construir un mercado eléctrico moderno y diversificado, conforme a las tendencias internacionales, en aras de garantizar un suministro suficiente para la población y a precios competitivos.

“México no se podía quedar atrás, porque está ocurriendo en todo el mundo. La reforma fue un cambio regulatorio muy importante (…), se generaron reglamentos, manuales, disposiciones y se estableció todo un marco regulatorio que indudablemente es complejo”, dijo Aparicio Grau.

Todo es perfectible

Sin embargo, el ejecutivo admitió que todas las leyes y normas son perfectibles, de ahí que la presente administración ha decidido hacer otros cambios sobre la reforma anterior.  Expuso que “cualquier regulación de este tipo es una cosa viva (…) que se vaya perfeccionando y adaptando a las circunstancias del país”.

Desde Monterrey, Nuevo León, donde se realizó Expo Manufactura 2020, Vicente Aparicio recordó que la reforma energética del sexenio pasado abrió mecanismos para impulsar a las energías renovables ―a través de las subastas eléctricas―, pero que en la presente administración se ha quedado en el tintero.

Muchas veces no se entiende que es un mecanismo de incentivos, que el país lo estableció. Podían haber pensado en no establecerlo, podían haber pensado como parece que en algún momento deje de existir, (…) al final corresponde a la política energética tomar decisiones,

comentó el directivo sobre la determinación de la Secretaría de Energía de frenar el año pasado las subastas eléctricas de largo plazo, con el argumento de dar tiempo a la Comisión Federal de  Electricidad (CFE) de prepararse.

Ante empresarios, proveedores y consultores, Vicente Aparicio refirió no obstante, que los proyectos que ya tiene en marcha el sector privado  siguen adelante, como lo demuestran las nuevas inversiones de Iberdrola.

Por ejemplo, la empresa española puso en operación una central de ciclo combinado en Carmen, Nuevo León, en septiembre pasado, con capacidad instalada de 866 MW y que implicó un costo total de 450 millones de dólares (mdd).

México debe invertir más en diferentes tecnologías

El directivo refirió que hoy en día, el mercado eléctrico mexicano establece nuevos actores tanto en la oferta como en la demanda. En la primera, que corresponde a la generación de electricidad, se encuentran las centrales eléctricas operadas por un generador, así como comercializadores o suministradores que serán intermediarios entre el usuario y el generador (suministrador calificado, suministrador de servicios básicos, comercializador no generador).

Por el lado de la demanda están los consumidores finales, que pueden ser los hogares, pero también consumidores calificados que son básicamente las empresas, con requerimientos de más de 1 MW.

Vicente Aparicio elogió que actualmente se haya transparentado la forma como se determina el precio de la electricidad y que también se les exija a los suministradores que tengan amparado al menos 60% de sus compromisos de venta con producción eléctrica, para así garantizar el servicio al usuario final. También consideró como positiva la creación de la figura de suministrador de último recurso, para atender a los consumidores que en lo inmediato no tuvieran un suministrador.

En este sentido, el directivo hizo ver que sí existen oportunidades para la inversión en el sector eléctrico y que el país avanza en garantizar las necesidades de energía para la población. Sin embargo, insistió en la necesidad de que México invierta más en diversificar sus fuentes de energía, con plantas de ciclo combinado y plantas de tecnologías limpias, para no depender de una sola. “Tenemos que ver la forma de no estar expuestos al riesgo, es importante al final tener suministro diversificado”, aseveró.

*Fuente: https://www.vanguardia-industrial.net/

Silvia Ortiz

spot_img
spot_img
Cortesía de Investing.com

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!