Puertos de Barcelona, Marsella y Génova defienden la inversión europea que impulse la intermodalidad

0
242

Desde Intermed Gateways, la asociación integrada por los puertos de Barcelona, Marsella y Génova, han abogado recientemente para que una parte importante de la inversión de los fondos europeos, destinados a mejorar una red logística que sea más sostenible y eficiente, vaya destinada al impulso de los puertos mediterráneos.

Los fondos europeos destinados a logística y transporte se destinarán a proyectos escalables y sostenibles. En este sentido, estos puertos han defendido que la región Mediterránea es el presente y el futuro de la logísticaindicando a su vez ”la oportunidad única” que representa la nueva Red Ten-T para conseguir una red de transporte menos congestionada y más eficiente y sostenible.

En este contexto, la primera fase de ayudas públicas dentro del programa ‘Conectar Europa’ puede convertirse en el primer paso para el cumplimiento de los objetivos de reducción de la huella medioambiental del sector del transporte, logrando un sistema de transporte eficiente y competitivo.

Por ello, desde los puertos del sur de Europa han mostrado su disposición a intercambiar opiniones con la Comisión Europea sobre el destino eficiente de los fondos de la Red Ten-T, y el papel clave que los puertos del Mediterráneo también pueden jugar en la construcción de un sistema competitivo de transporte de carga europeo. 

Solución competitiva para la cadena logística

Debido a las mejoras considerables en infraestructuras, eficiencia y productividad, los puertos mediterráneos han sido reconocidos como una “solución competitiva”en el servicio y la mejora de las cadenas logísticas de las industrias y consumidores europeos.

Este proceso de desarrollo de los puertos mediterráneos, apoyado también por las políticas y fondos europeos, debe continuar en los próximos años para conseguir un sistema logístico y de transporte equilibrado que incluya dos fachadas portuarias, las del Mediterráneo y del Norte de Europa, que garanticen un acceso equilibrado, eficiente y sostenible a los mercados europeos.

Por otro lado, ante la tendencia creciente a la formación de alianzas de navieras, la posibilidad de distribuir los barcos y las escalas en dos franjas portuarias “reduce la necesidad de inversiones adicionales en infraestructuras, alivia la amenaza de congestión, limita la demanda adicional de espacio y restringe otros efectos medioambientales”.

Adicionalmente, los puertos europeos representan un elemento clave de la política europea de vecindad, siendo una puerta fundamental de los flujos de pasajeros y carga con el norte de África y Oriente Medio.

Además, “los costes laborales pueden ser más reducidos a los puertos mediterráneos que a otros puertos europeos”, la gestión de terminales y manipulación de carga han sido liberalizadas de manera general; y la transparencia, fiabilidad y productividad “han mejorado considerablemente”, señalan desde Intermed.

Ahorro mediante la Red Ten-T

En un proceso lento pero creciente, algunos operadores y compañías europeas están reduciendo la huella medioambiental de sus cadenas logísticas y mejorando su competitividad y eficiencia a través del desplazamiento gradual de parte de sus flujos a los puertos del Mediterráneo, adoptando soluciones logísticas innovadoras.

Por ello, desde los puertos del sur de Europa defienden que esta tendencia se podría acelerar si los puertos mediterráneos se pudieran beneficiar de una intermodalidad más eficiente. Cuando esta conectividad vial y ferroviaria sea efectiva, “la red de transporte europea ahorrará grandes cantidades de emisiones contaminantes, congestión y dinero” . 

La alternativa portuaria del Mediterráneo representa una oportunidad para el sistema de transporte europeo que, si se ignora, “puede comprometer su conectividad, competitividad y la oportunidad de hacer frente a los retos medioambientales de los próximos años”.