Importaciones abarataron hasta 35% el gas LP

Actualmente, según datos no oficiales, se sabe que aproximadamente el 30 por ciento de las necesidades del país se satisfacen con gas de importación, subrayó añadiendo que el mercado nacional tiene (consume) alrededor de 700 mil toneladas mensuales.

0
1700

Tras la apertura a las importaciones de gas licuado de petróleo desde enero de 2016, empresarios gaseros consiguieron este fluido a un precio 35 por ciento más barato que el de producción nacional, ante lo cual Petróleos Mexicanos (Pemex) estableció una estrategia comercial muy similar.

Por otra parte, en enero de 2017 se liberarán los precios de ese combustible y se prevén variaciones a la alza y a la baja en su importe, además de la llegada de extranjeros al mercado.

Lo anterior es según informes del presidente de la Asociación de Distribuidores de Gas LP del Interior (Adigas), Víctor Figueroa Aeyón, quien dijo que a partir del 1 de enero de 2017 la Secretaría de Economía ya no publicará mensualmente el precio máximo al público del gas LP que actualmente está en alrededor de siete pesos por kilo; ahora se fijará por sus costos, inversiones, precios de la competencia, en la búsqueda de proveedores que den más barato, «así vamos a estar todos ahora».

Al preguntársele si esa liberación implicará una baja o aumento de precios, respondió que habrá lugares en los que bajarán y en otros subirán.

Durante más de 70 años estuvimos siempre con un precio «amarrado» o administrado por parte del gobierno federal, pero actualmente tenemos más alternativas y, por tanto, también la necesidad y obligación de diseñar estrategias de mercado y de precio, lo cual generará gran diversidad de ofertas para los clientes, señaló.

De acuerdo con el dirigente, a partir de la liberación de la importación de gas licuado de petróleo (LP) en México, tanto los compradores como los vendedores (gaseros) se están moviendo con base en las fuerzas del mercado para ver quien les vende más barato, y al final eso les dará mayor competitividad.

Actualmente, según datos no oficiales, se sabe que aproximadamente el 30 por ciento de las necesidades del país se satisfacen con gas de importación, subrayó añadiendo que el mercado nacional tiene (consume) alrededor de 700 mil toneladas mensuales.

Entonces serían cerca de 200 mil toneladas lo que se está importando mensualmente, por diferentes puntos de internación, entre ellos la frontera norte, «donde más se tienen puntos de importación»; también en el Golfo de México hay tres terminales marítimas, y en el Pacífico existen dos, reveló Figueroa Aeyón.

Aclaró que hasta hace unos meses existía una diferencia muy grande en los precios entre el gas de importación y el de producción nacional. Estuvo hasta un 35 por ciento más barato el gas de importación. «Actualmente ya no es así. Actualmente Petróleos Mexicanos está teniendo una estrategia comercial que es muy similar. Ya nos arroja precios muy similares a lo que se puede encontrar en el mercado más grande del mundo del gas, que es Estados Unidos».

Ya la competencia se está dando al nivel de los productores y de los importadores. Entonces, ya para nosotros como empresas de distribución, tenemos unas alternativas muy buenas que antes no teníamos para poder comprar el gas, aseveró.

Sin embargo, puntualizó que el 80 por ciento de los hogares en México se satisfacen a través de gas LP; diariamente toda la industria hace un millón de servicios. Entonces, hay un sistema de distribución muy grande que no se va a ajustar tan rápido como se podría suponer, que al haber más proveedores de diferentes orígenes, los precios se vayan a empezar a mover así de manera muy marcada.

Pemex

Por otra parte, y sin incurrir en pérdidas en los costos de producción, Petróleos Mexicanos (Pemex) otorgó a partir del pasado mes de abril algunos descuentos a los distribuidores de gas licuado de petróleo (LP), luego de que su nivel de ventas disminuyó en más del 30 por ciento del mercado por la participación de importadores privados, según informes facilitados en dicha empresa.

Cabe señalar que en un desplegado publicado ayer en un diario especializado, se dice que supuestamente Pemex Transformación Industrial está perdiendo más de mil millones de pesos mensuales y que presuntamente Pemex está dándole descuentos a los distribuidores de gas LP (licuado de petróleo) tan desproporcionadamente altos, dándoles a ganar millonarias utilidades a costa de perder en Pemex.

Por su parte, la petrolera mexicana dio a conocer que «el precio de venta de gas LP de Pemex es ?regulado; la Comisión Reguladora de Energía establece un precio máximo, el cual, en caso necesario, puede ser disminuido por Pemex, para mantenerse competitivo en el mercado».

La empresa a cargo del gobierno federal detalló que la regulación de precio máximo era necesaria en el entorno cerrado que prevalecía hasta diciembre de 2015, pero no ha sido revisada en el nuevo entorno de competencia. Debido a esto, el precio máximo autorizado a Pemex por el marco regulatorio, resulta poco competitivo.

«Con la apertura de las importaciones en 2016, y por el hecho de que los precios internacionales del producto están en niveles muy bajos, comparados a los precios máximos autorizados que prevalecen en México, las importaciones están resultando muy atractivas para los nuevos importadores y están fluyendo cantidades de producto más allá de lo que tradicionalmente requiere el mercado mexicano», destacan los datos de la compañía nacional

Las referencias de Petróleos Mexicanos puntualizan que, como resultado de que el precio máximo autorizado a Pemex no es adecuado para competir, se decidió ejercer la facultad de vender a precios más competitivos.

«Así, a partir de abril Pemex ha otorgado algunos descuentos a los distribuidores, sin incurrir en discriminación indebida, y sin incurrir en pérdidas respecto a los costos de producción, con el propósito de incentivar sus compras, ya que, para una empresa como Petróleos Mexicanos, es muy importante asegurar el desplazamiento de la producción, porque si se llenan los almacenes de una refinería o un complejo procesador de gas, es necesario reducir la actividad de transformación, lo que impacta a toda la cadena productiva, provocando mayores costos por producción perdida», resaltó Pemex.