Cerrará México frontera norte a importación legal e ilegal de autos usados; SAT decomisará chocolates

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público del Gobierno de la República (SHyCP)  emprenderá, a partir del primer trimestre del 2018,  una agresiva campaña, aseguramiento de todo aquel vehículo automotor ingresado ilegalmente por la frontera norte y que por miles circulan impunemente por el territorio.

14568

Con o sin Tratado de libre comercio entre Estados Unidos y Canadá, México logrará consolidar el mercado automotriz interno y con las importaciones de vehículos económicos y ligeros de la Unión Europea y Asia, así como el arribo de nuevas plantas ensambladoras de autos eléctricos provenientes de estas naciones, el país dejará de depender de la nación de al lado para satisfacer la creciente demanda interna ;  sobre todo, el suelo Azteca dejará de ser el deshuesadero del vecino país. El gobierno peñanietista, en los albores de su gestión, ha decidido erradicar la oprobiosa industria informal y pendenciera que representa el comercio de los denominados “auto chuecos”,  formada por organizaciones clandestinas, cuyos líderes engañan al comprador de autos con la falsa promesa de tramitar su regularización y su estancia legal en el país, lo cual, nunca sucederá. Lo que es más grave, no pocas entidades federativas, entre ellas Sonora, han cerrado los ojos ante este problema y sus autoridades fiscales se han cruzado de brazos frente a la proliferación de “carros chuecos”, a pesar que tienen la obligación de proceder al decomiso del bien y aplicar una onerosa multa a quien sea sorprendio en posesión de uno, incumpliendo así el convenio de coordinación que existe con la  Secretaría de Hacienda federal para actuar en consecuencia.  

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público del Gobierno de la República (SHyCP)  emprenderá, a partir del primer trimestre del 2018,  una agresiva campaña, aseguramiento de todo aquel vehículo automotor ingresado ilegalmente por la frontera norte y que por miles circulan impunemente por el territorio.

Tal parece que la dependencia federal está sola en este cometido y emprenderá la campaña de decomiso, embargo  y multa a los poseedores, con sus medios y sus propios agentes de la policía fiscal, pues el estado ha demostrado desinterés por colaborar y no  respetar lo establecido en el convenio de coordinación fiscal firmado entre embos el 2016.

En su informe correspondiente al año fiscal que concluye, emitido por el órgano asesor multisectorial de la SHyCP  llamado “Mesa de Combate a la Ilegalidad”, a cuyo contenido tuvo acceso Dossier Político, se establece la necesidad de que los estados cumplan cabalmente con lo establecido en Convenio de Colaboración Administrativa en Materia Fiscal Federal, celebrado con las entidades federativas, entre ellas Sonora, a efecto de para frenar la introducción de mercancía de contrabando y aplicar las medidas fiscales pertinentes, entre ellas,  el decomiso de autos con estancia ilegal en territorio mexicano.

El convenio entre federación y Sonora fue firmado el cinco de agosto del 2016 por la gobernadora, Claudia Pavlovich Arellano y el gobierno federal, a través de la Secetaría de Hacienda, mediante el cual, se faculta a la parte local a realizar tareas de verificación vehícular y, en general, de todo ipo de mercancías que entran por las aduanas, así como decomisar aquellas que lo hacen por  contrabando, como es el caso de miles de vehículos “chocolate”.

Más aun, las autoridades fiscales de Sonora se obligan con el convenio a proceder contra aquellos poseedores que no demustren la legal tenencia del vehiculo, con el aseguramiento del bien, encauzar penalmente a su poseedor por delito equiparable al contrabando y aplicar una multa por la violación de la Ley Aduanera, los codigos de comercio y normas jurídicas que resultasen agraviadas.

El convenio de coordinacion citado es benévolo con la entidad que cumpla con preceptos, pues establece que todas las mercancías que decomise la autoridad local a nombre de federación y los creditos fiscales (multas) que coloque entre los contribuyentes  sancionados, pasarán en un cien por ciento al poder del Estado colaborador.

Pese a ello, Sonora es de los estados del pais donde más vehiculos de procedencia extranjera circulan ocupando el nada honroso primer lugar como frontera con más contrabando de autos.

Por otro lado y, ante el endurecimiento de la política fiscal contra el contrabando vehícular en estados vecinos como Chihuahua y Baja California, se asentaron en  Sonora organizaciones delictivas nacidas en esas entidades y dedicadas a la comercialización de autos ilegales en todo el territorio nacional, bajo la careta de asociaciones defensorasa del parimonio, identificadas poe lY A placas numeradas no reconocidas por la autoridad fiscal que portan sus seguidores.

Autos usados importados, lastres para la economía

La Secretaría de Hacienda considera urgente que para este 2018  todos los estados del país, entre ellos Sonora, tendrán que colaborar para hacer frente y erradicar proliferación de autos de procedencia extranjera que circulan ilegalmente por sus territorios.

La idea es, prevee La Mesa de Combate a la Ilegalidad, lograr que el 2018 y años subsecuentes se supere la cifra alcanzada de vehículos embargados y asegurados del 2013 a junio del 2016.

Aunque ningun nivel de gobierno sabe a ciencia cierta a cuanto asciende el parque vehicular ilegal que circula en el pais, estados o municipios, la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz  realizó un estudio estimativo  en el año 2015, calculando que en el país circulaban  5 millones 44 mil  unidades. 

De acuerdo al organismo patronal, en 1992 se calculaba que en había entre 600 y 700 mil unidades extranjeras ilegales, para el año 2001 la cifra se incremenbtó a 2 millones 500 mil autos “chocolate” y para este 2017  el organismo empesarial calcula que podrían llegar a los seis millones de vehiculos de procedencia extranjera ilícita circulando por el pais.

Del total de vehículos ilegales en México, 2 millones 330 mil corresponden a automóviles sedán o ligeros;  2 millones 89 mil son camiones ligeros; ciento 11 mil son camiones pesados y transporte urbano; cien mil son tracto camiones y tres mil 959 unidades son autobuses integrales de carga o de gran pasaje. 

En diversas localidades del país, y notoriamente en la región fronteriza del norte, circulan miles de vehículos de procedencia extranjera de manera ilegal; no tienen placas nacionales ni tarjeta de circulación, y mucho menos se conoce el nombre de su propietario.