Ecuación idónea para detonar a la región fronteriza: zona libre y USMCA

El sector empresarial considera que el acuerdo comercial y los beneficios fiscales refuerzan la llegada de IED, uno de los motores en el norte.

446

Tijuana, BC. El acuerdo comercial alcanzado entre Estados Unidos, México y Canadá (USMCA, por su sigla en inglés) y el proyecto de crear una zona libre en la frontera norte representa para los empresarios la ecuación idónea para detonar la economía de los estados de la región, cuyo común denominador es la dependencia con la Unión Americana.

Es decir, las facilidades en exportaciones y los beneficios fiscales refuerzan la llegada de Inversión Extranjera Directa (IED), uno de los motores económicos en la frontera norte.

Según información de México, ¿cómo vamos?, las entidades que más dependen de Estados Unidos, en términos de exportaciones, son Tamaulipas (92.3% de sus ventas al exterior se dirige al país vecino del norte), Chihuahua (91.1%), Baja California (88.6%), Hidalgo (88.2%), Coahuila (85.1%), Sonora (84.2%) y Nuevo León (84.0 por ciento).

De los datos anteriores se observa que de los siete territorios con el coeficiente más elevado, seis pertenecen a la franja fronteriza de México.

Durante el periodo del 2013 a junio del 2018, los estados de la frontera norte registraron una relación superior a 50% del peso estadounidense en la captación de IED, resaltando en el top cinco Baja California (67.1%), Coahuila (65.4%) y Chihuahua (57.6%), de acuerdo con cifras de la Secretaría de Economía.

El presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en Tijuana, Kurt Honold Morales, dijo que el sector empresarial permeaba la incertidumbre por no tener la certeza las condiciones comerciales a las que llegarían México, Estados Unidos y Canadá.

Incluso, según información de la Asociación de Industriales de la Mesa de Otay, el año pasado, cuando iniciaron las negociaciones los tres países, hubo compañías que congelaron sus inversiones debido a las dudas que existían con la postura del presidente estadounidense, Donald Trump, de terminar el Tratado de Libre Comercio de América de Norte.

“Para Baja California, más que para otros estados, es importante la permanencia del acuerdo, porque estás hablando de que más de la mitad de las empresas que manufactura que hay en la entidad son de Estados Unidos, es vital para la economía mantener ese pacto”, explicó Honold Morales.

Compensación

En el caso de la propuesta de crear una zona libre, indicó que las reducciones del Impuesto al Valor Agregado a 8% y del Impuesto sobre la Renta a 20% favorecerán a la industria y comercio local, aportando importantes beneficios para la región fronteriza.

A diferencia de la percepción que existe sobre una disminución en la recaudación fiscal, destacó que para esa falta de recursos habrá una compensación, ya que con el fomento de la inversión habrá un efecto multiplicador en otros sectores que generen dinero a las arcas de los gobiernos estatales.

El Proyecto de Nación 2018-2024 del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, especifica que la Zona Económica Libre en toda la frontera norte del país es para rescatar el potencial de una región “que ha perdido capacidad económica en las últimas décadas y generación de empleo a migrantes”.

“La propuesta de zona libre es para potenciar la atracción de inversión global. La mayor oferta nacional atraería al consumidor fronterizo de los dos países a bienes y servicios mexicanos, para lo cual se requiere seguridad, infraestructura económica y social, parques industriales, precios e impuestos competitivos con Estados Unidos, así como libertad de movimiento de factores y personal en un ambiente de desregulación”, se lee en el documento.

Las metas de corto y mediano plazo del plan (uno a tres años) son la captura de un porcentaje del comercio de menudeo y de servicios en la zona fronteriza estadounidense por 5,000-10,000 millones de dólares; retener parte de la pérdida de participación de consumo de mexicanos de 15,000 millones de dólares en la última década; aumentar el coeficiente de inversión entre Producto Interno Bruto (PIB) regional de 18 a 24%, y atraer en dos años IED por 5,000-10,000 millones de dólares.

Mientras las metas de largo plazo (cinco años y más) son incrementar la inversión a PIB regional a 30-35%; registrar una tasa de crecimiento del PIB regional a 6-10%, y captar IED por 20,000-30,000 millones de dólares anuales.

Salidas

El presidente del CCE en Tijuana estimó que la fuga de consumidores hacia los Estados Unidos representa una pérdida de 6,000 millones de dólares anuales, la cual ha ido creciendo gradualmente, ya que en el 2001 el monto rondaba los 1,500 millones de dólares, “y el dinero que los bajacalifornianos gastan en los Estados Unidos representa 10.3% del PIB estatal”.

“No consideramos que los incentivos fiscales representen un privilegio o un regalo, sino más bien una compensación y un estímulo para poder seguir emprendiendo e innovando en condiciones más equitativas de competitividad”, manifestó.

Prevén que línea ferroviaria binacional opere en el 2019

Tijuana, BC. Empresarios de México y Estados Unidos estiman que para el 2019 comience operaciones la vía férrea que cruzará desde California hasta el territorio bajacaliforniano.

Se trata de un proyecto ferroviario que arranca en Tecate y que consiste en unir la Vía Corta del tren (del lado mexicano) con la Línea del Desierto (del estadounidense), para el cual se requiere una inversión de 110 millones de dólares para echar a andar los 113 kilómetros en la Unión Americana.

El director general de Baja California Railroad (BJRR) —empresa que tiene la concesión para operar la línea del tren—, Roberto Romandía Tamayo, explicó que desde junio del 2016 la firma obtuvo la aprobación del Sistema de Tránsito Metropolitano de San Diego para la rehabilitación y operación de la Línea del Desierto.

“Esto nos va a permitir una total conectividad con Estados Unidos y fortalecerá la relación entre la industria ferroviaria y otros sectores”, dijo.

Además, detalló que apenas el mes pasado se reunieron con directivos de la compañía Union Pacific (UP) para pactar un acuerdo y trabajar en la ruta que recorrerá el ferrocarril, ya que al ser una de gran empresa, dijo, significará un intercambio y mayor conexión a través de los caminos cortos a lo largo de Estados Unidos.

“Para Baja California Railroad el tener la posibilidad de realizar el intercambio directo con UP a través de la Línea del Desierto es de suma importancia, puesto que es una situación muy privilegiada, ya que al comenzar los intercambios a la altura de Calexico, BJRR estará posicionado en todas las partes de Estados Unidos”, indicó.

Romandía Tamayo señaló que al tratarse de solamente dos empresas con el control de la ruta binacional, esto significará beneficios al consumidor final, como la reducción de costos de transportes, eficiencia en tiempos de entrega, mayor seguridad en la mercancía y versatilidad, ya que el valor no aumentará con la participación de otros particulares.

Expuso que parte del ahorro consiste en el espacio que este tipo de vehículo puede ofrecer.

El presidente del Clúster de Logística de Baja California, Gerardo Brizuela, advirtió que para detonar la economía en el estado los proyectos de infraestructura como el de las vías del tren deben ser prioritarios, ya que parte de los inversionistas lo que buscan es poder trabajar al menor costo y con la mayor eficiencia posible.

Sobre la Línea del Desierto, agregó que el plan a largo plazo es que no sólo la parte norte de la entidad cubra la ruta hacia Estados Unidos, sino que desde el puerto de Ensenada, donde llega mercancía desde Asia, pueda conectarse hasta Tecate y luego al otro lado de la frontera.