Prevén caída en ventas de la industria del transporte de carga similar a la de 2009

A pesar de que se aceptó que las refacciones para el transporte de carga son actividades esenciales en medio de la pandemia por COVID-19, el tipo de cambio y el costo de los combustibles no juegan a favor de esta industria, por lo que se espera una caída en ventas similar a la de 2009, cuando ésta se contrajo 57.3 por ciento, informó Miguel Elizalde, presidente de la Asociación Nacional de Productores de Autobuses, Camiones y Tractocamiones (Anpact).

0
183

*En dicho periodo, el ramo registró un descenso de 57.3 por ciento, según datos de la Anpact

En entrevista con La Razón, el presidente de la Anpact explicó que tienen una situación complicada, pues desde hace varios meses registran cifras negativas. Tan sólo en marzo, por la contingencia del COVID-19, la venta al mayoreo de vehículos pesados se contrajo 41.9 por ciento si se comparan las tres mil 928 comercializadas en 2019 a las dos mil 089 de este año.

“No pinta un panorama positivo. Por eso necesitamos apoyar al transportista, si a éste le va mal, le va mal en general a toda la industria automotriz”, sostuvo Miguel Elizalde, quien señaló que la industria necesita contar con todos los permisos de operación para poder garantizar la movilidad de alimentos y medicinas.

El 7 de abril pasado, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) publicó, a través del Diario Oficial de la Federación (DOF), las actividades esenciales para el ramo, por lo cual se inhibió la orden federal del cierre de negocios cuya índole estuviera relacionada con los servicios de mantenimiento de la flota vehicular, proveeduría de refacciones y servicios conexos.

Ante ello, Antonio López Díaz, presidente de la Asociación Nacional de Representantes, Importadores y Distribuidores de Refacciones y Accesorios para Automóviles (Aridra), señaló que con dicha publicación se protege al sector e impulsa el funcionamiento de la cadena de suministro. Recomendó a sus agremiados pegar una copia de esta autorización en sus negocios con el fin de evitar algún cierre derivado de una posible confusión de las autoridades.

Sin embargo, el presidente de la Anpact advirtió que el tipo de cambio, que ha registrado alta volatilidad, no les favorece, pues la mayoría de los vehículos pesados se cotizan en dólares. Además, aún deben enfrentar el robo a transportistas y el precio de los combustibles, que aunque reconoció que ha bajado en el país, “no se compara con los valores de otros insumos internacionales”.

Sostuvo que la contingencia afectará a las micro, pequeñas y medianas empresas (MiPymes), las cuales representan 80 por ciento de las 140 mil firmas de autotransporte en México, ya que éstas sólo cuentan con hasta tres vehículos para trabajar.

Aunque la Cámara Nacional el Autotransporte de Carga (Canacar) ha manifestado que es necesario el apoyo del Gobierno federal, a través de estímulos fiscales para que las micro y pequeñas empresas puedan sobrevivir a la pandemia; la Anpact aseguró que su prioridad es que los transportistas tengan en óptimas condiciones sus vehículos y posteriormente analizarán cómo aminorar el impacto en el empleo.

“Venimos de una disminución de la producción hacia Estados Unidos y una caída del mercado interno. Esta crisis va afectar a la industria considerablemente. Pedimos que se garantice la seguridad en los paraderos, tanto en robos como en higiene”, concluyó Elizalde.

Fuente:

Ana Martínez-https://www.razon.com.mx/negocios/preven-caida-en-ventas-de-la-industria-del-transporte-de-carga-similar-a-la-de-2009/