Petróleo sube ante posible salida de EU del Acuerdo de París

De retirarse, la demanda de combustibles fósiles se incrementaría, dando impulso a los precios del barril de crudo

2906

El precio del petróleo subía desde el mínimo de tres semanas de la sesión anterior, impulsado por la posible salida de Estados Unidos del Acuerdo de París, y por el informe de que sus existencias de crudo cayeron más de lo esperado.

El presidente Donald Trump escribió en su cuenta de Twitter que pronto anunciará su decisión sobre la permanencia o salida de Estados Unidos del Acuerdo de París, pacto mundial de lucha contra el cambio climático.

«Si él retira a Estados Unidos del acuerdo climático, señalaría su intención de revertir las regulaciones de emisiones que favorecerían el uso y la demanda de combustibles fósiles, dando así un impulso muy necesario a los precios del petróleo», explicó Jonathan Chan, analista de inversiones de Phillip Futures en Singapur.

Por otra parte, el American Petroleum Institute (API) reportó que los inventarios estadunidenses de crudo cayeron 8.7 millones de barriles a 513.2 millones en la semana hasta el 26 de mayo, superando las expectativas de los analistas que eran de baja de 2.5 millones de barriles.

Este jueves, el barril de petróleo tipo Brent del Mar del Norte para entregas en agosto se cotizaba en 51.30 dólares al inicio de la sesión en el mercado electrónico Intercontinental Petroleum Exchange (ICE). El Brent subía 99 centavos de dólar (1.96 por ciento) respecto al cierre previo del miércoles pasado, de 50.31 dólares por barril.

En tanto, el crudo estadunidense West Texas Intermediate (WTI) para entregas en julio, ganaba 59 centavos (1.22 por ciento) y se cotizaba en 48.91 dólares.

Por su parte, la canasta de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) se cotizó este miércoles en 48.69 dólares, baja de 70 centavos de dólar (1.43 por ciento) respecto al cierre del martes.

La OPEP y otros diez productores acordaron el pasado 25 de mayo extender hasta marzo de 2018 el acuerdo adoptado a fines de 2016 para recortar el bombeo en 1.8 millones de barriles diarios.

Sin embargo, los operadores de futuros energéticos creen que esa medida será insuficiente para atacar el exceso de oferta.