El T-MEC, un nuevo comienzo

El T-MEC, en palabras del propio Trump “el mejor y más importante acuerdo comercial de los Estados Unidos”, incluye algunos cambios. De los más significativos, operativamente hablando, es el referente al certificado de origen, pues sólo las mercancías originarias de la región (Canadá–EUA–México) gozarán los beneficios arancelarios y el pago de derechos aduaneros.

0
295

El T-MEC, un nuevo comienzo

El 1 de julio de 2020 entra en vigor el Tratado MéxicoEUA, Canadá, mejor conocido como T-MEC, que pone fin a 26 años del Tratado de Libre Comercio de América del Norte. Recordarán que Donald Trump, desde su campaña a la presidencia de los Estados Unidos, prometió acabar con el TLCAN, pues, según él, había sido la peor negociación comercial en la historia de su país. 

Quizá sus palabras bajo la visión del Make America Great Again tengan sentido, pero no razón. El TLCAN representa más de 18% del PIB mundial, y los tres países que lo integran crecieron de forma sostenida en un promedio de 2.6% anual desde que entró en vigor. El comercio entre los tres países creció 128% en un mercado de 490 millones de personas. Hoy, MéxicoCanadá Estados Unidos comercian trilateralmente mil 800 millones de dólares cada día. Nuestro comercio con ellos significó, en 2019, 601 mil millones de dólares.

 

México, con el TLCAN, se ha consolidado entre el primer y segundo socio comercial de Estados Unidos, dependiendo de la línea de tiempo. Y es claro que nuestro país no se entendería hoy sin este tratado, que comenzó en el mítico año de 1994. Para no ir tan lejos, la gran reforma aduanera que dio paso al sistema actual, y que es líder de América Latina, no hubiese sido posible sin la puesta en marcha del acuerdo, que ahora vive la versión 2.0

El T-MEC, en palabras del propio Trump el mejor y más importante acuerdo comercial de los Estados Unidos, incluye algunos cambios. De los más significativos, operativamente hablando, es el referente al certificado de origen, pues sólo las mercancías originarias de la región (CanadáEUAMéxico) gozarán los beneficios arancelarios y el pago de derechos aduaneros.

 

Para ello, los agentes aduanales, tendremos que identificar la fracción arancelaria del producto terminado, conocer el país de exportación, saber cuál es el proceso productivo y las materias primas, verificar el medio de transporte directo o indirecto, cumplir con las reglas de origen, resguardar la documentación e información que acredite la regla de origen y realizar la certificación de manera correcta.

El T-MEC también tiene un apartado específico sobre Aduanas Facilitación del Comercio, que pretende facilitar y agilizar el despacho de mercancías en la aduana y transparentar los procesos administrativos, a fin de reducir costos derivados de las operaciones logísticas y aduaneras.

 

Además, incluye una disposición de ventanilla única donde se estipula que las administraciones aduaneras deben establecer un sistema único de envío electrónico para todos los requisitos de datos relacionados con la aduana. Lo que significaría la evolución de nuestra actual VUCEM a una ventanilla única regional que pudiera armonizar los requisitos de documentación aduanera entre los países de América del Norte e implementar sistemas en línea para procesar y compartir información relacionada con las aduanas.

Fuente:

Redacción-https://heraldodemexico.com.mx/opinion/t-mec-tlcan-donald-trump-estados-unidos-mexico-canada-aduanas-jose-ignacio-zaragoza/