jueves, julio 18, 2024

Una victoria costosa

Economistas de EU consideran que los cambios al TLCAN afectarán la economía y comercio de los 3 países

El gobierno del presente Donald Trump puede haber impuesto sus condiciones en la renegociación del Tratado Norteamericano de Libre Comercio (TLCAN), pero al hacerlo, lastimó gravemente las relaciones con Canadá y México, y ofreció una victoria política a China.

Por lo que se sabe del acuerdo preliminar, el TLCAN queda casi intacto, excepto en el área automotriz y la adición de temas nuevos como propiedad intelectual y reformas a la solución de disputa. De hecho, es posible incluso un cambio de nombre, lo que permitirá a Trump cantar una victoria como símbolo de su política comercial.

Pero una gran parte de los economistas estadounidenses considera que esos cambios afectarán a la economía y el comercio de los tres países. Para Canadá y México la permanencia del TLCAN es importante. Los dos dependen en gran parte de su relación con la economía estadounidense, que absorbe 80% del comercio exterior de sus vecinos.

Ni el régimen de Enrique Peña Nieto –y tampoco el del entrante presidente Andrés Manual López Obrador– en México ni el gobierno de Justin Trudeau, en Canadá, pueden darse el lujo de un choque abierto y continuo con EU.

El efecto de la imposición sobre las relaciones generales no es de desdeñarse. Los canadienses no son admiradores de Trump y la forma en que los trató dañó vínculos históricos.

En el caso de México, la desconfianza hacia los Estados Unidos alcanzó los niveles más altos en 25 años, con el consecuente impacto en el tono de la cooperación bilateral en todos los órdenes. Las actitudes de racismo y/o xenofobia reveladas y auspiciadas por la retórica de Trump tampoco ayudan y más bien refuerzan la irritación de muchos mexicanos.

Algunos especialistas, como Peter Hakim, presidente emérito del grupo Interamerican Dialogue, de Washington, consideran que el daño va más allá de Canadá y México, toda vez que otras naciones latinoamericanas han seguido el proceso con atención. Pero puede afirmarse también que otros países alrededor del mundo, incluso Japón y la Unión Europea, han hecho lo propio.

En los últimos años China ha desarrollado una importante campaña diplomática y comercial alrededor del mundo, y para establecer un contraste con los Estados Unidos de Trump se ha presentado como un nuevo adalid del libre comercio mundial. De hecho, prepara una importante feria para exportadores.

Los Estados Unidos son sin duda una enorme presencia en la economía y el comercio mundiales, pero la forma y fondo del estilo Trump de negociación trabajan en su contra.

De hecho, ya varios países de la región –Argentina, Brasil Chile, Perú, Venezuela– tienen a China como su principal socio comercial y los demás buscan formas de reducir su vulnerabilidad.

En abril pasado, el vicepresidente Mike Pence participó en la Cumbre de las Américas, de Lima, y presentó a los asistentes un mensaje de acercamiento y colaboración con los Estados Unidos. Pero pocos le creyeron.

spot_img
spot_img
Cortesía de Investing.com

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!