México puede perder ventajas arancelarias con Reino Unido.

Durante el periodo de transición, que termina este año, se continuarán aplicando las normas de la Unión Europea.

0
378

México corre el riesgo de perder sus ventajas arancelarias con Reino Unido si ambos países no implementan un acuerdo en el 2020.

El comercio de mercancías entre las dos naciones está libre de aranceles en virtud del Tratado de Libre Comercio entre la Unión Europea y México (TLCUEM), vigente desde el 1 de junio del 2000.

Pero con la salida de Reino Unido de la Unión Europea (Brexit), esas ventajas arancelarias se perderían, con la consecuente posibilidad de que Reino Unido pueda aumentar sus aranceles a una media máxima de 4.8%, que en forma desglosada correspondería a 10.9% para productos agrícolas y 3.9% para productos no agrícolas.

Lo mismo podría ocurrir en sentido contrario, México contaría con el derecho de poder aumentar sus aranceles hasta una media de 36.2%, esto es 45% para bienes agrícolas y 34.8% para bienes no agrícolas. En la práctica, México aplica un arancel promedio simple de 7 por ciento.

«Si México no cierra estas negociaciones, perdería sus preferencias arancelarias, lo que tendría un impacto en el comercio y las cadenas de suministro», dijo Roberto Zapata, socio senior en Consultores Internacionales Ansley.

Reino Unido forma parte de más de 40 acuerdos comerciales con alrededor de 70 países al ser parte de la membresía de la Unión Europea.

Con el Brexit, que inició formalmente el 31 de enero del 2020, se continuarán aplicando las normas de la Unión Europea en Reino Unido durante un periodo de transición programado para finales del 2020, incluida la permanencia de las ventajas arancelarias del bloque comercial.

En consecuencia, Graciela Márquezsecretaría de Economía, dijo que los gobiernos de México y Reino Unido exploran escenarios de negociación para mantener la eliminación de aranceles.

A partir del 4 de diciembre del 2019, Reino Unido ha firmado 20 acuerdos de continuidad, que representan aproximadamente 8.3% de su comercio total; estos acuerdos cubren alrededor de 50 países o territorios, incluidos Suiza, Liechtenstein, Islandia, Noruega y Corea del Sur.

Un importante centro comercial y financiero, Reino Unido es la tercera economía más grande de Europa, después de Alemania y Francia. Los servicios, en particular los bancarios, de seguros y comerciales, representan la mayor proporción de su Producto Interno Bruto (PIB), mientras que la manufactura continúa disminuyendo en importancia.

La agricultura es intensiva, altamente mecanizada y eficiente según los estándares europeos, pero, en términos de valor agregado bruto, representa menos de 1% del PIB. Si bien la agricultura de Reino Unido produce alrededor de 60% de las necesidades alimentarias del país con menos del 2% de la fuerza laboral, el país depende en gran medida de las importaciones para satisfacer las variadas demandas del consumidor.

Brexit y México

En las negociaciones entre México y Reino Unido hay cuatro escenarios, según Zapata: uno es que no logren cerrar ninguna negociación y, por lo tanto, se pierdan las ventas arancelarias; en segundo término, está alcanzar un acuerdo similar al TLCUEM, y otra posibilidad, la que pretende México, es que se alcance un tratado similar a la modernización del TLCUEM, el cual aún falta ratificarse.

Por último, el cuarto escenario consistiría en que logren un acuerdo de transición, manteniendo las actuales ventajas arancelarias —similar al que está en curso con la Unión Europea—, para dar un mayor tiempo de alcanzar un nuevo tratado bilateral.

En general, Reino Unido es un jugador destacado en el comercio exterior. En el 2019, se ubicó como el quinto importador mundial, con 689,603 millones de dólares, y como el décimo exportador, con 469,168 millones de dólares, de acuerdo con datos de la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Sus exportaciones hacia México sumaron 1,780 millones de dólares en el 2019, una baja interanual de 12%, y sus importaciones fueron por 3,447 millones de dólares, un aumento de 22%, según Eurostat.

En ese comercio bilateral, a México se envían sobre todo whiskies, motores para autos, aeropartes, automóviles y vacunas para medicina; a Reino Unido se embarcan principalmente teléfonos, oro, cerveza, aeropartes y computadoras.

«Se requiere trabajo de negociación, correr el lápiz; tener los textos legales, resolver temas técnicos, como reglas de origen y de aduanas, y aprobarlo por el Senado y el Parlamento», comentó Zapata. «Se necesita hacer todo lo posible, porque lo último que se quiere son más incertidumbres».

Fuente: Roberto Morales / El economista

https://www.eleconomista.com.mx/revistaimef/Mexico-puede-perder-ventajas-arancelarias-con-Reino-Unido-20200401-0042.html.