domingo, noviembre 28, 2021
InicioEconomia y FinanzasUnen fuerzas para exportar el mezcal

Unen fuerzas para exportar el mezcal

Productores y exportadores mexicanos encuentran con Drip Capital una nueva forma de financiamiento

Unen fuerzas para exportar el mezcal

Capitalizarse para sacar adelante la producción representa todo un reto para las pequeñas y medianas empresas mezcaleras, es difícil acceder a créditos bancarios y el panorama se complica aún más cuando también son exportadoras.

Al ser el mezcal uno de productos de agave que más llega al extranjero, es una oportunidad para los exportadores mexicanos y es ahí donde entra Drip Capital México, fintech especializada en financiamiento.

A diferencia de otras bebidas como el ron, tequila o whisky, que son empresas que dominan los mercados con exportaciones y ventas elevadas, esto no sucede con el mezcal que al ser muy artesanal, quienes lo producen, comercializan y exportan son firmas relativamente pequeñas, así que implica un importante desafío.
 

“Se tiene que tener la capacidad para abrir mercados, ir y cerrar ventas, aunque en Estados Unidos ya es más sencillo, no es lo mismo en Europa, Asia y Medio Oriente, también cuando uno piensa en exportaciones hay que enviar cargamentos grandes para que tenga sentido, una factura promedio con el mezcal es de 1 millón de pesos”, señaló Edmundo Montaño, director general de Drip Capital.

Es decir que el productor debe cubrir todos los costos de hacer el envío de un producto que ya les costó una cantidad grande y después los clientes en el extranjero les van a pagar en promedio a los tres meses, que es lo que ocurre mucho en el mercado de bebidas alcohólicas.

Las empresas pequeñas y medianas deben tener de alguna manera la capacidad económica para poder producir el mezcal, enviarlo y esperar a que les llegue el pago, por lo tanto para ellos financiar este capital de trabajo es muy complicado, además para que en México un banco otorgue financiamiento es necesario tener una garantía por el préstamo.

Drip Capital brinda el respaldo financiero para que la empresa pueda exportar su producto.

“En esencia lo que nosotros hacemos es que financiamos facturas (esquema de financiamiento por factoraje) donde no requerimos ningún tipo de colateral porque los derechos de cobranza de esa factura se puede financiar en cualquier divisa (dólares, euros, yenes), y lo podemos hacer a un costo mucho más bajo que los bancos”, refirió.

Drip Capital lleva operando en México desde hace dos años y medio, varios de los primeros clientes fueron exportadores de mezcal, sobre todo por ser compañías jóvenes, pequeñas y sin activos.

Actualmente están trabajando con alrededor de 20 firmas, todas con sede en Oaxaca y Ciudad de México, aunque esta última no es una región productora de mezcal si es donde se concentran las que únicamente son exportadoras.

“Los productores de mezcal están principalmente en Oaxaca pero las empresas que están en la Ciudad de México se dedican al marketing, desarrollan la marca y comercializan el producto, aunque hay algunas que hacen ambas cosas”, detalló Edmundo Montaño.

Mezcal y Covid-19

La pandemia del Covid-19 afectó a las compañías de manera distinta, el gran problema con el mezcal es que se toma en eventos sociales y son los que dejaron de realizarse en cierta medida, por lo que surgieron nuevos retos.

Otro de los inconvenientes fueron que si bien los bancos ya eran restrictivos, cuando llega el Covid-19 se volvieron aún más, incluso algunos durante la pandemia ni siquiera otorgaron créditos nuevos porque no entendían que pasaría con su cartera.

“Para nosotros Drip se vuelve una oportunidad porque todas estas empresas que requieren liquidez para poder navegar en estas épocas difíciles empezaron a trabajar con nosotros, al final somos una financiera digital por lo que empezamos a crecer mucho durante el periodo de la pandemia, de septiembre del 2020 a la actualidad nuestra cartera creció 10 veces”, indicó.

En este contexto se vislumbran buenas cosas para la exportación del mezcal y con la posibilidad de ampliar el mercado.

A nivel macroeconómico se ve todo optimista, México como país exportador está creciendo muy rápido y continuará haciéndolo. Un ejemplo es Estados Unidos donde hay un amplio sector de la población de origen mexicano, pero también en otras partes del mundo (Europa y recientemente Medio Oriente) porque los productos están de moda.

“Para finalizar el año tenemos la expectativa de un pico de ventas muy fuerte, que compensará los tiempos adversos por el Covid-19, el 2021 debe cerrar un 400% arriba de lo que fue el 2020, esto hablando de datos internos de los clientes que nosotros financiamos”.

No obstante consideró que puede ser una muestra direccional más o menos correcta de lo que está pasando en el mercado nacional.

“Algo importante para los mezcaleros sería trabajar juntos para poner todavía más músculo en el marketing y publicidad de este producto ancestral mexicano y llegar a mercados donde todavía no es tan popular”, indicó.

La cerveza es el producto que más exporta México, de las otras bebidas alcohólicas el tequila ocupa el segundo lugar y después está el mezcal.

Siete misterios busca fortalecer su mercado

Siete Misterios es una marca de mezcal que surgió en 2010 en Oaxaca, sus fundadores son Eduardo y Julio Mestre originarios de la Ciudad de México, su producto llega a 20 países y para poder consolidarse aún más trabaja de la mano con Drip Capital desde el 2018.

“Con el tiempo nos hemos dado cuenta que con un socio comercial adecuado, todo puede funcionar bien”, aseguró Eduardo Mestre.

Explicó que conforme penetran en nuevos mercados, las órdenes de compra son más grandes y eso implica mayores inversiones en producción, lo que despierta una necesidad de capital de trabajo.

En 2010 cuando iniciaron no había muchas marcas de mezcal, eso ayudó a tener un destilado artesanal, además en el mercado local se empezó a experimentar con bares de coctelería con la intención de probar nuevos sabores y adoptaron al mezcal en sus menús.

Pero a nivel exportación se acercaron desde un inicio al programa “Por México”, que les sirvió mucho porque realizaban misiones comerciales y recordó que la primera fue a Vancouver, Canadá, ahí conocieron a un importador que tenía la misma filosofía. La primera orden fue de 700 botellas y les duraron alrededor de año y medio.

“Después viajamos a Nueva York donde conocimos a otro importador, de igual forma coincidimos con uno de Londres, poco a poco se fue corriendo la voz y nuestras botellas llegaron a otros países, más adelante las redes sociales dieron otro canal de comunicación con todo el mundo para crear una red de distribuidores en diferentes países”, detalló Eduardo Mestre.

Actualmente llegan a 20 naciones, el principal mercado es Estados Unidos, aunque antes era Italia y España.

En 2020 cerraron con 30% abajo en las ventas comparado con 2019, pero gracias a diferentes herramientas financieras lograron salir adelante y el 2021 pinta para ser uno de los mejores años en Siete Misterios, el objetivo más allá de llegar a otros países el reto es fortalecer el mercado actual.

“Por ejemplo cuando empezamos hace ocho años en Canadá nos pedían 700 botellas al año y ahora son alrededor de 20 mil, si eso lo multiplicamos en mercados de Estados Unidos, Italia, España es mucho, por eso el reto es satisfacer la demanda”.

En 2019 fue su mejor año al vender 70 mil botellas, de las cuales 65 mil fueron para mercado de exportación, este año van 80 mil, y para el cierre del 2021 la expectativa es llegar a 90 mil o 100 mil.

Pero la falta de liquidez también la padecieron, porque se podían producir 10 mil botellas, pero hasta que no se vendían y se cobrara se producía más, también se dieron cuenta que con el tiempo los clientes pedían crédito de 60 a 90 días.

“Pero nosotros tuvimos que invertir tres meses antes para tener la producción lista y poderla enviar, es ahí donde entró Drip Capital (2018) con su factoraje, que es internacional y eso es muy importante, en los bancos no hay opciones para obtener un crédito, básicamente les tienes que demostrar que no lo necesitas para que te lo den”, refirió.

Drip fue de mucha ayuda porque les financiaban el 90% o 95% de la factura lo que servía para invertir inmediatamente en producción, lo que ha funcionado para alcanzar las metas.

El nombre se Siete Misterios hace referencia a la importancia del número siete: en un principio había siete estados con denominación de origen, analogía con los siete sacramentos, en el Templo Mayor son siete niveles hacía abajo y hacia arriba, si se suman las caras opuestas de un dado también son siete, siete maravillas del mundo, está presente en varias culturas lo que gustó mucho, además los mezcales (que eran todo un misterio) con que empezaron fueron siete.

Fuente:

Domingo Fernández-https://www.elsoldetoluca.com.mx/local/juntoscrecemos-unen-fuerzas-para-exportar-el-mezcal-7322424.html

spot_img
Publicidad
spot_img
Cortesía de Investing.com

PRÓXIMOS EVENTOS

¡No hay eventos!