MÉXICO IMPORTA 10 MIL VEHÍCULOS PESADOS USADOS POR CADA 40 MIL QUE SE VENDEN

En los últimos tres años la venta de vehículos pesados de carga y pasaje en el mercado interno ha sido de 40 mil unidades en promedio al año, de las cuales, alrededor de 10 mil son usadas, es decir 25% y la mayoría de este porcentaje son unidades que contaminan, comentó a T21 José Antonio Ortega, Director Técnico y de Ingeniería de la Asociación Nacional de Productores de Camiones y Tractocamiones (ANPACT).

0
363

Durante el exhorto que hicieron representantes de la industria automotriz a las autoridades federales para no aprobar la introducción del Artículo transitorio Décimo Quinto a la Ley Federal de Ingresos (LIF) 2020, que busca la “normalización” de autos ilegales en México, el directivo de ANPACT comentó que el ingreso de unidades usadas, aunque sean legales, es uno de los motivos por los que el parque vehicular no se renueva rápidamente. A esto se suma la introducción de unidades ilegales y la falta de incentivos para la renovación.

Datos de la ANPACT indicaron que las ventas al mayoreo en el noveno mes de 2019 llegaron a las dos mil 754 unidades de carga y pasaje, lo que representó una caída del 26.3% frente al mismo mes del año anterior, cuando se vendieron tres mil 737 vehículos. En tanto, la venta al menudeo de vehículos pesados y comerciales alcanzó las tres mil 431 unidades que, comparadas con las comercializadas durante septiembre del 2018, significan una disminución del 0.9 por ciento.

De acuerdo con el Director Técnico de la ANPACT, la mayoría de las unidades pesadas que ingresan al país de forma ilícita son de pasaje, ya que importar un tractocamión de forma ilícita es mucho más difícil que un automóvil o una camioneta.

“El transporte público es viejo, no cuenta con sistemas de seguridad adecuados, es altamente contaminante. Si se tuviera un plan de movilidad integral, un plan de renovación vehicular, la población no tendría necesidad de la internación ilegal de vehículos”, agregó.

Dijo que no se debe legalizar la corrupción sino combatirla, “adicionalmente permitir la importación de vehículos usados es darle la espalda a la industria automotriz que da tanto trabajo a tantas familias mexicanas y es afectar directamente a la economía de México”.

Lo anterior debido a que el viernes pasado, mientras se realizaba el cierre de Expo Transporte ANPACT 2019, evento en que se reunió a fabricantes y proveedores del autotransporte en México en el Centro Expositor Puebla, la Cámara de Diputados aprobó la Ley Federal de Ingresos (LIF) 2020, donde se incluyó introducir el Artículo transitorio Décimo Quinto que busca la regularización de los autos ilegales en México, pese a que la industria automotriz sostuvo diálogos con las autoridades federales para que se pusiera un freno a la regulación de los autos ilegales, tal como T21 lo reportó en días pasados.

Óscar Albin, Presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), comentó que dejar el libre acceso para la introducción de autos “chocolate” es abrir la puerta a la inseguridad, ya que estas unidades usadas son “autos moribundos” que no pasaron las pruebas físico-mecánicas en Estados Unidos.

“El dar acceso a este tipo de autos moribundos nos está poniendo en un riesgo de vida, lo vemos en las carreteras cuando un tractocamión o un autobús ya sin capacidad técnica y tecnológica de circular mata a muchos otros pasajeros. Creo que es algo que el gobierno federal debe tomar en cuenta, el riesgo de esas personas”, dijo.

Guadalupe Garza, Presidenta del Sector Automotriz de la Industria de la Transformación (Canacintra), coincidió que la reserva no debe ser aprobada ya que “nos estamos convirtiendo desde hace un buen de tiempo en el patio trasero de Estados Unidos, por tanto, reitero, en Canacintra apoyamos a la industria automotriz y estamos en total desacuerdo con este tipo de regulaciones que se dan, cuando todos estamos trabajando en una exposición importantísima en una Expo Transporte en Puebla”, dijo.

*Fuente: http://t21.com.mx/
Autor: Xanath Lastiri