Puertos a marchas forzadas

Han pasado cuatro años desde que comenzó el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto cuya administración en materia de puertos se ha centrado en incrementar su capacidad operativa hasta superar las 500 millones de toneladas

0
3397

Ello mediante una inversión estimada inicialmente en 62 mil millones de pesos (mdp) y elevada a 72 mil mdp en octubre pasado por Guillermo Ruiz de Teresa, Coordinador General de Puertos y Marina Mercante.

Durante la Evaluación Anual 2016 de dicha entidad, dependiente de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), y ante Gerardo Ruiz Esparza, su titular, Ruiz de Teresa señaló que al finalizar 2016 se habrían invertido las «dos terceras partes» de este presupuesto, proviniendo el 80% de la iniciativa privada, y con lo cual se llegaría a las 400 millones de toneladas de capacidad de carga el año pasado, y 530 millones de toneladas en 2018.

El motivo por el cual se elevó la proyección de inversión en materia portuaria se basa en la demanda que existe en materia de infraestructura para el almacenamiento de hidrocarburos, misma que aún no se refleja en la información oficial brindada por la SCT y en la cual se fundamenta este ejercicio periodístico, que toma como pilar los proyectos registrados en la plataforma de seguimiento a la obra pública de la dependencia.

Bajo este escenario, existen 16 proyectos en proceso, de los cuales, cinco están en planeación, uno en contratación, 10 en ejecución y ninguno concluido; sumando una inversión total por 50 mil 165.3 mdp., aunque también se observan dentro de este listado dos proyectos suspendidos.

Tomando lo anterior como referencia, y el avance físico de cada una de las obras, se desprende que en promedio existe un grado de avance de 33%, lo cual se traduciría en inversiones por 16 mil 554.5 mdp ejecutados; de tal forma que, a dos años de que termine la administración, aún faltan por erogar 33 mil 610.8 mdp para completar el 67% de avance físico restante de los proyectos.

La información de la SCT fue actualizada hasta diciembre de 2016 e integra las inversiones tanto públicas como privadas, lo cual refleja que, en algunos de los proyectos que se presentan a continuación, se deberá trabajar a un ritmo vigoroso si se quieren finalizar en tiempo.