Se saturan puertos petroleros

441

La probable reactivación de la industria petrolera, con los recientes descubrimientos de yacimientos en el Golfo de México, podría enfrentar un problema de saturación en los puertos marítimos que son usados como centros logísticos por Petróleos Mexicanos (Pemex) y agudizarse en la próxima administración.

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Pemex y la Administración Portuaria Integral de Campeche (APICAM), advierten que tan sólo en el recinto portuario de Isla del Carmen, considerado el principal puerto logístico para la industria petrolera de todo el Sistema Portuario Nacional de la Región Marina Noreste (RMN), la falta de espacios libres, frentes de agua y superficies terrestres operacionales impide la llegada de nuevos inversionistas.

Desde estas instalaciones portuarias, empresas contratistas y proveedoras atienden las necesidades de Pemex costa afuera: transporte de bienes, insumos y pasajeros a plataformas petroleras, además de reparaciones industriales a los equipos, pozos petroleros, plataformas y otros.

Isla del Carmen tiene un mercado específico que va de 70% a 80% de la región marina noreste y la suroeste, es decir, atiende entre 210 a 240 plataformas, en particular el transporte de pasajeros (800 mil viajes pasajeros año) y lodos asfálticos de perforación y cemento de cierre de pozos. “El 95% de los arribos están relacionados con la atención a plataformas petroleras”, indica el director de Puertos de la SCT, Alejandro Hernández Cervantes en el proyecto Ampliación del Puerto de Isla del Carmen en Campeche que fue registrado en Hacienda el pasado mes de junio con la clave 12095100003.

Para 2011, la producción de las regiones marinas de aceites pesados (zona de influencia de Isla del Carmen) representa 56% de la producción de petróleo crudo, siendo la región marina noreste la más importante en la producción nacional.

El director de la APICAM, Fernando Sadek Abad, argumenta en el diagnóstico que realizaron de este puerto, que hoy por hoy, 39 empresas cesionarias como Dowell Schlumberger de México, Halliburton de México, Constructora Subacuática Diavaz, Oceanografía, Industrial Perforadora de Campeche, Perforadora Central y Cotemar, entre otras, ocupan la totalidad de los frentes de agua del recinto portuario actual, y desde la línea de agua disponen del ancho de 20 metros de la Zona Federal Marítima Terrestre, con lo que se que integra la superficie total del puerto de Isla del Carmen.

De esta forma, “una empresa que quiera participar en los concursos de prestación de servicios de Pemex no puede ofrecer el frente de agua, ni la superficie terrestre para cumplir las condiciones de la licitación”.

Esto significa que el nuevo inversionista potencial “no puede intervenir en el concurso sino realiza un acuerdo, vía una subcontratación con un cesionario ya establecido, a través del cual le paga al cesionario y no a la APICAM, lo que ha provocado rentas extraordinarias y una plusvalía inmobiliaria de la que el puerto de Isla del Carmen no recibe ningún ingreso, ningún beneficio”.

Además, los mayores costos de la subcontratación entre particulares, que genera para los cesionarios una plusvalía inmobiliaria, “en definitiva los abona Pemex”, ya que las empresas de logística petrolera trasladan esos mayores costos a los contratos de prestación de servicios a la paraestatal (los cuales pueden encarecerse hasta 20%), lo que obliga a la paraestatal a afrontar mayores erogaciones en perjuicio de sus rendimientos económicos y financieros.

Pemex concluye que este puerto en las condiciones actuales “no puede satisfacer la demanda insatisfecha ni tampoco aprovechar las ventajas competitivas en servicios logísticos off shore a las plataformas. Las dos causas principales de esta restricción actual de Isla del Carmen, son la falta de bandas de atraque marginales y de patios de maniobras y almacenamiento de materiales e insumos”.

Por si eso fuera poco, explican los organismos involucrados, la falta de infraestructura portuaria suficiente en esta zona marítima del país, impacta en los costos totales de producción de petróleo que integran el precio internacional de la mezcla del crudo tipo Maya y afectan la competitividad del país frente a otros proveedores internacionales de crudo pesado.