El mercado externo de la región centro

En esta región, que ocupa la vigésima parte del territorio del país y concentra casi un tercio de su población y PIB, encontramos tres entidades en las cuales sus exportaciones son de alta importancia: Querétaro (28.3% de su producción, 23.4% del PIB y 21.5% del ingreso de sus hogares); Morelos (28%, 22.9% y 21.9%) y México (24.8%, 22.5% y 22.5 por ciento).

0
125

El mercado externo de la región centro

Con los motores del crecimiento interno seriamente dañados por una combinación tóxica de crisis de confianza de los inversionistas en el proyecto de la 4T y los graves efectos económicos de la pandemia, las esperanzas de una rápida recuperación se depositan en la reactivación acelerada de la economía norteamericana. Sólo que en ese frente existe también una gran incertidumbre. Por lo anterior, hemos estado evaluando la capacidad exportadora de las regiones y entidades de la República, así como su grado de exposición a ciertos escenarios prospectivos en el frente externo.

Toca ahora el turno a la región centro, cuyas ventas internacionales de bienes y servicios sustentan poco más de la quinta parte del valor de su producción, 17.9% de su Producto Interno Bruto (PIB) y 16.9% del ingreso disponible para el gasto de sus hogares. En los parámetros nacionales, la relevancia de las exportaciones para esta parte del territorio nacional se ubica en la parte media.

En esta región, que ocupa la vigésima parte del territorio del país y concentra casi un tercio de su población y PIB, encontramos tres entidades en las cuales sus exportaciones son de alta importancia: Querétaro (28.3% de su producción, 23.4% del PIB y 21.5% del ingreso de sus hogares); Morelos (28%, 22.9% y 21.9%) y México (24.8%, 22.5% y 22.5 por ciento). Otras tres cuya clasificación en este aspecto se ubica en el rango medio: Puebla (24.3%, 20.2% y 17.5%), Tlaxcala (17.8%, 15.1% y 13.9%) e Hidalgo (16.6%, 14.4% y 12.7 por ciento). Y la capital de la República, con una economía de muy baja dependencia de las exportaciones (6.7%, 6.6% y 5.9 por ciento).

Durante los últimos 12 años, y como parte del desplazamiento de las exportaciones desde la frontera norte hacia el altiplano, occidente y centro del país, el dinamismo de esta variable en la región centro ha sido superior al promedio nacional, pasando de 11.2 a 14.8% de las ventas foráneas de México. Sin embargo, las exportaciones per cápita son de 0.45%, pues como ya señalamos antes, en la zona habita uno de cada tres mexicanos. Las ventas internacionales de bienes y servicios de cuatro actividades de la región tienen una participación nacional superior a la de su población: Fabricación de productos textiles, industria del papel, industria química y la fabricación de productos a base de minerales no metálicos. Pero salvo la industria química, el monto de las ventas de esos productos, nos son relevantes en las exportaciones totales del país.

Las elasticidades totales de las exportaciones por sector nos permiten identificar las ventas externas con mayor repercusión en la producción de esas economías. A nivel agregado, las exportaciones de la fabricación de industria de transporte (destacadamente la industria automotriz) y el comercio al mayoreo explican más de la mitad del impacto de las exportaciones en su producción.

En el caso de la Ciudad de México, cuya economía es la menos dependiente del sector externo, los servicios de transporte y comercio vinculados con el comercio exterior concentran casi dos tercios del impacto de esta variable en su economía, resaltando su papel como centro logístico y proveedor de servicios. Salvo la economía de Tlaxcala, en las seis entidades restantes las ventas internacionales de productos de dos sectores de actividad producen más de la mitad del impacto en sus respectivas economías. En los estados de México, Morelos y Puebla, las exportaciones con mayor influencia en su producción son las de Equipo de transporte y Comercio al mayoreo, las cuales concentran 54.7%, 71.6% y 70%, respectivamente.

En Querétaro son las ventas foráneas de Equipo de transporte y de Maquinaria y Equipo (electrónica y para generación de electricidad), las de mayor repercusión (56% de su impacto en el valor de la producción).

Evaluemos algunos escenarios sobre el comportamiento del mercado externo en el 2020 sugeridos por actores relevantes del sector automotriz y agropecuario. En el primer caso se anticipa una contracción de 30% (AMIA) y en el segundo se han estado reportando aumentos en las exportaciones de productos agropecuarios, así como las de las industrias alimenticia y de las bebidas (un aumento de 10 por ciento).

Los estados de la región más afectados por la caída en las exportaciones de Equipo de Transporte son Morelos (-4.7%), Puebla (-4%), Querétaro (-2.8%) y México (-2 por ciento). En el segundo caso (aumento en las exportaciones de alimentos y sus productos), todos los estados, salvo la Ciudad de México, registran un incremento de 0.2% en el valor de su producción.

Finalmente, frente a una combinación de los dos impactos previos y una contracción de 20% en las exportaciones de la electrónica y de la maquinaria y equipo de generación eléctrica, tanto la región como todas sus entidades resentirían una contracción en el valor de su producción, siendo las economías de los estados de Morelos (-4.6%), Puebla (-3.9%), Querétaro (-3.9%) y México (-2.3%) las más afectadas.

Una reflexión final: El proyecto económico de la 4T está condenado al fracaso al menos por dos razones: 1. Desdeña la importancia de la generación de valor (riqueza) en una economía y; 2. No considera el papel central del cambio tecnológico en la estrategia de desarrollo nacional sustentable (ambiental, social y económicamente). Respecto al punto 1, se comporta como el vaquero que ordeña la vaca y reparte la leche alegremente sin arrimarle el pienso y el agua. Pronto escasea la leche y en un descuido hasta se le me muere la vaca. La política energética es un ejemplo claro del punto 2: Quieren empresas dominantes en el sector energético, pero le apuestan a los combustibles fósiles y a la generación de electricidad basadas en los mismos. En un horizonte de 30 años el mundo estará descarbonizado o dejará de ser viable: ¿Qué sentido tiene basar la estrategia en los combustibles fósiles? Es una batalla perdida de antemano.

Alejandro Dávila y Miriam Valdez-https://www.eleconomista.com.mx/opinion/El-mercado-externo-de-la-region-centro-20200913-0073.html